viernes, agosto 29, 2008

Y MÁS MATRIMONIOS ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO ... (o Estados Unidos, tierra de contrastes)

Hace ya tiempo me dejé seducir por una novela de Tom Spanbauer, "El hombre que se enamoró de la luna". La traducción al español la publicó Muchnik y acaban de reeditarla en una colección de bolsillo, creo que Punto de lectura. Si con estos datos pensáis que os la estoy recomendando, habéis acertado.
Entre otras muchas cosas, habla la novela de la libertad y normalidad con la que muchos indios americanos acogían la sexualidad en todas sus formas. Un buen recordatorio para quienes nos dicen que el derecho natural bla bla bla y la familia de siempre bla bla bla y todas las culturas de la historia bla bla bla. Porque homosexualidad, travestismo y transexualidad eran consideradas no sólo normales sino en ocasiones dones divinos en muchas de las tribus nativo-americanas. En el caso de la novela, en el territorio de Idaho y entre los indios Bannock o Shoshonee.
Hace unos días, el 23 creo, en Oregon los nativos Coquille han modificado su sistema legal para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, tras la solicitud realizada por una pareja de lesbianas, una de ellas coquille. A medida que ha ido avanzando la regulación de la no discriminación por orientación sexual, muchos estados de USA (y algunas comunidades nativas como los Navajo o los Cherokee) han prohibido expresamente en sus ordenamientos el matrimonio entre personas del mismo sexo. Oregon es uno de esos estados. Pero como han afirmado los jefes coquille, el particular sistema de reconocimiento (ejem) de las naciones indias dentro del estado hace que se rijan por su propio sistema civil. Así que también en Estados Unidos (además de Massachussets desde hace tiempo, California ahora y el reconocimiento por el estado de New York de la validez del matrimonio entre personas del mismo sexo realizado en otros lugares) ahora dos hombres o dos mujeres que se quieran y quieran formalizar su compromiso podrán hacerlo en Oregon, siempre y cuando uno de los miembros de la pareja sea nativo coquille.
Pero claro, por los Estados Unidos (como en el resto del mundo) habitan comunidades procedentes del Frikistán. Y con el respulsivo mal gusto que caracteriza sus estúpidas comparecencias públicas, los miembros de la Westboro Baptist Church han vuelto a rebuznar. Por si no sabéis quiénes son, os cuento brevemente.
Andan por Kansas, como Dorothy antes de viajar a Oz, pero con menos gracia. Una banda fanática con evidentes limitaciones mentales, con un líder chiflado que ha tenido varios mogollones de hijos, algunos con sus propias hijas, el reverendo Phelps (nada que ver con el nadador eh) y que ha decidido que Dios odia al mundo y va a destruirlo porque odia a los maricones. De hecho, su web se llama Godhatesfags, Diosodiaalosmaricones. Punto com. Aunque mejor sería (mari).com. Se han hecho "populares" por su manía de acudir a los entierros de homosexuales asesinados en crímenes de odio (estuvieron en el de Matthew Sheppard, por ejemplo) con pancartas tan lindas como "Matthew, arderás en el infierno" (qué agradable para sus amigos y familiares) "Dios odia a los maricas" o "Dios odia a América" (por supuesto por ser tolerante con los maricas). En su cruzada absurda, comenzaron a acudir a los funerales por los soldados muertos en Iraq, con la misma monserga (ha habido que defenderles de agresiones de familiares en un par de ocasiones). Y amenazaron con acudir al funeral de Heath Ledger para enviarle al infierno por haber interpretado a un cow-boy gay en Brokeback Mountain. Como veis, para mear y no echar gota.
Pues bien. Esta jarcia ha proclamado ahora en su página web y en su mundo paralelo y bochornoso que Dios odia a España. Y que el accidente de Barajas, el trágico accidente de Barajas, ha sido la manera en la que Dios ha mostrado a nuestro país lo que opina de las degeneradas leyes del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y la transformación de España en un paraíso para los maricones (Sic transit Gloria Swanson). Al menos, no han venido a gruñir y han dejado en paz a nuestros muertos.
Para que los conozcáis un poco mejor (sé que os estáis muriendo de ganas de verlos y, quién sabe, escupir un poquito a la pantalla) aquí tenéis a parte de la comunidad Westboro ¿cantando? su particular versión del We are the World, We are the Children. God hates the World. Alucina. Cualquier día los invitan al Festival Internacional de Santander como mejor coro de sectas baptistas del condado de Westboro.

7 comentarios:

El Peregrino Ruso dijo...

Este intolerante señor, es digno de hacer una tesis doctoral en psicriatía sobre el.

Elena dijo...

Cielos... Si no fuera porque esta gente es extremadamente peligrosa y ofensiva, no habría parado de reírme. Qué colección de despropósitos y de sandeces.

Sólo en algo aciertan: existe el mal. Son ellos.

La canción no la he oído. He empezado pero he parado porque me daba yuyu y asco.

En fin... No pasarán.

Alfonso dijo...

Pues si el Dios yankee nos ha enviado esta catástrofe por que los gays se dan besitos, a saber que hicieron ellos para que les mandara el huracán Katrina y le tiraran de rebote las torres gemelas.
En fin, hoy me enteré que en una web americana católica utilizaba un post mío jaja mío, un tío aquí perdío en Jerez, pa partirse de risa, para anunciar la llegada del fin de los tiempos, por mis comentarios jaja.
Próximamente escribiré algo sobre eso. Qué gente, opá.

Anónimo dijo...

Pero de dónde ha salido esa gente, por favorrrrrr.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amigo:

Un blog muy interesante, procedo a enlazarte yo también al mio.

Recibe un muy fuerte abrazo.

Atentamente, Javier Caso Iglesias.

Lobogrino dijo...

¡Pero que bien escribe "mi niño"!. Me tienes enganchadito.

"El Hombre que se enamoró de la luna" es la novela más genial, más extraña y más dura que se ha escrito nunca. Cuando la acabé estuve a punto de tirarla por la ventana pero acabé poniéndola en el mejor sitio de mis mejores libros. Y por supuesto comparto más la cosmovisión de Ida que la de Delwood: "si un árbol cae en medio del bosque hace ruido aunque nadie lo escuche porque los árboles al caer hacen ruido"... ;-)

En cuanto a la secta fanática: y digo yo: si en los EUA tienen la pena de muerte ¿porqué no se la aplican a estos fanáticos?. Por su bien, más que nada, para que dejen de sufrir, que deben tener unas almorranas como cactus de tanto odio que destilan.

Afortunadamente (y hablo como cristiano comprometido hasta la médula desde hace muchos años y como teólogo) Dios en cualquiera de las culturas que es adorado nada tiene que ver con descerebrados fanáticos como esos.

Y, ¡que cojones!:

1- Soy Maricón por la Gracia de Dios que me quiere feliz y le encanta cuando soy feliz en los brazos de un hombre.
2- Después de haber pasado 6 años de mi vida estudiando Teología y muchos más dejándome la piel en parróquias, grupos y comunidades de base donde más me han enseñado de Dios ha sido en locales de ambiente donde hay hombres que buscan ser libres y felices amando "como quieren amar". A fin de cuentas el Dios cristiano es AMOR absoluto y en mayúsculas.
No sólo no nos odia a los homosexuales (a los cuales nos ha hecho "a imagen suya" y por tanto una de las cualidades de Dios es que también es Maricón), sino que ni siquiera odia a estos descerebrados (y eso me da rabia) a los que seguramente mira con tierna lástima en plan: "me ha salido un grupo de gilipollas descerebrados pero ya les espabilaré".
Mientras estos escupen gilipolleces muertos de envidia por la libertad Dios mira enternecido como dos hombres cogidos de la mano se besan a las 3 de la mañana en un banco de la calle y se dicen con la mirada lo mucho que se aman.
¡Gracias, Papi/Dios, porque la noche del viernes fue totalmente mágica!. ;-)

Perdona el rollazo: no he podido evitarlo...
Un abrazote.

Rukaegos dijo...

Hombre, los de la bobosecta sirven para echarnos unas risas, ver lo ridículas que son ciertas posturas y, también, comprobar con cierta sorpresa cuánto se parecen sus "argumentos" a otros como los de las peras y las manzanas ...

Bienvenidos sean tus rollos, Lobogrino. Yo estuve muy implicado también en su momento en la Iglesia Católica, pero en mi reconstrucción personal de hace años, dejó de tener sitio. Por cierto, te recomiendo encarecidamente el blog de Alfonso Saborido que tengo enlazado: es otro de los tuyos, católico, homosexual y comprometido :)

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.