domingo, diciembre 28, 2008

UNA CENA ESPECIAL EN EL "DÍAS DE SUR"

En el Santander que más me gusta siempre suceden cosas. Muchas de ellas pasan casi desapercibidas, pero son las que provocan que tanto paisaje y tanto paisanaje se vuelvan para mí entrañables.
Que Lucía y Carlos Zamora son dos personas sensibles a lo que ocurre a su alrededor, sobre todo sensibles a la realidad de los inmigrantes que conviven con nosotros, no sería ya noticia. Que la habilidad de Carlos para poner en marcha proyectos de hostelería con un toque especial está fuera de toda duda y que a su regreso a Santander tras tanto tiempo en Londres y otros lugares nos lo ha sabido demostrar con el Restaurante Deluz primero y con Días de Sur más tarde (suerte con Valladolid) está igualmente comprobado. Que la ternura y el compromiso de Lucía resultan inquebrantables lo estuvo durante su largo trabajo en Cantabria Acoge y sigue claro en su actividad como abogada hoy, sin que las horas que exige la pequeña Candela afecten a su hiperactividad solidaria.
Así que si alguien debía recordar que en Santander viven muchos trabajadores y trabajadoras que nos llegaron desde África, Latinoamérica o los países del Este y que dejaron allá sus familias y en una página del calendario tan familiar como la de Nochebuena se encuentran aquí solos, está claro que tendría que apellidarse Zamora.
Por segundo año (la iniciativa nació, como Días de Sur, en el 2007) el restaurante abrió sus puertas de la calle Hernán Cortés la noche del 24 para acoger a todos esos inmigrantes solos en una cena llena de calor y compañía, durante la que el espacio se convirtió en una pequeña Torre de Babel. Ayer en el autobús escuché a un par de personas hablar de su cena en el Días de Sur. Hoy me lo ha recordado una pequeña foto en el Diario Montañés.
Tal vez no sea mucho. Pero no por eso es menos grande.
Desde aquí, un abrazo para Carlos y Lucía, para toda la gente que intenta poner pequeñas migas de humanidad en el camino incierto de los inmigrantes. Y que el 2009 sea grande para vosotros.

martes, diciembre 23, 2008

PARA QUIENES HACÉIS POSIBLE EL SANTANDER POSIBLE, TODA LA FELICIDAD EN ESTAS FIESTAS ... Y DESPUÉS

Los más veteranos visitantes del blog conocen ya esta vieja foto navideña, allá por el revolucionario 1968, una función colegial del desaparecido Liceo Infantil de Reinosa con un peculiar Niño Jesús como centro de atención (no me digáis que el protagonista no guapo reguapo eh).
Pero son muchas y variopintas las nuevas presencias habituales o esporádicas así que recupero la imagen para ilustrar este artículo.
Entrañables tanto como insoportables, estas fiestas suponen un reencuentro con una bella tradición. Para los cristianos, recuerdan la fecha convencional del nacimiento de Jesús de Nazaret, para los pueblos celtas señalaban uno de los ejes fundamentales del año agrario, el Solsticio de Invierno, la apertura del descanso de la naturaleza que retornaría a la plenitud con la primavera, para los romanos, la fiesta del Sol Invicto, el momento en que el día volvía a ganar terreno a la noche ... Muchas tradiciones, muchos símbolos que en cada tierra, en cada familia, en cada hogar fuimos haciendo nuestros, con nuestro pequeño toque de identidad.
Es cierto que cuando abandonamos la niñez, cuando muchas personas que formaban parte activa de esa Navidad nos van dejando (mi padre, la abuela Rosalina, la tía Chavita ...), cuando vamos olvidando la inocencia, cuando nuestras creencias y nuestras miradas sobre el mundo se van transformando, las Navidades van perdiendo parte de su fuerza. Y que cuando educamos el oído nos parezca toda una tortura salir a la calle al ritmo de la marimorena. Pero también son tiempos de reencuentro con esos amigos que ya sólo puedes tener cerca en tiempos vacacionales (la familia la tengo cerca por fortuna todo el año). Y también los tiempos en que una chispa de magia se abre camino entre los más pequeños, y te puedes permitir el lujo de explorar sus rostros invadidos de asombro durante la Cabalgata de Reyes.
Es el tiempo en el que vamos terminando el año y haciendo nuestros balances personales. Y aunque ese balance lo dejaré para el 30 ó 31, sí quiero aprovechar para deciros a quienes me estáis cercanos a un lado o al otro de la pantalla, en la realidad sensible o en la realidad virtual, siempre en la realidad afectiva, que espero que con estas fiestas, con el nuevo año, se os abran todas las puertas de la felicidad. Que tengáis capacidad para sobrevivir a las fiestas sin demasiados perjuicios. Que cada día os traiga una sonrisa inesperada.
Sois vosotros quienes habéis hecho posible este blog, quienes lo mantenéis vivo.
Así que, al gusto, Feliz Navidad, o Feliz Solsticio de Invierno, o Feliz Sol Invicto o, simplente, Feliz Vida.
Os dejo con un villancico un poco especial y divertido, con los Pansy Division (División Marica), especialmente dedicado, tras sus tiernas y navideñas declaraciones, a Susan Tidad. Os copio la letra para que podáis incorporarlo a vuestro repertorio de Nochebuena ;)
You'll probably get sweaters / Underwear and socks / But what you'd really like for Christmas / Is a nice hard cock / You deserve a cute boy /Who's horny and queer / To make the most out of Christmas cheer / I wanna be your Christmas present / I wanna be your Christmas queer / I wanna be your Cristmas present / Have a homo Christmas this year / Don't be miserable / Like Morrissey / Let me do you / Underneath the Christmas tree / We'll push the packages / Out of the way / And after you've unwrapped me / Naked on the floor we'll play / I wanna be your Christmas present / I wanna be your Christmas queer / I wanna be your Cristmas present / Have a homo Christmas this year---(Instermental)---Your family won't give you encouragement / But let me give you / Sexual nourishment / Licking nipples / Licking nuts / Putting candy canes / Up each other's butts / I wanna be your Christmas present / I wanna be your Christmas queer / I wanna be your Cristmas present / Have a homo Christmas / I wanna be your Christmas present / I wanna be your Christmas queer / I wanna be your Cristmas present / Have a homo Christmas this year.

domingo, diciembre 21, 2008

LIBEROGAYS Y PINGAYNOS

No se preocupen, nada en común tienen las dos especies del título, pero sonaban bien juntas. Así que decidí reunir dos comentarios en uno e ilustrar la entrada con una bonita imagen de Roy, Silo y Tango, robada del cuento infantil "Tres con Tango" (RBA Ediciones) que tal vez sirva como recomendación para estos próximos Reyes :)
Para quienes se empecinan en afirmar que la homosexualidad es contraria a la naturaleza, la naturaleza tiene una respuesta bastante contundente. En más de un centenar de especies animales están documentadas las relaciones homosexuales tanto en cautividad como en libertad. Pero no deja de resultar sorprendente la "masiva" salida del armario de parejas de pingüinos en diferentes zoológicos. Los más recientes, en China, donde los responsables decidieron primero castigar a la pareja por su afición a robar huevos ajenos para intentar criarlos y finalmente han decidido dejarles que intenten sacar adelante un bebé pingüino. Curioso que en un país infame en lo que respeto a los derechos humanos en general se refiere y en lo que al respeto a la dignidad de las personas homosexuales en particular afecta, las autoridades sean más abiertas con los pingüinos que con la gente ... pero lo mismo sirve para educar sus antidemocráticas cabezotas.
La experiencia más popular fue la de Roy y Silo en el zoo de Nueva York. A pesar de que si no estoy mal informado, la pareja se ha roto tras varios años de convivencia. Durante ese tiempo, intentaron robar huevos y finalmente sus cuidadores les permitieron incubar uno, del que nació el pequeño Tango. Han sido una familia ejemplar durante mucho tiempo, hasta que Silo buscó una compañera, pero hoy siguen Papá Roy y Bebé Tango como una de las más sorprendentes atracciones del zoo neoyorquino. Tanto que merecieron un cuento infantil y la censura feroz de los movimientos ultrarreligiosos de los Estados Unidos. Y es que si la realidad cuestiona sus fanatismos, peor para la realidad.
Bien diferentes, con bastante menos encanto, son los sedicentes "liberogays". Pero desde que descubrí algunos prominentes ejemplares tenía ganas de escribir sobre ellos. Por supuesto que todos tenemos derecho a configurar nuestras conciencias y elegir nuestras opciones vitales. Por supuesto, en consecuencia, que un gay puede ser votante o militante del PP, y eso no da derecho a nadie a cuestionar su militancia o sus ideas. Está claro que las experiencias que nos llevan a construir nuestras identidades personales son diversas, y desde las mismas configuramos un espacio social en el que nos encontramos cómodos. Tengo claro que si la orientación sexual ha sido relevante en la construcción identitaria, es cuando menos difícil compartir mesa y mantel con quienes cuestionan nuestra libertad, nuestra dignidad o nuestros derechos (aunque conozco gays que militan en el PP desde posiciones críticas, desde posiciones que no renuncian a la igualdad legal y social). Pero si no lo ha sido o no ha sido relevante, y se ha dado prioridad a sentimientos de clase, a consideraciones economicistas, etc, cabe la posibilidad de que un homosexual que no da relevancia a su orientación deje en un segundo plano todas las cuestiones importantes de la lucha por la igualdad lgtb.
El respeto, bidireccional por supuesto, es un valor que debería estar mucho más presente en la vida cotidiana de una sociedad democrática. Y es precisamente la ausencia total de respeto la que me llama la atención en algunos de estos liberales homosexuales o liberogays. Una ausencia de respeto hacia los demás que acaba por hacer que se confundan en no pocas ocasiones con lo que en el mundo 2.0 se conoce como "troll". Discursos demagógicos, violentos y descalificadores, que tratan de oscurecer el debate planteado y dirigirlo hacia otros derroteros, en la medida de lo posible enfadando al resto para convertir lo que debería ser un diálogo abierto en una pelea en el barro.
Responden estos ejemplares, de cuyos nombres prefiero no acordarme, a la actitud de los pezones negros, la cope y las alas más extremas del peperirsmo, esa actitud de resentimiento ante la pérdida de un poder que consideraban exclusivamente suyo. En el caso de los liberogays agravado por la sensación de que la cuestión de los derechos lgtb ha sido una de las que permanentemente cuestionó la capacidad democrática de los conservadores, al oponerse a todos y cada uno de los avances planteados: leyes de parejas, visibilidad educativa, visibilidad asociativa o mediática, matrimonio, familias ... El resentimiento ha acabado por provocar una auténtica sociopatía en algunos de ellos hasta el punto de perder todo resto de racionalidad en su odio a los colectivos lgtb, al Presidente del Gobierno y, por encima de todo y de todos, a Pedro Zerolo.
Incansables, pululan por los principales foros lgtb para desviar los discursos y descalificar permanentemente a cualquier persona que se atreva a expresar una idea difernete de las que monolítica y acríticamente sostienen. Poco importan los argumentos, las pruebas ... Defienden hoy lo uno y lo contrario, justifican las agresiones homófobas procedentes de los ámbitos conservadores o cristianos, aplauden la presencia de ministros iraníes en el ultracatólico CEU mientras acusan a Zapatero de connivencia con los malvados ayatollahs ... Y así cada día, cada problema, cada debate. Incluso intentan reconstruir la historia negando la existencia de la Ley de Peligrosidad Social o atribuyendo la persecución a homosexuales a una herencia de la II República, defendiendo que el PP siempre apostó por las leyes de parejas, poniendo al mismo nivel la homofobia actual de ciertos dirigentes conservadores con declaraciones de socialistas en el 74, ...
Lo más llamativo es que se definan como liberales. En primer lugar porque poco parecen saber de liberalismo en sus argumentarios (¿?) y sobre todo porque su defensa de un pensamiento único, del insulto, de la intolerancia, de la desigualdad ante la ley, de la inseguridad jurídica y de otros muchos principios reaccionarios y claramente ajenos a cualquier interpretación que se dé del adjetivo "liberal". Pero en fin, por ahí seguirán insultando a diestra y sobre todo a siniestra, sin ton ni son, sin discurso, llenos de rencor y de ignorancia. Esa es su función. Para eso les pagan.
Claro está que entre las dos especies, me quedo con los pingaynos ;)

jueves, diciembre 18, 2008

NOSTALGIA CORAL
(Concierto de Navidad de la Camerata Coral de la Universidad de Cantabria)

Esta tarde, a partir de las 20,15 y en la Iglesia de San Francisco de Santander, tendrá lugar el tradicional concierto de Navidad de la Camerata Coral de la Universidad de Cantabria.
Fue hace ya muchos años cuando después de un concierto, Paco Caso casi me forzó a inscribirme en una especie de coral universitaria que estaba formando Lynne Kurzeknabe, como proyecto paralelo a su prestigiosa Coral de Santander, Coral Universitaria, Camerata Coral de la Universidad de Cantabria o Camerata Coral de Santander (que con todos esos nombres compareció en diferentes momentos de su historia). Kurzeknabe supo que tenía terminados los estudios del Conservatorio y me propuso entrar en su coral más madura, tras probar mi voz y mentir fingiendo entusiasmo: "tienes una voz muy lírica" (una forma bonita de decir tienes poquita voz pero más o menos afinas y más o menos llegas a los agudos, y yo necesito tenores).
Recuerdo casi con pavor mi primer ensayo. La primera partitura que cayó en mis manos fue nada menos que el dificilísimo Dixit Dominus de Händel (que no se llegó a estrenar, devorado por otros proyectos). Mi debut, en la Catedral de Burgos cantando las Antífonas de la Coronación de Händel (¡cómo me temblaban las piernas al iniciar el solemne "Zadok, the Priest"!) y la Theresenmasse de Haydn, en un concierto retransmitido por TVE en Tira de Música.
Echo de menos aquellos años, fueron muchos, en los que una parte importante de mi vida cotidiana giró alrededor de los ensayos, los conciertos, las actividades del Aula de Música de la Universidad (que con el tiempo llegaría a dirigir). Resulta difícil explicar la sensación de bienestar, la emoción de fundirte con otras voces y saber que está naciendo una música que llega hasta el público y lo pone en una extraña y mágica comunión contigo. Mágico también ser cómplice de las voces de hombres y mujeres que poco a poco van dejando de ser extraños y comenzando a ser amigos. Maravilloso aprender el placer de la música en compañía, cuando tu formación ha sido al piano y, en consecuencia, en exceso solitaria. Aprender fue entonces diferente, Lynne Kurzeknabe me aportó una visión de la música para mí y para entonces nueva, fresca, lúdica (y una cantidad considerable de estrés, jeje). Cuando se marchó de Santander, Alfonso Manso nos ofreció una lección de riesgo y de valentía, poniéndose al frente del grupo. Y luego Marimar, esa entrañable Marimar que no sólo es una persona excelente sino además una cantante y profesora de primera línea (ya os daré noticias de su dúo con arpa barroca en un par de semanas), con la que trabajé tan cerca y que nos aportó tanta información sobre estilos, técnica, y con la que exploramos nuevos repertorios. No he cantado bajo la dirección de Raúl Suárez, un nuevo giro de tuerca al repertorio y planteamientos del conjunto, pero sí he escuchado con envidia la calidad de la renovada formación y con pasión sus nuevos territorios expresivos. Tanta envidia que siempre entre mis planes de nuevo año están los de cortar con alguna de mis andanzas y regresar como hijo pródigo a la Camerata pidiendo comprensión y asilo.
Por el camino, anécdotas como las pesadas "procesiones" que nos obligaban a transportar en andas por las calles del casco antiguo de tantas ciudades, experiencias como las letanías de José de Nebra cantadas en El Escorial, el Monteverdi de Ca'Rezzonico al borde del Gran Canal, el Santa María de Lebeña de Juanjo Mier a los pocos meses de su muerte, la diversión del Contrapunto Bestiale de Banchieri, los villancicos virreinales y las excursiones al Barroco hispano, aquella locura del Ritual de Altamira de María de Alvear (os la contaré en un momento estelar, de verdad que lo merece) ... Tantas y tantas horas de ensayos y tantos conciertos (con mi madre en primera fila, un poco como la de la Pantoja). Mucha ternura y un par de disgustos. Y cómo no José Miguel, Pili, Rufino, Paloma, María, Toño, Helga, Alberto, Lines, Blanca, Concha, Bili, Lola, Miguel Ángel, Julita, Adela, Nieves, Tito, uffff corto que si no me dejaré nombres en el tintero.
Para los que estéis en Santander esta noche, el concierto pinta prometedor y original. Y la Camerata interpretará como reto los exigentes y bellísimos Cuatro Motetes para el tiempo de Navidad de Francis Poulenc. Además de obras del Cancionero de Upsala, Francisco Guerrero, García Abril, Thomas y otros autores, y un par de obligados villancicos populares. No os vais a arrepentir. El trabajo de Raúl durante estos años y el esfuerzo de todos y cada uno de los cantantes está dando grandes y hermosos frutos.
Mucha mierda, chicos.
(No encontré por el youtube nada de la Camerata, así que cuelgo con el King's Consort la que fue mi primera intervención canora :) )

miércoles, diciembre 17, 2008

ENTRE LIBROS Y ESPERAS

Esa costumbre mía de llevar siempre un libro -o varios- debajo del brazo (por este Santander de mis entretelas tuve un antecedente al que el ingenio popular bautizó como "sobaco ilustrado") ha despertado ya curiosidad y comentarios en ámbitos diversos. Desde una crónica de Jesús Pindado a un par de malintencionados comentarios en los foros del DM, desde alguna sonrisa cómplice a un par de preguntas tras un recital poético.
Supongo que tantas horas perdidas (¿invertidas?) en transportes públicos y colas de espera justifican un apoyo moral permanente. Nunca sabes cuándo el reloj va a pararse más de unos minutos, cuándo vas a enfrentar ese tiempo a solas. Y además, así no les entra polilla.
Esta mañana tuve que aguardar casi una hora en una oficina pública mientras llegaba el numerito de turno asignado. Y como estaba acompañado, bien acompañado, por Saul Bellow y esa novela estupenda que es "Mueren más por desamor" (¿quién podría resistirse a comprar un libro con ese título), pasó el tiempo volando entre palabras iluminadas, hermosas imágenes y reflexiones afiladas. Levanté los ojos del libro un instante tras escuchar el diiing del cambio de número y me di cuenta de que sólo yo leía en la sala abarrotada. Muchas miradas solitarias perdidas en el infinito, muchos minutos malgastados sólo en esperar. Los mismos que veo cada día en trenes y autobuses, en otros compases de espera.
Y todavía hay quien se pregunta para qué paseamos los libros ...

lunes, diciembre 15, 2008

EN EL NOMBRE DEL PADRE

Fue en este viejo edificio modernista de la calle Castelar donde nació mi padre. A unos pocos minutos del hospital (hoy desaparecido) en el que una madrugada del quince de diciembre se le olvidó demasiado pronto la vida, tras una intervención quirúrgica en principio de trámite ...
Una nebulosa médica dejó sin aclarar demasiadas cosas. Mucho tiempo atendido por un médico que afirmaba que el problema era que mi padre tenía "mañas" (sic) y dejó pasar sin tratamiento demasiados meses. Largos días sin recuperarse de la intervención sin que las exploraciones (¿?) detectaran que habían cosido mal la cicatriz y estaba yéndose por dentro en sangre. Demasiadas preguntas y una sola respuesta: se marchó por sorpresa, demasiado pronto.
¿Es cierto que permanecemos vivos mientras se nos recuerda? Alberto José Mateo del Peral fue un hombre imprescindible. Lo recuerdo como un niño grande, siempre lleno de vida, siempre entregado a los demás, siempre sonriendo. Imposible de ser contenido en unas pocas palabras.
Cuando mis hermanos y yo éramos niños, era uno de nosotros. Tantas tardes escapando de Reinosa para corretear por el monte en busca de manzanillas, de setas, de avellanas, de moras, tantas tardes echando la caña en busca de truchas que casi nunca llegaban o las nasas para cangrejos, tantas visitando amigos de pueblo en pueblo, escuchando tonadas y panderetas, degustando los productos más frescos de la matanza. Siempre había algo que hacer, pero con las Navidades la fiesta se desbordaba. Y es que mi padre tenía el don de la magia.
Cuando observo en estos días tanta porquería en el ruedo político, no puedo por menos que recordar su entrega en los primeros años de la recuperada democracia, siempre fiel a un ideario demócrata cristiano, en las filas de la UCD primero y del PDP más adelante. Una entrega que le haría dejar casi abandonados sus negocios e intereses personales, volcarse en la construcción de los municipios democráticos como concejal en Reinosa, en la construcción de Cantabria como diputado provincial primero y autonómico más adelante, como miembro de la comisión redactora del Estatuto de Cantabria, como secretario y vicepresidente del Parlamento regional. Rechazó responsabilidades más altas en el Ministerio de Justicia, en el gobierno civil de Palencia, Segovia y Zamora porque no estaba dispuesto a dejar ese Valle de Campoo que para él era infancia, memoria y vida ... Años robados en los que por su carácter, su cercanía, su permanente luz ganó muchos amigos, años robados y apasionados de los que recibió también la ingratitud de unos pocos. De unos pocos que le amargaron su regreso a la vida civil haciendo bueno el viejo dicho de que la envidia es el peaje que el vicio paga necesariamente a la virtud. Unos pocos que acabaron procesados, pero que hoy siguen pululando por equipos deportivos, medios de comunicación o Senado como si su conciencia (¿la tienen?) no es fuera nunca a pasar factura. Y es que para mí son responsables de que en sus últimos meses viviera triste y tal vez se le acabaran las ganas de luchar, de resistirse a su enfermedad. Ellos le mataron un poco.
Venía de una familia peculiar, privilegiada, de estirpe liberal. Una familia en la que las mujeres estudiaron o accedieron al mercado laboral antes de las leyes de igualdad, antes de la normalidad. Una familia que se ganó cariño y respeto por su rectitud, a veces excesiva (mi abuelo decidió que el primogénito de los Mateo tenía que dar ejemplo y mi padre por eso tuvo que pagarse trabajando sus estudios de Derecho). Una familia en la que aprendimos valores y horizontes. Una familia que se quedó huérfana con su muerte.
De aquel diciembre recuerdo las lágrimas de dos mujeres fuertes, dos mujeres de esas que se guardaban el dolor o las preocupaciones para dar a los demás sólo ternura: mi madre y la que fuera mi tercera abuela, la tía Chavita. Recuerdo que de pronto empezaron a llegar al tanatorio flores y flores, de sus compañeros de colegio, de sus compañeros abogados, del colegio donde estudiamos, de las chicas que habían trabajado en nuestra casa, tantas que colapsaron el espacio. Recuerdo que Santa Lucía quedó desbordada y fue necesario cortar el tráfico en Daoiz y Velarde. Y es que tal vez el único consuelo fuera saber que tantas personas le querían, nos querían.
Descansa en el panteón familiar de Ciriego, con unas espléndidas vistas al mar. Al lado de sus padres, algunos hermanos, la Tía Chavita ...
Nosotros seguimos caminando reforzados por su alegría, por sus valores, por el tiempo que nos dio. Siempre rotos por dentro.

domingo, diciembre 14, 2008

DEFINITIVO: AITZOL IRIONDO ES UN HIJO DE MALA MADRE

Ha sido noticia hoy en los medios el "orgullo" que cierta bruja guipuzcoana, imagino que de la estirpe de las cucarachas de Zugarramurdi, siente ante las "hazañas" de su hijo. Su hijo es eso de la foto, se llama aitzol iriondo yarza y es el hasta la fecha último jefe de esa banda de matones casposos y asquerosos que pretenden luchar a base de cobardes tiros en la nuca y otros medios igualmente "valientes" por la liberación del pueblo vasco (un pueblo vasco que dice una y otra vez que no quiere saber nada de estos engendros, pero parece que son ellos mismos la única voz que van a escuchar).
Al escuchar el comentario de una valiente, esta sí valiente de verdad, Ana Urchueguía, Alcaldesa de Lasarte, de que entre los concejales de ANV en el Ayuntamiento estaba la madre del líder de eta recientemente capturado, la tal miren itziar yarza gruñó "y bien orgullosa que me siento".
No es para menos. Toda madre que se precie desea que sus hijos (porque la cosa de la foto no es el único bicho de la camada dedicado al terrorismo) es que se conviertan en escoria asesina. Asesinos por ejemplo de Froilán Elespe, concejal en Lasarte y vecino de la camada negra de los iriondo-yarza. ¿Quién de ellos dio la orden, quién la ejecutó, quién fue el soplón o soplona?
En fin. Que ante los rebuznos de la miren sólo queda reconocer que cuando miramos la foto de aitzol iriondo y decimos "tiene cara de hijo de mala madre" estamos realizando una descripción objetiva y probada. Qué podía salir si el verdugo nació mamando veneno y odio.
Qué asco.

viernes, diciembre 12, 2008

MOMENTOS ESTELARES: EL (CASI) ASESINATO DE NANCY CULTURAS

Ya conocisteis a algunos de los personajes más relevantes del pasado más inconfesable del pobre Rukaegos. Los "amigos del alba" de la novela que nunca llegó a escribirse o la "pandilla basura" como con rara precisión se autodefinían. Nancy Culturas como bella, rubia y sempiterna musa y a su alrededor Son Las Citas de Mi Capa, Oposita Que Algo Queda, Lanza de Fuego, las Vainas Mutantes, Menudo Pájaro de Juventud, Marnie la Ladrona, Meiga Queimada, Un Tranvía Llamado Deseo, Las Kennedy (y es que ya decía Big Head Designer "ellas querían ser las Kennedy, pero en Santander no-se-pue-de" con su vocecita de perverso colibrí marilyniano) y un largo etcétera de buenos, malos y malísimos (el Marqués de Besonegro, como sucesor oscuro de Darth Vader y Sauron a un tiempo siempre el peor de todos) que configuraron un pasado nunca entrañable pero sí totalmente absurdo.

Muchas cosas pasaron ante los siempre vigilantes y asombrados ojos del inocente Rukaegos. La mayoría olvidadas aunque en estos tiempos cuentan las lenguas de doble filo que Los Basura están reinventándose (horror, terror y pavor) con muchos más años y muchas menos ideas. Aunque algunos momentos quedáranse clavados para siempre en la historia universal de la infamia, página tres. Como (música lúgubre) el intento de asesinato de Nancy Culturas en las aguas sombrías que rodean la Isla de Mouro (ver foto).

Algunos personajes extraños y advenedizos habían recalado en las cercanías del curioso Trash World en que vivíamos durante aquellas largas noches de bohemia e ilusión. Sin que nadie recuerde muy bien de dónde habían salido o qué aviesos y fementidos encargos buscaban ejecutar. Pero el adolescente cachitas que iniciara su educación sentimental entre tan turbias compañías bajo el nombre de guerra de Le Coq Sportif y el ingeniero de mirada turbia que pronto consolidó el de Pshyco cobraron un protagonismo que si bien fue festivo al principio hubiera sido trágico si Son Las Citas de Mi Capa no hubiera salido durante un instante y a tiempo de su espeso sopor existencial.

¿Tendría ya planeado el crimen Le Coq durante las horas en que lució su bronceada y deseada carne mortal en Las Quebrantas?¿Se conocerían ya Le Coq y Pshyco antes de aquella cena en el bonito y rústico velador del perverso -y sexy- ingeniero?¿Qué mente obscena había dado por supuesto que a Rukaegos se le caería la baba ante la explosiva masculinidad de Pshyco, a Pshyco se le rebelarían las entrepiernas con la sola cercanía de la rubia Nancy que acababa de dejar solo, fané y descangashado al niñato pijo e ingeniero seleccionado en duro casting por mamá para perseguir a faranduleros de segunda regional como Un Tranvía Llamado Deseo o de champions league como Dudu mientras ponía cachondín con esa impostada inocencia de femme fatal a Le Coq Sportif quien a su vez ponía nerviosillo a Son Las Citas de Mi Capa mientras Lanza de Fuego dirigía sus ojos a todo ombligo, pechito o caderamen que se pavoneara en unos tres kilómetros a la redonda?¿Estarían ya acostándose contra natura Batman y Robin?¿Fue entonces cuando Aznar se aficionó a La Botella?

Tal vez nunca podamos resolver tantos enigmas. Pero el caso es que Le Coq propuso un cursillo acelerado de vela en las calmadas aguas de la bella y nunca suficientemente ponderada Bahía del Santander Posible. Un cursillo en que los esfuerzos del atlético deportista por mantener el rumbo chocaban cada tarde con la obsesión de Lanza de Fuego por merendar y la de Nancy Culturas por decaer en lánguidas y eternas conversaciones a lo gauche divine mientras Son Las Citas se dedicaba a la meditación trascendental y Rukaegos se las arreglaba para optimizar el tiempo haciendo nudos marineros a la par que sobar con no tanto disimulo a Pshyco.

Fue el último día cuando la vida de los cursillistas rozó la tragedia. Como por casualidad (ya, claro) comentó Le Coq la velera tradición de arrojar al agua a los novatos para celebrar su bautismo de mar. Como por casualidad (ya, claro) dijo Pshyco que ya que había tantos novatos y sólo una rubia, parecía justo que fuera ella la arrojada por la borda tan lejos como fuera posible (por un momento, los pingüinos de Madagascar se preocuparon). Nancy grita, NOOO. Las Citas sonríe sin enterarse de nada. Lanza de Fuego dice "Eso, eso, al agua. Camisetassssssmojadassssss". Rukaegos se fija en lo bien que le queda el bañador a Pshyco cuando se pone agresivo se le mire por donde se le mire. Pshyco atrapa los tobillos de Nancy. Le Coq los delicados brazos. Ella se resiste. Luchan. La elevan. La lanzan por la borda de estribor ...

Con un grito de histérico falsete, Nancy no vuela hacia las aguas sombrías de Mouro sino que cae como un peso muerto al lado del velero. Tan protagonistona siempre, no podía dejar pasar la oportunidad de enredar su pinrel izquierdo en un cabo, bien sujeto, que impide el vuelo acrobático, tira de la pierna morena y torneada, y la arroja contra la borda. La pierna primero se golpea con la borda al no elevarse lo suficiente, luego enloquece de dolor a sus músculos torturados y estirados entre el centrífugo lanzamiento y la centrípeta obsesión del cabo, se golpea de nuevo al caer contra la borda y se estira de nuevo mientras los brazos de Nancy intentan inútilmente salir y sus neuronas se alarman pensando "¿qué me pongo esta noche?¿por qué no me sacan?".

Ruakegos continúa tomando el sol y mirando de reojo al machote ejecutor. Pshyco y Le Coq celebran el éxito de su estrategia. Lanza de Fuego piensa "camisetasssssmuuuuuuymojadassssssmmmmmm". Las Citas de Mi Capa dormita en la Nebulosa del Cangrejo. Nancy se ahoga ...

Fue un salto sorprendentemente rápido y eficaz de Las Citas de Mi Capa el que resolvió con modos olímpicos la situación (después de situarla). "Nancy se ahoga. Seré su héroe. Al agua patos".

A día de hoy, Nancy Culturas sigue sin tener muy claro qué pasó aquella tarde. Pero sabe que vive en un mundo de peligro extremo si para sobrevivir debe fiarse únicamente de las habilidades sociales de Las Citas de mi Capa. Y que nunca antes había vivido un verano tan intenso como aquel en que enseñó el muslo torneado, lacerado, amoratado a unos siete mil indígenas y tres mil setecientos cuarenta y dos turistas (todos de sexo masculino, todos entre 23 y 31 años, todos bastante potables, todo hay que decirlo) diciendo con cándida vocecita y experimentados mmorritos "mmira lo que mme hicieron estos mmalos, casi mme mmatan ..."
La madre de Nancy se limitó a decir "mira, hija, yo qué quieres que te diga, estarías mejor con el ingeniero".
Aunque no se lo crean, Nancy sigue hablándonos.

jueves, diciembre 11, 2008


Había leído ya dos de sus libros de relatos cuando coincidí de manera casual con Lawrence Schimel en Madrid, compartiendo mantel y conversación. Pronto hubo una corriente de simpatía en la que al placer lector que siempre me han provocado sus historias se sumaba un carácter abierto y una sonrisa franca y cosmopolita. Desde entonces, nos hemos tomado un par de cafés en mis visitas a la capital, hemos mantenido contacto virtual y ahora se me presenta la oportunidad de presentarle en su primera visita a Santander con motivo de la publicación de un libro de poesía: “Desayuno en la cama”.

La primera sorpresa al abrir el libro es el dominio que Lawrence Schimel ha alcanzado no sólo en nuestro idioma, en los años que lleva residiendo en Madrid, sino en la contención expresiva, el sentido del ritmo, los recursos retóricos de la poesía en español. Una poesía que en Schimel, sin embargo, se nutre de patrones y referentes anglosajones y que provoca un libro variado y sorprendente. Un libro en el que se nos narra un paisaje sentimental, emocional y sexual que no elude la provocación abierta, la sinceridad descarnada, el lenguaje desnudo que nos desvelan los poemas que cuentan desde la ironía o la sensualidad las relaciones sexuales entre dos hombres, pero tampoco la cotidianeidad de una relación en la que los objetos pequeños, los pequeños rastros y restos de la historia compartida adquieren un profundo vigor simbólico y se convierten en puertas abiertas a la memoria a dos. Llamativa es también la presencia del pudor, en contraste con la sexualidad abierta que mencionaba, un pudor que define la poética del autor en este libro, y que abiertamente declara su incomodidad al ser leído por extraños pero sobre todo por personajes conocidos, como si escribir fuera una suerte de desnudo público. Una desnudez que a lo largo de 34 poemas relata amores, desamores y sombras, ausencias, evocaciones y reencuentros, sexo y una decidida pasión por la vida y los cuerpos que acerca el espíritu del libro al memorable “Pandémica y Celeste” de Gil de Biedma.

Hace unos días, en la presentación del poemario en Valencia, comentaba con ironía Lawrence la extrañeza e incomodidad de ciertos críticos literarios al aproximarse a sus obras, unas obras que solían agradarles pero en las que encontraban un “exceso de homosexualidad”. Supongo que esos mismos críticos no cuestionan, no cuestionarían, no han cuestionado los amores o los encuentros que desde un tono similar se encuentran en tantos libros que relatan el amor, el encuentro, la pasión en clave heterosexual. Se trata de una estructura cultural que propone una afectividad como dominante y otras como invisibles. Contra esa dinámica se rebela Schimel, desde una escritura abierta, irónica, lúdica, lúcida, tantas veces brillante, tantas emocionante, narrativa y sentimental hasta poner en cuestión la visión tradicional, sesgada y heterocentrista del mundo y revelarnos otras realidades que verso a verso aprendemos a hacer también nuestras.

El mismo Schimel paradójico de los relatos y de los inocentes y divertidos cuentos infantiles, será quien esta tarde, a partir de las 20:00 comparta con los cántabros sus poemas, sus palabras, sus miradas. En esa Librería Gil de la Plaza de Pombo que cada vez más se convierte en foro libre y abierto al que todos estamos invitados.

A ver si os animáis, que con Lawrence os garantizo una velada divertida y diferente :)

(este texto fue publicado hoy también en el Diario Montañés, en su sección de Cultura)

miércoles, diciembre 10, 2008

¿TENEMOS LAS PERSONAS LGTB DERECHOS HUMANOS?

En este diez de diciembre, aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se me viene a la cabeza el interrogante con el que abro esta reflexión.
Han pasado pocos años desde que gays, lesbianas y transexuales perdiéramos en tantos lugares la vergüenza y decidiéramos luchar por nuestra dignidad, por nuestro pleno reconocimiento como ciudadanas y ciudadanos. Una lucha que todavía tiene frentes abiertos incluso en los países socialmente más avanzados. Pero que resulta imposible en países donde la orientación afectivo sexual o la identidad de género pueden ser causas de muerte tanto legales (pena de muerte) como socialmente aceptadas (violencia callejera, escuadrones de la muerte, ...) o en otros donde hay penas de prisión.
Algunos de esos países, en realidad, son una vergüenza para el S.XXI. Y en ellos la propia idea de los derechos humanos presenta un reconocimiento formal hacia el exterior (la mayoría de los países mundiales son signatarios de la Declaración) y una ignorancia absoluta hacia el interior, donde todas y cada una de las libertades y derechos son violados con impunidad y muchas veces con el silencio cómplice de los países supuestamente "civilizados". La propia celebración de los Juegos Olímpicos de 2008 en un país atroz como China debería hacernos reflexionar.
Pero otros países, desde parámetros supuestamente modernos y un cierto nivel medio de protección de los derechos humanos, continúan agrediendo a gays y lesbianas por el mero hecho de serlo. En resumen, les niegan el derecho a la propia personalidad y desde éste, todos los demás.
En estos días ha sido noticia el intento de Francia de provocar una resolución en Naciones Unidas que impida la presencia de la orientación sexual en los códigos penales. No es mucho, y tenemos la seguridad de que muchos países no harían demasiado caso de la misma. Pero sería un paso importante. La noticia, cómo no, ha venido acompañada de los países que a día de hoy se han mostrado favorables a la despenalización de la homosexualidad: todos los de la Unión Europea (a pesar, por cierto, de la posición dubitativa de esa Italia berlusconiana en que se considera que Brokeback Mountain no es una película decente para ser emitida en horario nocturno por la RAI), a los que habría que sumar en Europa Noruega, Suiza, Islandia, Ucrania, Bosnia-Herzegovina, Andorra, Liechtenstein, Croacia, Serbia, Montenegro, Armenia y Macedonia; en América, Argentina, Chile, Brasil, Canadá, Ecuador, México y Uruguay; en Asia Israel y Japón; en África Gabón, Cabo Verde y Guinea Bissau y en Oceanía Nueva Zelanda.
Esperamos que se sumen algunos más, pero debería quedar constancia de las reticencias a la despenalización de la homosexualidad por parte de Australia y el voto negativo a la resolución de los Estados Unidos en los que los teocons darán un último estertor antes de ceder a los demócratas el gobierno, Rusia, Colombia, Venezuela, Perú, China o la India. Más, claro, los países de mayoría musulmana.
También debería quedar constancia de la ofensiva diplomática contra la resolución francesa del Vaticano. Y es que para el pastor alemán y sus huestes, con sus bocas fariseas llenas de presunto amor y respeto al prójimo, no está tan mal que una persona sea ejecutada o encarcelada por ser gay. ¿Para qué vamos a decir más?

martes, diciembre 09, 2008

BANDERITA, TÚ ERES ROJA , BANDERITA, TÚ ERES GUALDA ...

Nunca he tenido afectos nacionalistas, ni centralistas ni periféricos, y tal vez por eso no acabe de comprender la obsesión de unos y de otros de colocar símbolos por doquier y, en la medida de lo posible, hacerlos propios y exclusivos.
Ondea ya, si la lluvia lo permite, en Puertochico el último capricho del Alcalde-Ingeniero: Una bandera de España de 70 m cuadrados que permite reafirmar y exaltar la españolidad de Santander. Una españolidad que no sabíamos hubiera sido puesta nunca en cuestión, pero así son las cosas.
Por supuesto, no me molesta que la bandera nacional ondee en lugar alguno. Pero me parece que lo correcto es su presencia en los edificios y ámbitos oficiales. Así como en fiestas populares y tiempos especiales, en los que como suele ser costumbre en tantos lugares de nuestra geografía (el Carmen, por mi barrio de siempre).
Lo que ya no tengo tan claro es la medida en la que ciertos grupos secuestran los símbolos nacionales y, con el pretexto de que son de todos, los cargan de significados laterales que tienen como efecto apartar de los mismos a quienes no comulgan con ciertos discursos. Así ocurrió durante el franquismo, y eso explica que en España no haya precisamente buen rollito entre la ciudadanía y los símbolos nacionales. Eso, me temo, está volviendo a ocurrir con episodios como el llamamiento con pose de jefe de estado de Rajoy el año pasado para celebrar la fiesta nacional colgando banderas de ventanas y balcones, con las manifestaciones (¿o serán procesiones reivindicativas?) episcopales contra todo modelo de familia que no pase por su control e inspección, las convocadas para llamar traidor a la patria a Zapatero o clamar que España se rompe. Y las banderas de Colón o Puertochico, que no nacen ni de una necesidad, ni de un consenso, ni siquiera de una consulta que por pura educación debería haberse hecho a otros grupos políticos, andan en la misma dinámica.
Una bandera es un icono. Cuando la vemos, deducimos significados de su presencia. Y el pasado sábado unas pocas banderas acompañaron a la de Puertochico en su primer día en las ventanas de Castelar y alredededores. Nadie hubiera leído en esas banderas "aquí vive un patriota" (sea lo que sea lo que quiera decir esa palabra) sino "aquí vive alguien del pepé".
Como decía al principio, no necesito ayudas textiles para tener clara mi identidad nacional. Que tiene que ver con la cultura, con la historia, con el idioma ("la sangre de mi espíritu es mi lengua / y mi patria está allí donde resuene" escribió Unamuno), con la familia, con los afectos ... Tal vez por eso no necesite banderas rojigualdas ni de otras gamas cromáticas en los ojales, los cuellos, los puños, las pulseras, los tirantes o los calzoncillos. Y algunas en particular me parezcan superfluas en los mástiles.

viernes, diciembre 05, 2008

GERARD MORTIER VIENE AL TEATRO REAL
(o ELENA SALGADO TENÍA RAZÓN)

Estoy en uno de esos momentos en los que se me acumulan cuestiones sobre las que me gustaría escribir en el blog. Unas caducarán, otras podrán esperar. Pero me inclino hoy por dar fe en este espacio de una buena noticia para la música: Gerard Mortier se convertirá en Director Artístico del Teatro Real de Madrid a partir de septiembre de 2010.
Mortier ha sido en la última década uno de los nombres más destacados y arriesgados del panorama operístico, en La Moneda de Bruselas, en el Chatelet de París, en la Ópera de París, en el Festival de Salzburgo ... No sin polémicas, porque el riesgo siempre provoca reacciones encontradas en un entorno tan conservador como el del público de ópera. Pero ha sido capaz de abrir la ópera a nuevos públicos y rejuvenecer notablemente la edad media de los asistentes (es que en la mayor parte de los lugares que no son este Santander posible que a veces se pone imposible se realizan estudios de público, por si el Fraile Infinito no lo sabe o prefiere no saberlo), ha sido capaz de convocar a los compositores más interesantes de las generaciones emergentes para que se acerquen a la ópera, ha rescatado con brillantez títulos del Barroco e inhabituales del repertorio. Riesgo, que es como decir pasión por el arte.
Su plan de trabajo, estudiar a fondo español y la realidad española para poder colaborar con los creadores de nuestro país, no sólo músicos, y generar encuentros felices en el Real. Hacer del Real un teatro de referencia que sirva de enlace entre Europa y Latinoamérica, un eje cultural. Mantener los grandes nombres y títulos del repertorio pero abrir el Teatro a nuevas propuestas en épocas y estilos. Convencer a los jóvenes, a todos los que se mantienen al margen de la ópera o del Real, de que ese espacio será también suyo.
Estoy contento por el nombramiento, que ha sido avalado, que ha sido una apuesta fuerte, de Juan Carlos Marset, de Gregorio Marañón y de Miguel Muñiz. Y estoy contento porque aprecio mucho a Elena Salgado y fue ella, hace diez años, cuando estaba al frente del Real y fue responsable de su puesta en marcha tras tantos años cerrado, la primera en apostar por Mortier y ofrecerle la dirección artística del Teatro. La llegada del PP al Gobierno de España frustró esa apuesta (el riesgo artístico no va mucho con los conservadores). Pero el tiempo ha dado la razón a Elena: Mortier será el Director Artístico del Teatro Real. Y seguro que nos dará grandes polémicas y grandes propuestas que justificarán, si el bolsillo lo permite, muchos viajes a Madrid, muchas noches de ópera.
*Nota: (modo irónico on) Qué ignorantes son Muñiz, Marset y Marañón: Pudiendo nombrar director al Fabuloso Fraile Infinito y su orquesta de Egos van y se acuerdan de uno de fuera ... serán paletos (modo irónico off).

miércoles, diciembre 03, 2008

CINCO HERMANOS Y LA CRISIS DE LOS ... EJEM, ¿25?

Está claro que el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos. Algún fallo en la fisiología de mis ojos ha situado las glándulas lacrimales demasiado cerca del exterior y, por lo mismo, demasiado sensibles. O a lo mejor es un fallo en la fisiología de mi sistema emocional. Vamos, que soy de los que lloran en el cine. Y ahora hasta con la televisión.
He tenido un par de ataques melancólico-plañideros en la última semana ante dos series de muy distinto calado e interés, Física o Química por un lado y Cinco hermanos por otro. Las dos con personaje(s) gay como nexo de unión. En la primera, puede que me hubiera gustado tener la oportunidad de ser Fer o alguien parecido. En la segunda, porque es una serie fantástica, con una interpretación de alto nivel, buenos diálogos, que plantea problemas cotidianos con naturalidad en una familia grande, unida, agrupada en torno a una matriarca totalizadora y entrañable ... Vamos, que los Walker son como los Mateo de California. Y como suele ocurrir con lo poco que me interesa de la televisión, verla supone quedarme levantado (sentado, en realidad) hasta las dos de la mañana.
Anoche me llevé el berrinche de mi vida, cuando Kevin Walker me robó a Scotty, el hombre de mi vida número setecientosveinticuatro y se casó con él (en realidad se oficializaron como pareja de hecho, que no es ni mucho menos lo mismo digan pepé y sus liberogays en acción lo que diga). Supongo que él lo vio primero. Sniff.
Había pensado escribir este post en clave cómica. Porque no me digan ustedes que no es patético que a mis 25 años (y unos meses, una laaaaarga lista de meses) llore con los Walker y sobre todo con Física o Química, simplemente porque les vaya bien la vida a Kevin, Scotty y Fer.
Pero la lluvia, el invierno anticipado y la noche durante el paseo de Glendamaría a eso de las 02:00 am activan el gen nostálgico. Y vuelve uno a preguntarse qué se hizo de eso que llaman vida. Y vuelve uno a recordar los años del frío, del miedo, de la negación, los años en que llorabas cada noche y rezabas pidiendo que por favor no fuera verdad, que no fueras marica, y cada noche te levantabas, te mirabas al espejo y comprobabas que todo seguía igual y que de nuevo tendrías que esconder tus amores, tus emociones, tus deseos. Fueron muchos años, demasiados. Supongo que culpa sólo o sobre todo de mi propia cobardía. Años en los que no pude ser adolescente ni joven, no serlo al menos de manera completa. Años que alguien me robó y que no podré recuperar nunca y que dejaron rota para siempre una parte de mi historia que afectó y afecta también a otras personas a las que quise o quiero. Mi padre murió sin saber quién era realmente su hijo (aunque puede que haya sido lo mejor, porque no tengo nada claro cómo hubiera reaccionado una persona con su educación y sus valores, aunque fuera -y lo era- la mejor persona del mundo). Mi madre ha preferido refugiarse tras un muro de silencio, que al final, por respeto hacia esa mujer entrañable y maravillosa, ha acabado imponiendo en mi familia el Don't ask, don't tell del ejército estadounidense. Y entre lo uno y lo otro muchas veces me miro al espejo y me imagino qué pensarán los dos, y tengo la sensación de que he sido una decepción para sus expectativas y tal vez una pequeña gran vergüenza.
Y para colmo anoche los padres de Scotty se negaron a asistir a la ceremonia porque era una farsa de familia, y el tío de Kevin a sus 60 tacos por fin reconoce que es gay y se lamenta de esa vida que ha dejado escapar y ... Ufff, ¿cómo no iba a llorar?
Ojalá que un día todos los chicos gays puedan ser valientes y vivir de forma abierta como Fer. Ojalá que todos puedan encontrar a ese chico especial como Kevin y Scotty. Ojalá haya sido yo el último idiota, el último cobarde.

martes, diciembre 02, 2008

ÚLTIMO ADIÓS A LA SOMBRA DEL TIRANO

Tuvo que llegar la Ley de Memoria Histórica para que esta ciudad, esta misma que fue calificada por el gallego bajito y sanguinario como "ciudad traidora" por no secundarle en su golpe de estado contra la legalidad democrática, esta ciudad que a pesar de los desprecios que sufrió por ese pecado de haberse mantenido republicana el 18 de julio de 1936 se ha empeñado en rendir culto institucional en imágenes y calles a la dictadura como si tuviera el síndrome de estocolmo o se viera a sí misma como última de Filipinas, retire del lugar privilegiado que ocupa la estatua ecuestre del dictador.
Dice el Alcalde-Ingeniero que aquí no se hará con nocturnidad como en Madrid. Supongo que para presumir de digno y valentón. Pero entorpecerá el tráfico por el centro durante unas horas. Y sobre todo, sigue buscando disculpas para quitar de enmedio el trasto broncíneo: se quita porque hay obras de remodelación, en la versión oficial. No sé si eso le convierte en especialmente aguerrido, pero él mismo en su misma mismidad. ¿Encontrará disculpas para el callejero o simplemente se negará a cumplir la ley en plan borroko?
Al final, uno se queda preocupado por las familias de palomas que desde hace décadas han encontrado acomodo en el símbolo de la represión, y ahora no sé si están las cosas para hipotecarse. Triste porque el pobre caballo se merecería todo un monumento por haber soportado en sus lomos semejante pestilencia durante tantos años. Y contento porque ya nunca más tendremos que pasar al lado de quien encarceló, torturó, asesinó o humilló a tantos hombres y mujeres de Cantabria. Más de 2500 ejecuciones durante la represión que siguió a la guerra. Y echen cuentas de familias afectadas, excluidas, perseguidas ...
No sabemos bien qué día retirarán el trasto, pero dicen por la casona que será antes de Navidad. Podéis seguir los últimos días del tirano en este blog (al que, ups, he robado la foto. Sorry, Penélope jeje):

domingo, noviembre 30, 2008

IMBÉCILES SIN FRONTERAS: ENRIQUE MUUUUUUUUUUGICA

Uno intenta no prestar demasiada atención a las declaraciones públicas de los personajes públicos, para que la ONG fundada hace un par de meses en este blog no sufra un problema de superpoblación que desvíe las miradas necesarias hacia otras reflexiones y cuestiones. Por otro lado, los tres predecesores de Múgica lo fueron por declaraciones no sólo imbéciles sino homófobas, y era necesario incluir nuevas sensibilidades en la tropa.
Así que se personó en nuestra ayuda el Defensor del Pueblo para explicarnos que lo de torturar a los animalitos, principalmente a los toros, tal como viene siendo vergonzosa tradición de nuestro solar patrio, sólo se puede apreciar desde la sensibilidad (qué emocionante y sublime panorama estético ver cómo pinchan a un toro, cómo le sangran y le matan ante un público rugiente que se pasa la bota y el bocata de chicharrones ... puritito glamour, oigan). Y que eso no se puede explicar a según quiénes, ya que como dijo en la COPE a mi querida López-Lifting, "hablar a los tontos es muy difícil".
No estoy muy seguro de si él fiscal habrá tomado nota para procesar al susodicho por injurias a la corona, tan de moda en los últimos tiempos, puesto que consta que la reina-a-la-que-no-le-gustan-las-reinas es antitaurina, como también parece serlo el Príncipe de Asturias. No estoy muy seguro de que se pueda llamar tonto así de pronto a personas tan brillantes como Forges. Y sobre todo, no sé muy bien si es función de quien supuestamente nos defiende descalificar como tontos a ese más de un 70 % de los españles que en los últimos estudios sociológicos se muestra contrario a las fiestas taurinas.
Así que proclamamos con media verónica, un salto de la rana y dos naturales Imbécil sin Fronteras (y sin remisión) a Enrique Múgica Herzog, Defensor del Pueblo con Mantilla. Y es que, ay, somos tan sensibles en este blog que nos encanta clavar puyas y pullas. Aunque no a los pobres toros.

viernes, noviembre 28, 2008

TIERGARTEN

Voy a aprovechar la multinominación de La Machina para los Max para colgar en el blog un poema que debe mucho a Rosa y a Isaac, a Paco y a Luis. Y a Mario, claro.
Escribí "Tiergarten" hace un par de años cuando Mario Corral se puso en contacto con una pequeña larga pléyade de poetas con el objeto de conseguir textos que serían incluidos por la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria en un libro destinado a recordar el Día Internacional para la Prevención de la Explotación del Medio Ambiente en la Guerra y los Conflictos Armados.
Manejé dos ideas al principio, pero ésta fue la que acabó tomando forma. La muerte de los que San Francisco de Asís llamaría "nuestros hermanos pequeños" en las guerras, la muerte de los inocentes, siempre me se me ha representado como un problema moral, como un grito contra el silencio de los dioses. Recordaba una frase de "La insoportable levedad del ser" en la que afirma "los animales nunca fueron expulsados del Paraíso" para mostrar el estupor de Kundera ante el sufrimiento de los animales -de la perra Karemia, en este caso-. Recordaba las terribles imágenes de los animales enloquecidos o abrasados en el Jardín de Fieras, el Tiergarten, de Berlín durante los bombardeos de los aliados, vívidamente descrito en "Historia Natural de la Destrucción", un libro de Sebald sobre la Alemania arrasada durante los últimos meses de la guerra, durante los criminales ataques con bombas incendiarias.
Y de todo ese mejunje nació un poema que me costó aceptar como propio. Sentí durante mucho tiempo que estaba sin terminar, que estaba pendiente de revisión. Y me sorprendió siempre que Isaac Cuende y Rosa Gil lo consideraran como un brutal alegato contra las guerras.
Cuando Isaac lo seleccionó para "Versos Biodiversos" y cuando vi por primera vez lo que La Machina había hecho con él en escena, sentí escalofríos. Me costaba reconocer que tanta fuerza, tanta furia, estuviera en el poema. Pero sé que hay gente que ha llorado durante la obra precisamente con Tiergarten, y que en muchos centros escolares los chicos y chicas han aplaudido al terminar su recitado/interpretación. Y aunque sé que el mérito es de La Machina, he acabado reconciliándome con el texto.
Aquí lo hago vuestro.
TIERGARTEN
Aquellos animales exiliados
que aprendieron el pánico en el cuarenta y cinco
(bajo las mismas bombas incenciarias
que arrasaron el Zwinger,
convirtieron las calles de Hamburgo en una trampa
mortal de asfalto hirviente, reventaron
las calderas para inundar los sótanos
en los que se cocieron los niños de Colonia)
no sabían que el hombre es un lobo
no sólo para el hombre
(renegaron los lobos de su estirpe,
de su ferocidad de cuento y hambre,
tras conocer a Hobbes y sus metáforas)
y que el dolor que un dios había prometido
a los dos que mordieron la manzana
habría de agrietar con saña idéntica
las entrañas sin culpa.
Las crónicas recuerdan
al final de la Guerra el Tiergarten
de Berlín, los elefantes muertos
y su olor nauseabundo, los espantados saurios
llorando al evadirse del infierno
y una leyenda urbana, que en la Gedächtniskirche
rugían los leones
-en realidad murieron abrasándose
hasta el hueso y el tuétano en sus jaulas.
Pero nadie recuerda que en los ojos
de tantos animales extirpados
sobre el fondo oceánico, en las selvas
de Birmania, los llanos de Polonia,
las aguas del Mekong o las arenas
iraquíes, con ácido y metralla,
con dardos cegadores y alquimias venenosas,
con el fuego y el átomo estallando
sobre su piel sin mácula,
latía la presencia de la muerte.
Que temblaba la sangre a borbotones
aprendiendo su cauce en los desgarrados músculos,
que fue su desamparo un largo grito
escupido a los cielos cuando el ángel
callaba.

miércoles, noviembre 26, 2008

LA MACHINA TEATRO: QUINCE NOMINACIONES A LOS MAX
Si hubiera puesto a funcionar el pensamiento mágico a media mañana, cuando parecía que los nubarrones y el frío dejaban un tímido resol, tendría que haber imaginado que hoy recibiría una buena noticia. Abro el Diario Montañés y me encuentro con las quince nominaciones a los Premios Max de Teatro de 2008 que han recibido los artistazos y además amigos de La Machina. Os podéis imaginar la alegría.
Nunca he sido mucho de teatro. Imagino que cuando uno tiene las tardes tan atacadas a lo largo de tanto tiempo, acaba inconscientemente seleccionando y siempre pudieron más la música y el cine. Eso no significa que no haya disfrutado de veladas de teatro maravillosas, y que varias de esas tardes memorables lo hayan sido gracias a La Machina. Desde aquellas Criadas de Genet (no sé si eran machineros todavía, pero allí estaban Paco, Garfunkel, Cristina) a los versos de Hierro, desde Madre Prometeo a los Versos Biodiversos, desde el brutal Macbeth a Robinson y Crusoe. Supongo que La Machina tiene una manera de plantear las obras que me revuelve, me despierta y me hace entrar en diálogo personal con lo que ocurre en escena. Me convierte en algo que no me ocurre tan a menudo, en espectador activo.
Hasta he tenido el privilegio de colaborar con ellos en un par de ocasiones. La primera, cuando desde la cuerda de tenores de la Camerata Coral de la Universidad de Cantabria grabamos parte de la música de escena compuesta por el entrañable Juanjo Mier para Madre Prometeo. La segunda, cuando convirtieron mi poema "Tiergarten" en un estremecedor documento sobre la guerra para Versos Biodiversos. He visto la obra tres o cuatro veces ya, y siempre me han hecho estremecer en ese punto, me han hecho preguntarme si de verdad escribí yo esas palabras.
Cuando el otoño y el frío pesan tanto como hoy, reconforta como un buen caldo casero pensar que sin grandes alharacas, con un trabajo serio, constante, comprometido, difícil, entusiasta, apasionado, riguroso, atrevido ... Paco Valcarce y toda su gente han conseguido poner en marcha un proyecto dramático de tanta altura. Y lo han hecho en esta ciudad que quiere ser capital cultural sin tener siquiera un teatro municipal o una programación estable y ambiciosa. Doble esfuerzo. Al que además tendríamos que sumar la Muestra de Teatro Contemporáneo que lleva ya un montón de ediciones, y que cada año sabe reinventarse y dar un paso más hacia el riesgo y la calidad.
Sueño con otra mañana. Esa mañana en la que las noticias nos digan que La Machina ha conseguido una montaña de premios Max (no puede llegar a quince, porque Luis Oyarbide no puede tener dos Max al mejor actor el mismo año jeje) por Robinson y Crusoe y por Versos Biodiversos. Para esa misma tarde quedar en Cañadío a brindar.
Porque Paco, Isaac, Rosa, Luis, Fernando o Jose son más, para mí, que simples cómicos (titiriteros, dirían honrándoles sin querer, ciertas aviesas voces). Son amigos. Y sus premios serán de nuevo, como todos los que acaparan ya, también míos.
Como se diría entre bambalinas, Mucha Mierda.

martes, noviembre 25, 2008

lunes, noviembre 24, 2008

25 DE NOVIEMBRE. DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO.
Crecí en un entorno familiar y social abierto, liberal sin dejar de ser tradicional. Crecí en una familia en la que tanto por el lado materno como por el paterno no era extraño encontrar mujeres (la mayoría) que habían recibido educación y que en no pocos casos habían desarrollado su trabajo fuera de casa. Mujeres fuertes, como mi madre, mi abuela Rosalina, tía Chavita, tía María, todas las hermanas de mi padre, ... Entre las historias familiares se cuenta cómo uno de mis tatarabuelos era tan consciente de la talla intelectual de una de sus hijas que acabó obteniendo una dispensa especial del Consejo de Ministros (entonces las mujeres no podían estudiar en la Universidad) para que ella estudiara Farmacia.
Supongo que por eso, y también porque a lo largo de la vida solemos relacionarnos sobre todo con iguales o al menos cercanos, por más que me esfuerce no logro encontrar a mi alrededor violencia de género. Supongo que por eso cuando este maldito cáncer que tantas vidas destroza cada año (y no hablo sólo de las mujeres asesinadas) "salió del armario", cuando se comenzó a hablar sin tapujos, no pude evitar mi perplejidad ante la realidad monstruosa.
Tal vez haya pecado de inocencia, porque hace un par de años fue asesinada en Santander la madre de un conocido, pero aun así, sigo perplejo ante la brutalidad, la cobardía, la insultante ignorancia, de los maltratadores. Tanto que noticia tras noticia llego a sentir a veces vergüenza de ser hombre, de pertenecer a esa fraternidad masculina que fue tejiendo la cultura machista de la que proviene la violencia de género. Tal vez sólo me redima mi condición de homosexual y, por lo mismo, de excluido de semejante grupo.
Hoy, en vísperas del Día Internacional Contra la Violencia de Género quiero sumarme a las miles de voces que claman por el final de la plaga. Quiero recomendaros la lectura de Algún amor que no mate, la visión de Te doy mis ojos, la escucha de la canción del sauce que canta la desgraciada Desdémona en el Otello de Verdi. Cualquier cosa que nos permita añadir información y emoción a un imaginario terrible. Cualquier cosa que nos ayude a tomar conciencia y consciencia del horror.
Porque si miramos hacia otro lado, si callamos, seremos encubridores. Porque si tratamos de trivializar la realidad o de criticar las medidas que trabajan por la igualdad real, seremos cómplices. Y por lo tanto seremos, en parte, también asesinas y asesinos.
Si algún maltratador está leyendo estas páginas, por favor, que se vaya: No lo quiero entre los lectores del Santander Posible. Contra el maltrato, tolerancia cero.
Mañana, por tantas, demasiadas víctimas, en este blog habrá silencio. Y alguna imagen en rojo o en negro.
Por la tarde, manifestación en Santander. A las 19:00 (yo llegaré un poco más tarde) en la Plaza de Numancia y hasta la del Ayuntamiento. Todas y Todos. Sobre todo, todos. Ya Basta.

sábado, noviembre 22, 2008

LAS FÁBULAS DEL LORO Y DE LA ARDILLA
(UNA INICIATIVA DE DOSMANZANAS.COM)

Entre las gloriosas declaraciones homófobas de la no menos gloriosa y homófoba Maripili Urbano, se encontraban derroches de inteligencia racional como el de que dos hombres no pueden formar matrimonio, de la misma manera que no pueden formarlo un loro y una ardilla.
En una magnífica web dedicada a la información lgtb, en la que siempre podréis encontrar noticias interesantes que nunca encontraréis en otros medios, buenas columnas de opinión y debates encendidos, nos propusieron una serie de fábulas, las fábulas del loro y de la ardilla, como medio para transformar en juego, provocación, relectura, reflexión la bobochórrica intervención de la chica del opus. Pronto empezaron a llegar textos de muy diferente índole.l Y la web pensó que sería útil editarlos y comercializarlos via PDF o libro tradicional con el fin de recaudar fondos para alguno de los colectivos que trabajan contra el VIH/SIDA. Y por ahí va avanzando la propuesta. Así que invito a todos los lectores del Santander posible a que estrujen la meninge, activen la neurona y se pongan manos a la obra con su personal Fábula del Loro y de la Ardilla.
Y allí mismo podéis encontrar la información sobre la publicación, mail al que enviarlas (si lo preferís, acepto fábulas en mi blog y las reenvío).
Y para abrir boca, os copio aquí la que escribió mi otro-yo internáutico, Rukaegos :)
HIGH SCHOOL MUSICAL
Con no poca agitación se recibió en el IES Bosque Fabuloso la noticia de que uno de los atletas juveniles más destacados de la región, el ardillo Matt, acudiría al centro a tomar sus clases de Bachillerato acordando los horarios con el Centro de Alto Rendimiento Deportivo Altos Vuelos donde entrenaría para convertirse en una nueva gloria del deporte patrio. Corzas, liebres, torcazas, truchas, jilguerillas, mofetas, tortugas y lagartijas adolescentes suspiraban de esquina en esquina mientras iban preparando un espacio de honor en sus carpetas para la foto dedicada y quién sabe si para el que pronto sería cotizadísimo móvil del ágil compañero. Los chicos, por su parte, preparaban sus estrategias para animarlo a jugar al fútbol con el veterano equipo "Los lebratos goleadores", competir en natación con "Salamandros moteados" o, cuando menos, incorporarlo a las cuadrillas que cada fin de semana se iban de botellón hasta el Claro de los Abedules, donde reían, bailaban y bebían hasta el amanecer ...
La vieja comadreja estaba entusiasmada. Desde sus clases de Educación para la Ciudadanía, debidamente impartidas en Birmano Clásico de la Quinta Dinastía Wu para que ningún alumno sufriera las perniciosas enseñanzas igualitarias y progresistas impulsadas por el Gobierno del Bosque, había defendido siempre un modelo de hombre recio, espiritual, varonil, esforzado, entregado, sacrificado ... El modelo que representaría, sin duda, un deportista de élite como Matt. Y no como ése. Y la comadreja señalaba entonces con desprecio, escupiendo cada palabra y cada gesto, al pobre loro Arnold, siempre vestido de colores brillantes, siempre revoloteando por el instituto, siempre soltando pluma.
Como estaba previsto, la llegada de Matt revolucionó pasillos, aulas y secretarías. Todos los profesores querían educar al popular alumno, todos los alumnos y alumnas querían ser sus mejores amigos, ayudarle con los apuntes. Todos menos Arnold, que veía en le joven ardillo un nuevo chulito como los que le asaltaban en cada recreo, en cada salida de clase, para mofarse de sus gestos, sus revoloteos y esa pluma maldita que le señalaba como diferente. Y Arnold había aprendido ya hacía tiempo que aunque le resultara imposible, era mejor intentar pasar desapercibido. Mantenerse lejos de los chicos populares y deportistas. Lejos significaba "a salvo".
No por eso el loro pudo evitar fijarse en Matt. Su pelaje era rojizo y brillante, su cola suntuosa se movía de una forma grácil y casi provocativa, sus músculos se marcaban bajo la apretada piel, y si mirada a un tiempo simpática e impertinente brillaba con inteligencia y curiosidad. Cómo no iban todas las chicas a perseguirlo.
Matt y Arnold coincidieron en la clase de Educación Para la Ciudadanía de la comadreja. Arnold buscó como siempre uno de los últimos lugares en el aula y, ante su asombro, Matt esquivó los requerimientos de casi toda la clase y se acomodó a su lado.
- "Eres Arnold, ¿verdad? Me han hablado de ti".
- " ... esto ... (rojo hasta el pico) ... Casi prefiero no saber qué te han contado".
- "Tonterías, claro. Pero yo tengo mis propias ideas. Y he sacado mis conclusiones".
Arnold calló incómodo. Y apartó un poco su silla. Fue Matt quien se acercó hasta el tímido loro, le hizo un gesto amable con la pata rozando como por accidente su pico y le dijo
- "¿Sabes que eres el chico más interesante del instituto? Me aburren todos estos tíos tan convencionales. Y el más guapo también, qué colores tan divertidos y elegantes usas".
Y ajeno a las miradas curiosas y hasta enfadadas que les acechaban, Matt, decidido y seguro de sí mismo, acercó su hocico al pico de Arnold y le dio un beso suave y encendido.
- "Todavía no te conozco demasiado. Pero me gustas mucho. Y me gustaría invitarte el sábado al cine".
El grito airado y enloquecido de la comadreja rompió el extraño silencio que se había ido tejiendo en el aula. Comenzó a insultar, a bramar, a gruñir, olvidando el birmano clásico y soltando espumarajos por la boca. Blasfemos, pervertidos, antinaturales, mariconesssssssssss. Minutos antes de caer redonda y sin sentido de un ataque de rabia.
Cuentan las crónicas del bosque que la sustituta de la comadreja fue una profesora iluminadora y excelente. Que la popularidad de Matt pudo sobreponerse al estupor de los chicos y la decepción de las chicas, y que la contagió a su novio, Arnold, que pasó de ser un lorito retraído a brillar con luz propia por su sentido del humor y su conversación afilada.
Y que los dos jóvenes fueron felices y comieron pipas.
¿Se anima alguien?

miércoles, noviembre 19, 2008

LA MOCIÓN DE CENSURA EN VILLAESCUSA Y LAS REGLAS DEL JUEGO


La presentación de una moción de censura en el Ayuntamiento de Villaescusa por parte del PP y los dos concejales elegidos por el PRC (su partido dice no estar de acuerdo, pero ya veremos en qué queda todo) en contra del alcalde socialista, Eduardo Echevarría, me trae a la cabeza algunas reflexiones sobre los instrumentos democráticos y sus usos.
Una moción de censura es un procedimiento extremo que no sirve, no debería servir, sólo para recomponer las fórmulas matemáticas, sino que fue previsto por nuestro procedimiento democrático como última puerta ante situaciones extremas de crisis.
Se me ocurren varias razones por las que parece que una moción de censura vendría a ser la solución adecuada en cualquier órgano colegial o representativo. La primera podría ser encontrarnos ante un representante (alcalde en el caso que nos ocupa) despótico, grosero, violento o caso similar podría ser una de ellas. Nada más lejos de la realidad de un Eduardo Echevarría a quien conozco bien y valoro por su talante, su seguridad, su educación y su serenidad. Podría ser la segunda un alcalde ineficaz, vacío, a quien su responsabilidad supera. Nada más lejos de un Eduardo Echevarría que lleva ya tiempo conduciendo sin alharacas el timón municipal de Villaescusa y que ha ido posibilitando un crecimiento armónico del valle, manteniéndolo libre de la trampa de la especulación (echen un vistazo a tantos ayuntamientos circundantes) y ofreciendo una mayor calidad de vida a sus habitantes (desde dotaciones sociales y culturales a mejoras en el transporte público). Tercer caso, un alcalde corrupto y mafioso. Y no es el caso no sólo porque esos suelen estar bien apoltronados en sus sillones con cómodas mayorías compradas a ciudadanos que no son mejores que ellos. Y porque nunca Eduardo ha recibido cuestionamiento alguno de la honradez de su gestión.
Villaescusa no ha sido, al contrario que otros municipios como Castro, en cuya gestión al límite participa alegre e irresponsablemente el PP apoyando a un tránsfuga, un circo ni político ni mediático. Más bien podríamos ponerlo como ejemplo de gestión responsable, eficaz y armónica, en el que la mayor parte de las propuestas se aprobaban hasta ahora por unanimidad (toma falta de diálogo). Así que serán otros los predios en los que tendremos que buscar las razones para la moción de censura que populares y regionalistas acaban de materializar.
En cuanto al PP, está claro que siempre ha considerado que Cantabria era una finca para su explotación particular. Nunca aceptaron perder el poder, y las únicas y enfermizas obsesiones de Ignacio Diego desde entonces han sido la de insultar y crispar por un lado y la de intentar al precio que sea crear conflictos y fricciones entre los dos partidos que sostienen el Gobierno de Cantabria, PSOE y PRC. Y es en esta estrategia en la que debemos encuadrar los hechos de Villaescusa. Nada les importan los vecinos, nada les importa el municipio. Sólo poder comprar un trocito de poder y enturbiar las aguas de la política cántabra. Con el agravante de que ahora se quieren presentar como defensores de los intereses de un municipio al que tuvieron acorralado y ahogado durante años por un único pecado: votar al Partido Socialista (y todos sabemos cómo, con qué indecencia, actuaron los gobiernos populares con los ayuntamientos "malos"). Dice Diego que la moción de censura es un procedimiento legal. Pero en este caso no es legítimo ni leal con las instituciones y con el sistema, ya que hace un uso perverso, partidario e injusto de sus mecanismos.
De los concejales del PRC, los tiros van por otros lados. La confusión entre lo público y lo privado. Que Eduardo Echevarría no resulta simpático a los dos concejales regionalistas está fuera de duda, ya lo estaba cuando se firmó el acuerdo de gobierno. Pero ha sido la incapacidad del par para distanciar lo personal de lo institucional (hasta en sus actuaciones municipales) la que ha inventado una crisis que no existía y no debería estar existiendo ahora.
Y eso sólo a través de los periódicos. Porque me temo que no tardaremos mucho en conocer otras motivaciones, si es que la censura sale adelante.
Estoy seguro de que Eduardo Echevarría volverá a ser alcalde de Villaescusa, y de nuevo con mayoría absoluta. Porque los vecinos del Valle no van a consentir ni resignarse a perder uno de los mejores alcaldes de Cantabria por vanidades, juegos y enredos oscuros, en un proceso en el que regionalistas y populares parecen estar mintiendo en los medios y mintiéndose el uno al otro un día sí y otro también. Porque en los pueblos de Villaescusa se sabe mucho del compromiso de cabeza y corazón con la izquierda. Y porque sus ciudadanas y ciudadanos se merecen un buen gobierno municipal y no un cabaret de tercera.
Que desde aquí lleguen toda mi solidaridad y mi apoyo para Eduardo Echevarría y para su excelente equipo humano. Los socialistas de Villaescusa sabéis lo que es resistir a los malos tiempos con la cabeza alta. Y terminar venciendo.

martes, noviembre 18, 2008

ROLDÁN, SPINOZA Y LOS MEDIOS

Todos recordaréis al tipo de la foto como el protagonista de uno de los casos más conocidos, asquerosillos y clásicos de la corrupción asociada al ejercicio de la política de la historia reciente. Los cántabros deberíamos recordarle además como uno de los tres grandes responsables del infame estado de sitio al que la guardia civil sometió a nuestra Reinosa en 1987, y que se saldó con una ciudad arrasada, muchos heridos, mucho dolor y un muerto, Gonzalo Ruiz, sin que nadie haya respondido, ni siquiera pedido disculpas, por aquellas tropelías.
Traigo al sujeto al blog no tanto por sus propios deméritos, evidentes y ya viejos, sino porque quería hacer una reflexión sobre su presencia en Tele 5 estos días pasados. Entrevistas en horario estelar como la que anteriormente se malogró con Cachuli. Entrevistas pagadas con personajes sacados de los estercoleros que nunca deberían tener la oportunidad de ocupar ese espacio o de llenarse todavía más los bolsillos contándonos una historia que no debería nunca haber sucedido.
Y esa reflexión tiene mucho que ver con la reivindicación de la buena política. Es ya clásico el adagio periodístico de que no es noticia la de que un perro muerde a un niño, sino la de que un niño muerde a un perro. Y tal vez por eso nunca aparecen en los medios, ni siquiera para defender su honor, los miles de hombres y mujeres que trabajan en la Administración Pública o en los diferentes lugares de responsabilidad política y que ejercen su trabajo con rigor, con seriedad y con honradez. Muchos de ellos renuncian a su tiempo privado, a sus negocios privados, a su humor para entrar, por los motivos que sean, en la arena política. Sufriendo el estrés, el desgaste, la erosión que esa actividad supone siempre. Y todavía más ahora en que los foros de internet convierten a cualquier persona en un pim pam pum excelente donde nadie controla insultos, injurias y mentiras.
¿Seguiremos dando cancha, dinero y espacio a los siniestros roldanes y cachulis? Es posible que la carnaza que pide cierto público, el gusto por el escarnio y la audiencia de ciertos medios garantice la continuidad de esta particular feria de los horrores. Pero nada gana la sociedad española revolcándose en sus lados más oscuros y haciendo buena la sensación, injusta pero tan oída, del todos son iguales.
Y es que para evaluar la catadura del pavo basta recordar la foto (no he conseguido localizarla) de aquella cutreorgía con unos calzoncillos de inenarrable mal gusto. Basta seguir el tendal de un vecinito guapete para evaluar su crecimiento en todas las dimensiones. Y para saber cuándo deja su madre de comprarle terribles gayumbos de todo a cien y comienza él a elegir esos otros con un punto sexy, que ya saben que un caballero siempre debe ir por dentro como si esa tarde, por la razón que sea, tocara bajarse los pantalones.
Alguien que no sabe ni elegir su ropa interior, y que encima se deja fotografiar, no es digno ni de confianza ni de piedad ni de simpatía alguna.
Y es que estoy con Spinoza: No hay ética sin estética.

jueves, noviembre 13, 2008

BUCHENWALD, 1992

En 1992 pasé un par de meses en Chemnitz poniendo en forma mi ahora, ay, tan oxidado alemán. Entre las visitas que realizamos con el propio programa, estaba la bellísima ciudad de Weimar, modelo del ideal urbanístico del XVIII, de la Ilustración, de la Cultura Alemana. Por votación entre los estudiantes, decidimos aprovechar la tarde visitando el campo de concentración de Buchenwald, a sólo un par de kilómetros. Algunos años después, compuse el poema que ahora os copio en el blog. Era una deuda con una tarde de emociones duras a flor de piel.
La semana pasada se conmemoraba en septuagésimo aniversario de la Noche de los Cristales Rotos. Fue la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938. Un interesante artículo en El País contaba cómo se había recibido la noticia en nuestra España en guerra. El aplauso de los golpistas. La solidaridad y horror de la prensa todavía en territorio leal. En esa prensa de la España republicana de 1938 se conocieron por vez primera en nuestro terruño dos nombres que pasaron a la historia de la infamia universal: Buchenwald y Mauthausen. Qué poco sabían entonces los lectores que en uno y en otro morirían muchos españoles por sus ideas y por el grave pecado de haber sido leales a la Democracia.
Aquí os va el poema.
BUCHENWALD, 1992
No se escucha otra voz que la del golpe
de la lluvia delgada del otoño
sobre los barracones demolidos
(a la sombra del Bosque de las Hayas
la muerte siempre fue ceniza y humo).

Quedan lejos las luces ilustradas
de la ciudad de Weimar, la infinita
pasión por la justicia de Max Weber,
la rosa diminuta y campesina
que emocionara a Goethe, el Doctor Fausto
entre sus viejos libros suplicándole
a un demonio el amor de Margarita
(del apellido Liszt quedan recuerdos
más oscuros: fue la pequeña Cósima
compañera de palco del verdugo).

No se escucha otra voz que este lamento
de la tierra cansada a la que nunca
regresaron los pájaros, que nunca
merecerá otro abono que la infamia
(maricones, ingleses, comunistas,
estrellas de David, cuerpos famélicos,
inmóviles espectros por la vía
decumana camino del trabajo
que si por fin te mata te hace libre).

A principios de octubre estuve en Buchenwald.
Al fondo del recinto estaba el horno
crematorio donde se hicieron viento
los cuerpos agostados, recordaban
en los cimientos placas como flores
metálicas el nombre de los vivos
(de los casi sesenta y dos mil muertos
no guarda ya memoria ni la vieja
película rodada en blanco y negro
que rescató sus rostros del asombro).

Era otoño. Llovía. Había niebla.
El suelo era de barro y maldiciones
y una lenta canción, en el idioma
de la desesperanza, me crecía
como un espino negro en las entrañas.
Recuerdo que lloré. Que me subí
de nuevo al autobús. Con la voz fría.
Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.