martes, diciembre 02, 2008

ÚLTIMO ADIÓS A LA SOMBRA DEL TIRANO

Tuvo que llegar la Ley de Memoria Histórica para que esta ciudad, esta misma que fue calificada por el gallego bajito y sanguinario como "ciudad traidora" por no secundarle en su golpe de estado contra la legalidad democrática, esta ciudad que a pesar de los desprecios que sufrió por ese pecado de haberse mantenido republicana el 18 de julio de 1936 se ha empeñado en rendir culto institucional en imágenes y calles a la dictadura como si tuviera el síndrome de estocolmo o se viera a sí misma como última de Filipinas, retire del lugar privilegiado que ocupa la estatua ecuestre del dictador.
Dice el Alcalde-Ingeniero que aquí no se hará con nocturnidad como en Madrid. Supongo que para presumir de digno y valentón. Pero entorpecerá el tráfico por el centro durante unas horas. Y sobre todo, sigue buscando disculpas para quitar de enmedio el trasto broncíneo: se quita porque hay obras de remodelación, en la versión oficial. No sé si eso le convierte en especialmente aguerrido, pero él mismo en su misma mismidad. ¿Encontrará disculpas para el callejero o simplemente se negará a cumplir la ley en plan borroko?
Al final, uno se queda preocupado por las familias de palomas que desde hace décadas han encontrado acomodo en el símbolo de la represión, y ahora no sé si están las cosas para hipotecarse. Triste porque el pobre caballo se merecería todo un monumento por haber soportado en sus lomos semejante pestilencia durante tantos años. Y contento porque ya nunca más tendremos que pasar al lado de quien encarceló, torturó, asesinó o humilló a tantos hombres y mujeres de Cantabria. Más de 2500 ejecuciones durante la represión que siguió a la guerra. Y echen cuentas de familias afectadas, excluidas, perseguidas ...
No sabemos bien qué día retirarán el trasto, pero dicen por la casona que será antes de Navidad. Podéis seguir los últimos días del tirano en este blog (al que, ups, he robado la foto. Sorry, Penélope jeje):

10 comentarios:

Traveler dijo...

Estoy contento con la retirada, y de acuerdo con todo. Pero creo que es de justicia recordar que en Santoña, donde desde hace ya algunos añitos la alcaldía es socialista, existe un monumento gigantesco al ogro Carrero Blanco. Y nadie dice nada.
¿Será porque no hay lo que tiene que haber, como dice cierto concejal del municipio? Porque al final, aquí los Ppes son consecuentes consigo mismos (fachas y se acabó), pero en feudo socialista...

Mª Gemma dijo...

En el Ferrol si que han sido valientes, ciudad natal del dictador, donde han retirado todos los títulos honoríficos a Franco y a su familia… y recojo las palabras de un político, Pita Diez (BNG)que dice: "una institución democrática no puede tener en el cuadro de honor a un dictador fascista que privó a muchos de los derechos fundamentales de vida y libertad"… mientras en aquí se retirara la estatua, como bien dices, por obras de remodelación…
Por Cantabria hay mucho "Sindrome de Estocolmo"...

Un abrazo

Rukaegos dijo...

Siento estar de acuerdo contigo, Traveler.

Gracias a los dos por vuestro comentario.

Anónimo dijo...

Hombre! recurrir a un político del BNG (imposición del gallego, etc...), para argumentar una reflexión democrática, invita a la risa. Como dijo el otro, manda güevos!!!

Elena dijo...

Será que estoy en un descanso de una agotadora tarde de corrección de exámanes y ejercicios, pero todo en tu texto se me ha hecho eco literario y cinematográfico.

Las palomas y la estatua de Franco me han hecho pensar en El príncipe feliz de Wilde y en su golondrinita, sólo que la estatua del príncipe llora de pena al ver el dolor de sus conciudadanos, ese mismo que ignoró en vida, e intenta recuperar, en un arranque de suicida generosidad, el tiempo perdido, y la estatua de Franco, presumo, tiene tanta vida como el brazo incorrupto de Santa Teresa (qué asquito me ha dado siempre el asunto de ciertas reliquias, y eso que soy fetichista, pero es que no es lo mismo conservar un pañuelo con iniciales bordadas que un huesecillo...glups).

He imaginado, luego, a alguien que, como la madre de Goodbye Lenin, hubiera estado enferma durante un tiempo (ésta, unos meses, el que yo imagino, treinta y tres años)y un día saliera de su convalecencia y se encontrara la estatua de Franco siendo transportada por los aires. ¿Qué pensaría?. ¿Qué aquel engendro que soñó antes de su convalecencia se ha convertido en superhéroe?, ¿ que lo han depuesto?, ¿que acaso era de siempre, en sí mismo mismamente, pura deposición...?

Esto degenera. Reconduzco mi discurso.

Hasta un eco petrarquista he encontrado en tus líneas: "...él mismo en su misma mismidad" me ha traído a la memoria el "di me medesmo meco mi..." del soneto proemio.

Y lo dejo ya, que no pararía y tengo aún mucho que corregir.

En fin... Tengo por seguro que si Dios existe, ese mismo Dios que juzgó sapientísimo al ángel que le trajo el corazón de plomo del príncipe y el cadáver de la golondrinita, tras haberle pedido las dos cosas más preciosas del mundo, no premiaría a ese mismo ángel, si ante esa misma petición le hubiera traído la estatua que ha motivado tu post, ni siquiera si se la hubiera traído tuneada por cagarrutas de paloma que la hicieran parecer algo así como un inofensivo fantasma cubierto de líquenes.

Te dejo un abrazo feliz por la noticia y mis disculpas por el desfase de mis líneas.

Rukaegos dijo...

Elena, sólo tú podrías convertir en pura lírica la sombra del dictador (que es alargada). Y en pura razón, porque dios preferirá siempre el corazón de plomo y las plumas resecas de la golondrina.

Hombre, anónimo, entre Franco y el BNG veo algunas diferencias. A favor del BNG, por supuesto.

Sé que la enseñanza de las lenguas oficiales en las comunidades bilingües es tema sensible y problemático. Pero personalmente no tengo demasiados reparos a las leyes llamadas de normalización lingüística.

Saludos a ambos.

Anónimo dijo...

Encantada de que me cites, me robes y me llames para tomar café...Un beso
Penélope

Rukaegos dijo...

Jajaja, pensaba que l'amour no te dejaría tiempos cafeteros. Pero si me lo pones tan fácil ...

Ñoco Le Bolo dijo...

Disculpas. Solo disculpas para no afrontar la realidad de que un dictador no puede presidir la plaza más representativa de una ciudad... ni nada.
Las palomas le han estado haciendo justicia estos años.
No la suficiente ya que sus deyecciones no son como las de un elefante.
La historia sí que ya le ha hecho justicia, a él y a los que cabalgan todavía con él.

Saludos
_______
_______

Rukaegos dijo...

Gracias por tu comentario, Ñoco. Pues sí, demasiadas disculpas durante demasiado tiempo. Pero parece que por fin podremos dejar de gritar cuando pasemos por delante de la Plaza del Ayuntamiento ese grito tan conocido en Santander de "Ese burro, que baje del caballo".

Una champanada delante de la casona debería ser convocada :) De música de fondo, Mago de Oz y Fiesta Pagana no quedarían mal.

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.