miércoles, diciembre 10, 2008

¿TENEMOS LAS PERSONAS LGTB DERECHOS HUMANOS?

En este diez de diciembre, aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se me viene a la cabeza el interrogante con el que abro esta reflexión.
Han pasado pocos años desde que gays, lesbianas y transexuales perdiéramos en tantos lugares la vergüenza y decidiéramos luchar por nuestra dignidad, por nuestro pleno reconocimiento como ciudadanas y ciudadanos. Una lucha que todavía tiene frentes abiertos incluso en los países socialmente más avanzados. Pero que resulta imposible en países donde la orientación afectivo sexual o la identidad de género pueden ser causas de muerte tanto legales (pena de muerte) como socialmente aceptadas (violencia callejera, escuadrones de la muerte, ...) o en otros donde hay penas de prisión.
Algunos de esos países, en realidad, son una vergüenza para el S.XXI. Y en ellos la propia idea de los derechos humanos presenta un reconocimiento formal hacia el exterior (la mayoría de los países mundiales son signatarios de la Declaración) y una ignorancia absoluta hacia el interior, donde todas y cada una de las libertades y derechos son violados con impunidad y muchas veces con el silencio cómplice de los países supuestamente "civilizados". La propia celebración de los Juegos Olímpicos de 2008 en un país atroz como China debería hacernos reflexionar.
Pero otros países, desde parámetros supuestamente modernos y un cierto nivel medio de protección de los derechos humanos, continúan agrediendo a gays y lesbianas por el mero hecho de serlo. En resumen, les niegan el derecho a la propia personalidad y desde éste, todos los demás.
En estos días ha sido noticia el intento de Francia de provocar una resolución en Naciones Unidas que impida la presencia de la orientación sexual en los códigos penales. No es mucho, y tenemos la seguridad de que muchos países no harían demasiado caso de la misma. Pero sería un paso importante. La noticia, cómo no, ha venido acompañada de los países que a día de hoy se han mostrado favorables a la despenalización de la homosexualidad: todos los de la Unión Europea (a pesar, por cierto, de la posición dubitativa de esa Italia berlusconiana en que se considera que Brokeback Mountain no es una película decente para ser emitida en horario nocturno por la RAI), a los que habría que sumar en Europa Noruega, Suiza, Islandia, Ucrania, Bosnia-Herzegovina, Andorra, Liechtenstein, Croacia, Serbia, Montenegro, Armenia y Macedonia; en América, Argentina, Chile, Brasil, Canadá, Ecuador, México y Uruguay; en Asia Israel y Japón; en África Gabón, Cabo Verde y Guinea Bissau y en Oceanía Nueva Zelanda.
Esperamos que se sumen algunos más, pero debería quedar constancia de las reticencias a la despenalización de la homosexualidad por parte de Australia y el voto negativo a la resolución de los Estados Unidos en los que los teocons darán un último estertor antes de ceder a los demócratas el gobierno, Rusia, Colombia, Venezuela, Perú, China o la India. Más, claro, los países de mayoría musulmana.
También debería quedar constancia de la ofensiva diplomática contra la resolución francesa del Vaticano. Y es que para el pastor alemán y sus huestes, con sus bocas fariseas llenas de presunto amor y respeto al prójimo, no está tan mal que una persona sea ejecutada o encarcelada por ser gay. ¿Para qué vamos a decir más?

2 comentarios:

Alfonso dijo...

Derechos humanos para los humanos... La Iglesia no llegó a firmarlos,creo. Hoy se han desdicho y han aclarado que no quieren la penalización. A ver.. con boca pequeña.
Por cierto, el alcalde de Moscú prohibirá manifestaciones gays, coincidiendo con el festival de Eurovisión, que se celebra allí.
Yo era la UER y les quitaba el festival y lo hacía en Lisboa. Ea.

Rukaegos dijo...

Pues en realidad la UER no debería permitir que su festival se celebrara en una ciudad cuyas autoridades amenazan al posible público asistente.

Pero ya viste cómo somos de coherentes con los derechos humanos y esas cosas: Juegos Olímpicos en China, Eurovisión en Rusia ...

Al final acabaremos por no entender por qué se excluyó a Sudáfrica de los JJOO y otros encuentros internacionales durante años. Visto lo visto, por el apartheid no sería, digo yo.

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.