miércoles, abril 23, 2014

LA LEYENDA DEL PASEADOR DE LIBROS


Le debo esta historia a Patricianuro desde hace tiempo. Podría haber sido un texto cargado de ironía como los de la serie Momentos Estelares, pero hoy es el Día del Libro y se me ha desatado la cursilería, así que lo contaremos por soleares.

Érase una vez un paseador de libros… 

Como sus vecinos, cada día al despertarse tomaba un café rápido, se aseaba y se acicalaba, organizaba los bártulos necesarios para el trajín cotidiano. Pero a diferencia de ellos, antes de salir a las calles rebuscaba con ojos ávidos por las estanterías hasta elegir uno, tres, hasta cinco libros, cinco preciosos camaradas que le acompañarían a lo largo de la jornada. Algo ligero y divertido para los veranos, la poesía obligada en primavera, las novelas densas y confortables para el invierno, quién sabe si algún sesudo ensayo con el que reflexionar sobre el paso del tiempo en las desapacibles mañanas del tardío.

Caminaba con ellos bajo el brazo sin miedo de tropezarse con las farolas, de atropellar a los coches, de arremeter contra los viandantes que, ya conocedores del peligro del deambulatorio personaje, lo esquivaban al paso. A veces llevaba la mirada perdida, como extraviada en un pequeño sueño, como si dudara todavía si se trataba de gigantes o de molinos, quién sabe si saboreando despacio, muy despacio, algunos versos memorables. A veces se paraba, observaba su carga, hay quien juraría haberle visto acariciar los lomos, dirigirse a las páginas con ternura y sobre todo ¡escucharlas! A veces escogía uno y lo abría, lo leía al paso, a la manera de los monjes por los claustros, mientras apretaba entre el cuerpo y el brazo los demás volúmenes. ¿Qué duda podía caber de que estaba rematadamente loco?

El paseador de libros inspiraba cierta ternura en los habituales de la ciudad. Algunos sonreían e inclinaban la frente a su paso, que no iban a perder las buenas maneras por el peculiar encuentro. Había quien meneaba con lástima la cabeza cuando lo veían por las noches pasar frío bajo la estricta luz de una farola mientras su perra corría por el parque ajena a la sinfonía de palabras que estaría cantando entre los brazos de su amo. No faltaban, claro, los indignados, los que le escupían con rabia expresiones como ¡Sobaco ilustrado! o escribían en los foros de internet y en las cartas a los periódicos protestas encendidas contra "ese que saca a sus libros de paseo".

Si al menos vistiera con chándal, si sacara de paseo objetos adecuados para la practica del deporte o maletines llenos de dineros sucios, pero … ¿libros? ¡Por favor! Y es que la lectura ya hacía tiempo que estaba considerada una actividad peligrosa, indecente, prerrevolucionaria. Había quien aseguraba que los libros te ayudaban a sentir, a pensar, a emocionarte, y quién iba a ser un buen ciudadano con semejantes cartas de presentación. Todavía tenía un pase si se realizaba en la intimidad, pero era un escándalo la exhibición viciosa del Paseador de Libros. Leía en las paradas del autobús, mientras los buenos ciudadanos miraban el reloj y el tablón informativo con los horarios aproximados de las diversas líneas; subrayaba un verso y anotaba algunas reflexiones con cuidado entre el Ayuntamiento y Puertochico, seguramente en la línea uno; se sentaba frente a la bahía y devoraba capítulos a la hora de la comida.

A él nunca le importaron esas críticas. Pero le preocupaba la reacción de los libros, tan delicados. Ante algún exabrupto especialmente odioso algunos libros reaccionaban crispándose, llenándose de Realismo sucio, otros perdían el norte y estallaban en delirios surrealistas y en extrañas escrituras automáticas. Los más se replegaban como mimosas hasta quedar reducidos a un pequeño haiku.

Cuentan que con el tiempo la ciudad se fue acostumbrando. Algunos preguntaban al Paseador de Libros la causa de sus extrañas costumbres. Él, paciente, hablaba de la dulzura de la brisa sobre las hojas, del aroma del sol sobre los lomos, de la curiosidad que despertaba la vida en las largas sucesiones de párrafos y palabras, en los beneficios, en suma, que la vida ejercía sobre sus libros, siempre dispuestos a aprender la belleza del mundo. Cuentan también que el Paseador sigue vagando con su carga de libros y que siempre, cuando en cualquier esquina se pierde entre las historias que le cuentan, se le ve feliz, feliz, feliz, como si nada de lo que ocurre alrededor le importara. Aunque el Paseador sabe que todo le importa y que gracias a sus amigos es capaz de darle al universo fragmentos de comprensión, migas de ternura, añicos de esperanza.

*Va para Patricianuro, claro. En el Día del Libro del año del señor de 2014.

martes, abril 22, 2014

IMBÉCILES SIN FRONTERAS: ESPERANZA AGUIRRE, MUGIDOS SEXAGENARIOS



Que Esperanza Aguirre, chulapa, raquerona, desvergonzada, castiza, insulto habitual para la educación más elemental por muy marquesa consorte que nos resulte y para la inteligencia más básica no fuera miembro del cuadro de honor de la ONG Imbéciles Sin Fronteras resulta caso digno de un Expediente X, porque si vienen de lejos sus malos modos, su tobillo estridente y sus disparates, con su reconversión en pobre sexagenaria (que no es lo mismo que sexagenaria pobre aunque, ay, no sabemos cómo se las apañará la mi pobre para llegar a fin de mes) han alcanzado tales habilidades un nivel tan acrisolado de velocidad y potencia que por derecho propio debemos proclamarla ipso facto Imbécil Sin Fronteras de Número con el sillón Nacionalismo Casposo Fast & Furious.

Ella es que lo tiene todo: pregonera de honestidades de difícil comprobación, llega a la presidencia de Madrid comprando esbirros (a un partido, por cierto, que en el pecado llevó la penitencia, tras incluir en las listas por segunda vez para una vida muelle a costa del erario a dos inanes sinvergüenzas, me imagino que Simancas todavía vagará lloroso por los pasillos de casa en las largas noches de invierno clamando Tamaaaaaaayoooooooo, Saaaaaezzzzzzzz ) y tiene la rara habilidad de encontrarse siempre en pleno epicentro de los corralitos corruptos de su comunidad. Aunque lista como es, nunca se enteraba de nada. Ella, claro, considera que el mérito y la empresa privada son esenciales, aunque proceda de la Administración Pública y en ella se haya empecinado en colocar a todos sus cachorrillos, algo lógico viviendo desde siempre (sin un puto duro, según sus finas palabras) de la teta pública y la mamandurria. Ella es, bueno, Espe.

En el pregón taurino de la Feria de Abril, decidió realizar una muestra más de su casposo nacionalismo español excluyente, proclamando propio de malandrines tener una conciencia moral que te impela a la defensa de los animales y a la lucha contra esa bárbara costumbre hispánica de las torturas de toros a las que paisanaje de la calaña de Aguirre proclama Fiesta Nacional Obligatoria. Porque propio de choni liberal debe de ser lo de insultar a todo el que no sostenga tus mismas convicciones, por sádicas que resulten. Los antitaurinos lo somos, dice aquí la Einstein Rubia, porque somos esencialmente antiespañoles y odiamos nuestra cultura.

Porque nuestra cultura poco o nada tiene que ver con la catedral de Santiago, con Tomás Luis de Victoria, con los ilustrados del XVIII (que por cierto consideraban la fiesta de los toros un perfecto ejemplo de lo peor del país) o con la pintura de Miró. Si eres español, o te gustan los toros (las corridas de toros, más bien, quizás habría que decir o sientes un odio atroz por los toros) o eres un traidor a esa patria una grande y libre que sin duda forma parte de los mejores sueños de nuestra imbécil del día.

Y es que doña Aguirre, puesta a la tarea, es capaz de limpiar el censo como la cuestión merece y enviar a las casas de millones de españoles (echen un vistazo a lo que pensamos de las torturas taurinas en los datos del CIS) una orden de expulsión previa retención en alguno de esos campos de internamiento que llaman CIEs.

En fin, para información de maleantes varios, que quede claro que este blog tiene su sede oficial en Uagadugú y que su autor es de nacionalidad atlante. No le vayamos a quitar la sinrazón a la sexagenaria y se nos vaya a enfadar, que tiene un pronto ...

lunes, abril 21, 2014

ESTAMOS LEYENDO … "¡ESTO NO ES AFRICANO1" , de Marc Serena.


Aprovecho la presentación del libro de poemas El subjuntivo errante, de Ramón G del Pomar para echar un vistazo a las mesas y estanterías de la librería La Vorágine, de Santander. Una librería comprometida en la que puedes descubrir títulos que te costaría localizar así de buenas a primeras, sin encargo previo, en otros espacios de la ciudad. Tropezarte con los libros es importante, tiene algo de mágico, los títulos, las portadas son a menudo una invitación que no sabes declinar. Y el libro ¡Esto no es africano! , publicado por Marc Serena en la editorial Xplora era claramente una de esas invitaciones: un viaje por el continente africano a través de los amores prohibidos. Esos amores que son los míos, que siguen cerrando puertas y abriendo heridas a pesar de que hoy y aquí, en el 2014 y en España, seamos sin duda privilegiados, y podamos reducir a la categoría de anécdotas, tristes pero sin más trascendencia, el haber escuchado en nuestros entornos frases que en el libro hubieran sido una condena a la soledad, a la exclusión, quién sabe si un viaje hacia la muerte. Y es que no he podido evitar leyendo algunos de los capítulos recordar aquella  conversación íntima en la que en voz baja (así es como se gestiona oralmente la vergüenza, supongo) un pariente me exigía que cuando saliera en los medios de comunicación hablando de mis cosas (por aquel entonces era presidente del colectivo lgtb de referencia en Cantabria) hiciera el favor de especificar mis dos apellidos para que así él no tuviera que sufrir la vergüenza de que le preguntaran si era su hijo. En fin. Para el baúl de los recuerdos, de los malos recuerdos, perdido entre otros que tal vez dolieran en su momento pero que hoy tienen el valor que merecen: ninguno.

Pero estoy escribiendo para hablar del libro de Marc Serena, para hablar de hombres gais, de mujeres lesbianas, de transexuales masculinos y femeninos, de intersexuales en África. En el continente que se muere de hambre, de sida, de miseria pero también de fanatismo. En un viaje que nos presenta mucho dolor, algunas sonrisas amables y heroísmo increíble al que deberíamos prestar oídos y ayuda desde el opulento norte que a veces habla tanto y hace tan poco.

Egipto, Túnez, Argelia, Marruecos, Mauritania, Senegal, Cabo Verde, Costa de Marfil, Ghana, Camerún, Kenia, Uganda, Tanzania, Zambia y Sudáfrica, enmarcados por dos besos, el primero, el de una mastaba egipcia en la que se representa la intimidad de dos hombres y el último, el de dos lesbianas en un periódico tras la celebración del Orgullo LGTB en Ciudad del Cabo. Todos esos países como muestra de un mosaico lleno de diferencias pero donde el dolor de ser diferente, de estar fuera de la norma social, de sentir la calle como un peligro constante es otra forma más de fraternidad entre los más desamparados. Creo que tardaré en olvidar el nombre de la abogada Alice Nkom, que se deja la vida en la defensa de los homosexuales cameruneses solo porque siente una profunda pasión por la dignidad y un profundo respeto por los derechos humanos, además de un valor inmenso; el de Edinha y Tchinda, las travestis de Cabo Verde que lloraron la muerte de Cesaria Évora y que me recordaron en estas páginas que todo en la vida es morna, nostalgia, dolor, y que esa morna fue una de tantas cosas hermosas que en su lengua materna, el portugués, trajo Leo a mi vida; las palabras luminosas de la esposa del presidente de Zambia, Christine Kaseba-Sata, un luminoso oasis en un continente lleno de odio, donde muestra su preocupación por la discriminación que sufren los ciudadanos de su país por la orientación sexual o la identidad de género, las de Desmond Tutu o el imán de Ciudad del Cabo Muhsin, musulmán, imán y gay casado abiertamente; el dolor terrible de Gloria, que desde hace años no se atreve a salir de su casa en Uganda… 

Aprendo muchas cosas en el libro, recibo mucha información que me invita a reflexionar y que me gustaría poder compartir con esos muros de islamofobia que veo crecer a mi alrededor. Aprendo, por ejemplo, que en toda África las leyes penales contra la homosexualidad proceden de los tiempos coloniales, que en toda África las personas lgtb mejor informadas recuerdan tiempos anteriores en los que el norte musulmán y el sur animista y negro cultivaban una tolerancia mucho mayor que la que se podía encontrar en Europa, una alegría y una esperanza que se fueron extraviando y de las que sólo quedan algunos restos como la costumbre de los matrimonios entre mujeres en algunas etnias de, por ejemplo, Tanzania. Aprendo que el fanatismo religioso no entiende de credos, y que la homofobia criminal se ha ido extendiendo por el norte y este musulmanes de la mano de las interpretaciones más restrictivas y fanáticas del Islam, desde los Hermanos Musulmanes a los Wasabitas, pagados con el dinero fresco del petróleo saudí, de esos saudíes grandes amigos de Occidente y propagadores de odio al por mayor, pero que hunde sus raíces más oscuras y asesinas también en las iglesias cristianas que forman mayorías en países donde las legislaciones son cada vez más represivas e inhumanas, con los pentecostalistas, los evangélicos renacidos en plena furia expansiva con el dinero de los Estados Unidos más extremistas, de los episcopalianos que en África nada quieren saber del aperturismo de su confesión en Occidente, de esos obispos católicos que han provocado innumerables tragedias personales alabando las leyes homófobas e impulsando listados públicos de homosexuales en diferentes países o lo que es lo mismo poniendo a tantas personas en el centro de una diana pública. Aprendo que hay héroes y heroínas, hombres y mujeres que tratan simplemente de vivir y de amar en tiempos y lugares tan oscuros, pero sobre todo que crecen (en buena medida con la santa ayuda de internet) los portavoces de la dignidad, las asociaciones lgtb, los espacios que intentan proteger y dar seguridad a quienes sin duda son hoy los más frágiles entre los desposeídos del continente desposeído. Aprendo que puedo pensar en esos hombre y esas mujeres con esperanza y con gratitud, que gracias a ellos puedo soñar que alguna vez África llegue a ser esa tierra sorprendente y seductora que nos contaba Karen Blixen en el inicio de su Lejos de África, cuando selvas, ciudades, desiertos y sabanas un día lleguen a mostrarse abiertas y hermosas con un arco iris de seis colores detrás de sus perfiles.

Regreso a la realidad después de devorar ¡Esto no es africano! y regreso a mis experiencias y reflexiones personales. Me siento feliz por estar donde estoy, por poder ser quien soy a pesar de algunos dolores que se fueron quedando en la mochila y algunos otros que aún siguen en ella, pero que no tienen punto de comparación con las vidas (dudo si es un exceso incluso utilizar para ellas la palabra vidas) que nos cuenta con un lenguaje ágil, directo y contundente Marc Serena, que nunca quiere ser truculento o tramposo, sentimental, que se limita a exponer lo que escucha, lo que ve, lo que recibe de todas estas historias no siempre terribles y que a pesar de todo nos obliga a exorcizar el dolor de la lectura con alguna lágrima.

Leedlo, por favor. Os va a regalar pedazos de vida, añicos de dolor, perfume de sabiduría. A ritmo de Sodade (ya entenderéis por qué termino compartiendo esta hermosura de Cize).

https://www.youtube.com/watch?v=ERYY8GJ-i0I&feature=kp

miércoles, abril 16, 2014

EN TONO CONFIDENCIAL (SONETO)



La vieja tradición del soneto satírico es una de las mejores aportaciones de la poesía a la historia de la amenidad. Algunas veces yerras en el objetivo, en el fondo o en la forma, pero siempre resulta una manera eficaz de desahogo, y con frecuencia buena fuente de risas. Esta mañana tocaba practicar un poco eso de "Catorce versos dicen que es soneto…"

EN TONO CONFIDENCIAL

Algunas plumas cuentan por ser viles,
por rendir pleitesía a quien las ceba;
así fue desde el jardín de Adán y Eva:
Esta estirpe de los correveidiles

que cuenta sus acólitos por miles
susurra entre los siervos de la gleba
nocturnas confidencias cuando nieva
y riega con insidias los abriles.

Si cambia su memoria, no te asustes, 
que no tiembla verdad con sus embustes
por mucho que la arrastre por el cieno.

Si se acuerda de ti, no te sofoques
que poco han de pinchar, blandos estoques,
las furias de un chismoso cacaseno.

lunes, abril 14, 2014

PRIMERIZAS PRIMARIAS: PASAN DE LARGO LOS TRENES


Pues sí, se terminó el plazo para la presentación de candidaturas a las elecciones primarias restringidas ("abiertas a la militancia" las denominó un genio de la lámpara) en las que el PSOE deberá elegir el próximo 26 de abril, festividad de San Isidoro de Sevilla y natalicio del gran poeta Vicente Aleixandre, a su candidata a la presidencia de Cantabria en los próximos comicios autonómicos.

¿Que se celebrarán el 26 de abril? En qué estaría yo pensando. Primarias con candidatura única son primarias que no tienen lugar. Como por otra parte es lógico si sólo una persona ha dado el paso, ella será la nominada sin necesidad de urnas ni otros procedimientos. 

Era lo esperado y lo calculado. Un anuncio repentino y apresurado tras haber dicho por activa, pasiva y perifrástica que no antes de septiembre para no entorpecer la campaña a las europeas, una extraña necesidad de esconderse tras unas asambleas a las que nadie fue a decidir nada para justificar que las primarias no fueran abiertas (abiertas quiere decir con participación externa, de simpatizantes y votantes) y que se produjeran sólo entre militantes, para que no hubiera constructores, concejales populares o diversas otras criaturas del mundo del Mal que pudieran comprar voluntades y someter al elegido a chantajes o controles. Desde el primer momento todo olía a una operación abierta y cerrada en el mismo momento de su convocatoria. Ojo, que los procedimientos no son necesariamente ni buenos ni malos, ni más ni menos democráticos, así que no cuestiono la legalidad ni la legitimidad de lo actuado o de su tan previsible resultado. Pero sí de su oportunidad.

De la misma manera que en tiempos recientes las Baleares, la ciudad de Barcelona, o la Comunidad Valenciana se convirtieron en foco de la atención informativa y ciudadana por la celebración de sus procesos de primarias , la apuesta contraria en Cantabria ha supuesto un silencio casi absoluto en torno a la candidatura de Díaz Tezanos, los medios han mostrado una indiferencia absoluta, agitada tan solo por las boutades de algunos diputados populares que visto que dentro de su casa no tienen voz, prestan más atención a lo que pasa fuera para criticar procedimientos con los que ellos ni siquiera sueñan. En lo que respecta a la ciudadanía, ante un tiempo en el que ni se ha debatido ni se ha concretado modelo de región alguno, propuesta de transformación y regeneración alguna, más allá de decir que el objetivo es que el PP NO vuelva a encabezar el Gobierno de Cantabria (aunque no se los crea nadie, es mucho mejor elaborar mensajes positivos, asertivos, capaces de generar energía y empatía, del tipo "me presento porque voy a trabajar duro para que el PSOE gane las próximas elecciones autonómicas de Cantabria, para que de esa forma se inicie un tiempo nuevo marcado por las siguientes prioridades … "),  la indiferencia ha sido absoluta.

Saldamos estas primarias devenidas en no-primarias con un pobre balance. No ha habido confrontación, luego no ha habido debate ni propuestas ni modelos ni valores en liza. No ha habido debate, luego no ha habido interés ni hacia la sociedad ni hacia los próximos militantes del partido. No ha habido interés, luego cualquier objetivo que se pretendiera con la convocatoria de estas primarias sea reforzar a la candidata, sea dotarla de un plus de legitimidad, sea abrir otra vez la puerta que da a la calle y tratar de recuperar el pulso y la credibilidad, sea liderar la alternativa se ha pasado de estación y no tomará el tren de vuelta hasta dentro de algunos años. Sólo un objetivo cumplido: presentar a Díaz Tezanos como cabeza de lista, con un alto número de avales, algo más del 50% de la militancia, que a su vez no es tan alto si tenemos en cuenta entonces que casi un 50% , en ausencia de otras opciones, no ha aportado su aval.

Desde fuera, la sensación para los pocos poquísimos que tal vez hayan hecho alguna reflexión sobre la nueva experiencia es clara, que Bonifaz se mira el ombligo y se mueve en una frecuencia que la gente no sintoniza en sus receptores.

sábado, abril 12, 2014

IMBÉCILES SIN FRONTERAS : EPISCOPALES POR MALAGUEÑAS


Desde las Coplas de Esperanza Recortera no habíamos vuelto a tener noticias de La Rulos, esa vecina poetisa y maledicente que parece haber resucitado de su largo letargo con las memeces del incubo de la foto, a la sazón infernal obispo de Málaga, la Bella. Se dice, se cuenta, se comenta, que enfadado con Dios, con el Mundo y con el Papa, ha clamado Jesús Catalá ante un encuentro de escolares y profesores de ascendencia jesuítica contra las leyes españolas que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo y que según él (que no según el Código Civil) permiten que contraigan matrimonio un cónyuge A y un cónyuge B, lo que evidentemente para su enfermiza neurona permite que un hombre y un perro se casen, o un bebé y un anciano. 

En fin, que andaba yo buscando un pitt bull así recio y barriobajero al que requebrar de tiernos amores cuando encontreme con La Rulos que me dijo "pasa del pitt bull y tírate a su dueño chandalero y de mientras, te me lees estas coplas que por casualidad porto en el bolso". 

EPISCOPALES POR MALAGUEÑAS

Un obispo saleroso
clama en Málaga, la Bella, 
ante tiernos escolares
su rabia por malagueñas.

Mezcla peras y manzanas, 
caniches con ballenatos,
las bolleras con marsopas,
los maricones con sapos.

Le indignan los amoríos
de los bebés con los viejos,
que a su dulce paladar
más agradan los efebos

de unos diecisiete años, 
o las virginales mozas
que confiesan sus pecados
con un temblor en la boca.

(eso dicen cardenales
y obispos a troche y moche, 
que provocan los chavales
en cuanto cumplen los doce).

Y es que no hay nada en el mundo
más perverso que las leyes
españolas que permiten
chocho y chocho, pene y pene,

con cónyuges alfabéticos,
aberrantes y enfermizos,
que no hay placer de la carne
si no quieres tener hijos.

Así pues, Catalá dice
que si se te pone duro
y no eres cura ni hetero
el infierno es tu futuro.

Y es que él si quiere firmar
tu condena y tu deshonra. 
Y si esto no place al papa
pues Francisco que se joda.

Ya sabéis la moraleja, 
muchachitos del sur bello:
Torquemada fue aprendiz
del obispo malagueño.

viernes, abril 11, 2014

PRIMERIZAS PRIMARIAS: FLORES DE NO.



El columpio se mueve hacia un lado y hacia el otro, llega casi a volar pero al fin de la oscilación se queda sin energía, mojado, estático, entre sombras. Y llega tras el sí el momento del no.

¿Por qué no? Esa fue la pregunta que muchos de vosotros me hicisteis, tanto que tuve que hacérmela yo mismo. Acumulando algunas reflexiones que ahora comparto, porque creo que como escribí ayer os las debo. Son de diversa índole, a diversos niveles (personal, organizativo, social), probablemente sean todas discutibles, pero son las mías. Con cierto toque de humor y tal vez un puntito de amargura.

Las estrictamente personales son las más directas. Pensar en la posibilidad de entrar a esa competición primaria me produce bastante vértigo. Egos y ambiciones hay de muchos tipos, pero en los míos jamás entro la opción de competir por una candidatura a la comunidad autónoma de Cantabria. Y es que ¿de verdad sois capaces de imaginaros al que suscribe, suponiendo que hubiera habido confrontación y se hubiera resuelto en mi favor, compitiendo en las elecciones autonómicas? Todavía más ¿pero de verdad alguien en su sano juicio es capaz de imaginar siquiera el desastre que le sobrevendría a Cantabria si llegara yo a esa imposible presidencia? También es verdad que algunos me habéis respondido algo así como que si Sieso, Entresotos, Revilla o Diego han ostentado esa presidencia por qué no no. Visto de esa manera, tendríais razón, pero imagino que mis modelos van por otros derroteros. No, definitivamente no me veo. Supongo además que he entrado en esa edad en la que las apuestas son más personales y las ambiciones se van apagando. No tengo experiencia de gobierno, ni siquiera de partido, así que difícilmente podría ahora proyectar un repentino cursus honorum saltándome todos los escalones previos.

Desde la perspectiva orgánica, creo que puedo organizar las ideas mejor, y con un punto menos melodramático y más objetivo. Estamos ante un proceso que no me convence. No me convence en primer lugar porque soy partidario de que se produzca una apertura real, que nos permita dialogar en serio con la sociedad y que dé a la sociedad voz … y voto. Mi apuesta por unas primarias abiertas es clara. No voy a decir, como escucho a veces por ahí, que otros procedimientos no sean democráticos: lo son en la medida en que proceden de normas de organización y procedimiento que nacen de congresos y secuencias estatutarias legítimas. En todo caso tal vez menos democráticos. Tengo la sensación de que participar en un proceso de primarias cerradas ("abiertas … a los militantes" he escuchado decir a un maestrillo de la manipuladora neolengua) sería traicionar esa convicción. Tengo más sensaciones negativas, he vivido procesos internos y sé lo sucios que pueden llegar a ser, hasta he experimentado en propias carnes algunas situaciones desagradables. Podéis llamarlo cobardía si queréis, puede que lo sea, pero en la línea de lo expuesto más arriba, ahora mismo mi motivación para situarme como diana de pim pam pum es tanta como cero. Añado una impresión más, ojalá sea sólo una impresión y esté equivocado, pero creo que todo el proceso de primarias (consultas a los militantes que luego se han querido convertir en otra cosa, adelanto injustificado del proceso a un tiempo preelectoral, estrategias más que evidentes para evitar que haya más candidaturas) nace con la idea de que no sea posible cambio alguno, atado y bien atado. Actuar en esas condiciones supondría dar un plus de legitimidad a quienes creo que no se lo merecen, aunque sólo fuera por el temor manifestado a que se amplíen las bases decisorias o a que los partidos se jueguen con cierto equilibrio y fair play. Actuar en esas condiciones supondría también obligar a mucha gente a realizar apuestas sin futuro y a terminar el día 26 de abril todavía más quemadas y cabreadas de lo que ya están.

Socialmente …  Me pongo en la situación de que, quién sabe, un milagro de Santa Leonisa de Babia, patrona de las precandidaturas imposibles, pudiera ponerme al frente de la candidatura regional. De nuevo os pregunto ¿de verdad sois capaces de imaginarlo? Sé por dónde lloverían en foros, pintadas, puñaladas traperas de todo tipo y condición los palos, lo sé demasiado bien. Me encontraría probablemente sin respaldo partidario (recordemos el caso de Borrell en las primarias nacionales) y frente a un PP de cuyos líderes y voceras tengo la peor de las opiniones posibles. Aquí sí que el juego sería sucio, porque es el único que saben jugar Diego y sus hordas. Y esa convicción me hace pensar que en el fondo a mí me daría igual, en estos contextos "como el toro me crezco en el castigo", de algo tenía que servir la poesía, la cabezonería y la mala leche que a veces me asoma. Pero afectaría a muchas personas a las que quiero, a las que aprecio, y a las que me niego a someter a semejante cadena de basura. Y creedme, sé de lo que hablo.

En resumen, no quiero ser la marioneta, no quiero ser la disculpa, no quiero ser tampoco la causa de una debacle en las urnas ni el pagano de causas ajenas. Puede que simplemente esté encontrando cierta calma personal que no quiero perder. No por esto. No hoy. No así. 

Aunque no quiero que se me vaya este texto sin daros las gracias a quienes habéis pensado que merecería la pena la apuesta, que me animabais y os comprometíais a dar respaldo y apoyo. Sé que lo habéis hecho más desde la amistad, la bondad, la cercanía que desde la razón. Tal vez desde vuestra propia necesidad de buscar salidas a este laberinto. Por vosotros y con vosotros sí que hubiera merecido la pena el combate, pero hay factores que han pesado mucho más.

(Continuará … que si no sale algo en clave de humor sardónico no sería yo)
Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.