miércoles, abril 16, 2014

EN TONO CONFIDENCIAL (SONETO)



La vieja tradición del soneto satírico es una de las mejores aportaciones de la poesía a la historia de la amenidad. Algunas veces yerras en el objetivo, en el fondo o en la forma, pero siempre resulta una manera eficaz de desahogo, y con frecuencia buena fuente de risas. Esta mañana tocaba practicar un poco eso de "Catorce versos dicen que es soneto…"

EN TONO CONFIDENCIAL

Algunas plumas cuentan por ser viles,
por rendir pleitesía a quien las ceba;
así fue desde el jardín de Adán y Eva:
Esta estirpe de los correveidiles

que cuenta sus acólitos por miles
susurra entre los siervos de la gleba
nocturnas confidencias cuando nieva
y riega con insidias los abriles.

Si cambia su memoria, no te asustes, 
que no tiembla verdad con sus embustes
por mucho que la arrastre por el cieno.

Si se acuerda de ti, no te sofoques
que poco han de pinchar, blandos estoques,
las furias de un chismoso cacaseno.

lunes, abril 14, 2014

PRIMERIZAS PRIMARIAS: PASAN DE LARGO LOS TRENES


Pues sí, se terminó el plazo para la presentación de candidaturas a las elecciones primarias restringidas ("abiertas a la militancia" las denominó un genio de la lámpara) en las que el PSOE deberá elegir el próximo 26 de abril, festividad de San Isidoro de Sevilla y natalicio del gran poeta Vicente Aleixandre, a su candidata a la presidencia de Cantabria en los próximos comicios autonómicos.

¿Que se celebrarán el 26 de abril? En qué estaría yo pensando. Primarias con candidatura única son primarias que no tienen lugar. Como por otra parte es lógico si sólo una persona ha dado el paso, ella será la nominada sin necesidad de urnas ni otros procedimientos. 

Era lo esperado y lo calculado. Un anuncio repentino y apresurado tras haber dicho por activa, pasiva y perifrástica que no antes de septiembre para no entorpecer la campaña a las europeas, una extraña necesidad de esconderse tras unas asambleas a las que nadie fue a decidir nada para justificar que las primarias no fueran abiertas (abiertas quiere decir con participación externa, de simpatizantes y votantes) y que se produjeran sólo entre militantes, para que no hubiera constructores, concejales populares o diversas otras criaturas del mundo del Mal que pudieran comprar voluntades y someter al elegido a chantajes o controles. Desde el primer momento todo olía a una operación abierta y cerrada en el mismo momento de su convocatoria. Ojo, que los procedimientos no son necesariamente ni buenos ni malos, ni más ni menos democráticos, así que no cuestiono la legalidad ni la legitimidad de lo actuado o de su tan previsible resultado. Pero sí de su oportunidad.

De la misma manera que en tiempos recientes las Baleares, la ciudad de Barcelona, o la Comunidad Valenciana se convirtieron en foco de la atención informativa y ciudadana por la celebración de sus procesos de primarias , la apuesta contraria en Cantabria ha supuesto un silencio casi absoluto en torno a la candidatura de Díaz Tezanos, los medios han mostrado una indiferencia absoluta, agitada tan solo por las boutades de algunos diputados populares que visto que dentro de su casa no tienen voz, prestan más atención a lo que pasa fuera para criticar procedimientos con los que ellos ni siquiera sueñan. En lo que respecta a la ciudadanía, ante un tiempo en el que ni se ha debatido ni se ha concretado modelo de región alguno, propuesta de transformación y regeneración alguna, más allá de decir que el objetivo es que el PP NO vuelva a encabezar el Gobierno de Cantabria (aunque no se los crea nadie, es mucho mejor elaborar mensajes positivos, asertivos, capaces de generar energía y empatía, del tipo "me presento porque voy a trabajar duro para que el PSOE gane las próximas elecciones autonómicas de Cantabria, para que de esa forma se inicie un tiempo nuevo marcado por las siguientes prioridades … "),  la indiferencia ha sido absoluta.

Saldamos estas primarias devenidas en no-primarias con un pobre balance. No ha habido confrontación, luego no ha habido debate ni propuestas ni modelos ni valores en liza. No ha habido debate, luego no ha habido interés ni hacia la sociedad ni hacia los próximos militantes del partido. No ha habido interés, luego cualquier objetivo que se pretendiera con la convocatoria de estas primarias sea reforzar a la candidata, sea dotarla de un plus de legitimidad, sea abrir otra vez la puerta que da a la calle y tratar de recuperar el pulso y la credibilidad, sea liderar la alternativa se ha pasado de estación y no tomará el tren de vuelta hasta dentro de algunos años. Sólo un objetivo cumplido: presentar a Díaz Tezanos como cabeza de lista, con un alto número de avales, algo más del 50% de la militancia, que a su vez no es tan alto si tenemos en cuenta entonces que casi un 50% , en ausencia de otras opciones, no ha aportado su aval.

Desde fuera, la sensación para los pocos poquísimos que tal vez hayan hecho alguna reflexión sobre la nueva experiencia es clara, que Bonifaz se mira el ombligo y se mueve en una frecuencia que la gente no sintoniza en sus receptores.

sábado, abril 12, 2014

IMBÉCILES SIN FRONTERAS : EPISCOPALES POR MALAGUEÑAS


Desde las Coplas de Esperanza Recortera no habíamos vuelto a tener noticias de La Rulos, esa vecina poetisa y maledicente que parece haber resucitado de su largo letargo con las memeces del incubo de la foto, a la sazón infernal obispo de Málaga, la Bella. Se dice, se cuenta, se comenta, que enfadado con Dios, con el Mundo y con el Papa, ha clamado Jesús Catalá ante un encuentro de escolares y profesores de ascendencia jesuítica contra las leyes españolas que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo y que según él (que no según el Código Civil) permiten que contraigan matrimonio un cónyuge A y un cónyuge B, lo que evidentemente para su enfermiza neurona permite que un hombre y un perro se casen, o un bebé y un anciano. 

En fin, que andaba yo buscando un pitt bull así recio y barriobajero al que requebrar de tiernos amores cuando encontreme con La Rulos que me dijo "pasa del pitt bull y tírate a su dueño chandalero y de mientras, te me lees estas coplas que por casualidad porto en el bolso". 

EPISCOPALES POR MALAGUEÑAS

Un obispo saleroso
clama en Málaga, la Bella, 
ante tiernos escolares
su rabia por malagueñas.

Mezcla peras y manzanas, 
caniches con ballenatos,
las bolleras con marsopas,
los maricones con sapos.

Le indignan los amoríos
de los bebés con los viejos,
que a su dulce paladar
más agradan los efebos

de unos diecisiete años, 
o las virginales mozas
que confiesan sus pecados
con un temblor en la boca.

(eso dicen cardenales
y obispos a troche y moche, 
que provocan los chavales
en cuanto cumplen los doce).

Y es que no hay nada en el mundo
más perverso que las leyes
españolas que permiten
chocho y chocho, pene y pene,

con cónyuges alfabéticos,
aberrantes y enfermizos,
que no hay placer de la carne
si no quieres tener hijos.

Así pues, Catalá dice
que si se te pone duro
y no eres cura ni hetero
el infierno es tu futuro.

Y es que él si quiere firmar
tu condena y tu deshonra. 
Y si esto no place al papa
pues Francisco que se joda.

Ya sabéis la moraleja, 
muchachitos del sur bello:
Torquemada fue aprendiz
del obispo malagueño.

viernes, abril 11, 2014

PRIMERIZAS PRIMARIAS: FLORES DE NO.



El columpio se mueve hacia un lado y hacia el otro, llega casi a volar pero al fin de la oscilación se queda sin energía, mojado, estático, entre sombras. Y llega tras el sí el momento del no.

¿Por qué no? Esa fue la pregunta que muchos de vosotros me hicisteis, tanto que tuve que hacérmela yo mismo. Acumulando algunas reflexiones que ahora comparto, porque creo que como escribí ayer os las debo. Son de diversa índole, a diversos niveles (personal, organizativo, social), probablemente sean todas discutibles, pero son las mías. Con cierto toque de humor y tal vez un puntito de amargura.

Las estrictamente personales son las más directas. Pensar en la posibilidad de entrar a esa competición primaria me produce bastante vértigo. Egos y ambiciones hay de muchos tipos, pero en los míos jamás entro la opción de competir por una candidatura a la comunidad autónoma de Cantabria. Y es que ¿de verdad sois capaces de imaginaros al que suscribe, suponiendo que hubiera habido confrontación y se hubiera resuelto en mi favor, compitiendo en las elecciones autonómicas? Todavía más ¿pero de verdad alguien en su sano juicio es capaz de imaginar siquiera el desastre que le sobrevendría a Cantabria si llegara yo a esa imposible presidencia? También es verdad que algunos me habéis respondido algo así como que si Sieso, Entresotos, Revilla o Diego han ostentado esa presidencia por qué no no. Visto de esa manera, tendríais razón, pero imagino que mis modelos van por otros derroteros. No, definitivamente no me veo. Supongo además que he entrado en esa edad en la que las apuestas son más personales y las ambiciones se van apagando. No tengo experiencia de gobierno, ni siquiera de partido, así que difícilmente podría ahora proyectar un repentino cursus honorum saltándome todos los escalones previos.

Desde la perspectiva orgánica, creo que puedo organizar las ideas mejor, y con un punto menos melodramático y más objetivo. Estamos ante un proceso que no me convence. No me convence en primer lugar porque soy partidario de que se produzca una apertura real, que nos permita dialogar en serio con la sociedad y que dé a la sociedad voz … y voto. Mi apuesta por unas primarias abiertas es clara. No voy a decir, como escucho a veces por ahí, que otros procedimientos no sean democráticos: lo son en la medida en que proceden de normas de organización y procedimiento que nacen de congresos y secuencias estatutarias legítimas. En todo caso tal vez menos democráticos. Tengo la sensación de que participar en un proceso de primarias cerradas ("abiertas … a los militantes" he escuchado decir a un maestrillo de la manipuladora neolengua) sería traicionar esa convicción. Tengo más sensaciones negativas, he vivido procesos internos y sé lo sucios que pueden llegar a ser, hasta he experimentado en propias carnes algunas situaciones desagradables. Podéis llamarlo cobardía si queréis, puede que lo sea, pero en la línea de lo expuesto más arriba, ahora mismo mi motivación para situarme como diana de pim pam pum es tanta como cero. Añado una impresión más, ojalá sea sólo una impresión y esté equivocado, pero creo que todo el proceso de primarias (consultas a los militantes que luego se han querido convertir en otra cosa, adelanto injustificado del proceso a un tiempo preelectoral, estrategias más que evidentes para evitar que haya más candidaturas) nace con la idea de que no sea posible cambio alguno, atado y bien atado. Actuar en esas condiciones supondría dar un plus de legitimidad a quienes creo que no se lo merecen, aunque sólo fuera por el temor manifestado a que se amplíen las bases decisorias o a que los partidos se jueguen con cierto equilibrio y fair play. Actuar en esas condiciones supondría también obligar a mucha gente a realizar apuestas sin futuro y a terminar el día 26 de abril todavía más quemadas y cabreadas de lo que ya están.

Socialmente …  Me pongo en la situación de que, quién sabe, un milagro de Santa Leonisa de Babia, patrona de las precandidaturas imposibles, pudiera ponerme al frente de la candidatura regional. De nuevo os pregunto ¿de verdad sois capaces de imaginarlo? Sé por dónde lloverían en foros, pintadas, puñaladas traperas de todo tipo y condición los palos, lo sé demasiado bien. Me encontraría probablemente sin respaldo partidario (recordemos el caso de Borrell en las primarias nacionales) y frente a un PP de cuyos líderes y voceras tengo la peor de las opiniones posibles. Aquí sí que el juego sería sucio, porque es el único que saben jugar Diego y sus hordas. Y esa convicción me hace pensar que en el fondo a mí me daría igual, en estos contextos "como el toro me crezco en el castigo", de algo tenía que servir la poesía, la cabezonería y la mala leche que a veces me asoma. Pero afectaría a muchas personas a las que quiero, a las que aprecio, y a las que me niego a someter a semejante cadena de basura. Y creedme, sé de lo que hablo.

En resumen, no quiero ser la marioneta, no quiero ser la disculpa, no quiero ser tampoco la causa de una debacle en las urnas ni el pagano de causas ajenas. Puede que simplemente esté encontrando cierta calma personal que no quiero perder. No por esto. No hoy. No así. 

Aunque no quiero que se me vaya este texto sin daros las gracias a quienes habéis pensado que merecería la pena la apuesta, que me animabais y os comprometíais a dar respaldo y apoyo. Sé que lo habéis hecho más desde la amistad, la bondad, la cercanía que desde la razón. Tal vez desde vuestra propia necesidad de buscar salidas a este laberinto. Por vosotros y con vosotros sí que hubiera merecido la pena el combate, pero hay factores que han pesado mucho más.

(Continuará … que si no sale algo en clave de humor sardónico no sería yo)

jueves, abril 10, 2014

PRIMERIZAS PRIMARIAS: FLORES DE SÍ.


El retorno a la disciplina académica como estudiante me ha vuelto a poner en contacto con muchos viejos sueños. Como la locura ultraísta de Gerardo Diego y su poema Columpio , "A caballo en el quicio del mundo / un soñador jugaba al sí y al no". Flores de sí y flores de no entre sus manos, flores de sí y flores de no que me van a permitir jugar en el columpio de regreso a este blog que tan desatendido ha estado.

Empecemos con las "flores de sí". El PSC-PSOE ha iniciado un proceso de primarias para decidir quién será la candidata en las próximas elecciones al Parlamento de Cantabria (¿dije candidata? Huy, si todavía no ha terminado el plazo de presentación de candidaturas a las primarias, y las votaciones no tendrán lugar hasta el día 26 del corriente). Una charla entre amigos en la que quedó patente que no habría confrontación de candidaturas y de ideas me permitió sonreír y dar un primer empujón a un columpio lúdico: anunciar como dejándolo caer que tenía intención de competir como candidato a las primarias de Cantabria, que ya había comenzado a recoger avales. 

Lo que tendría que haberse quedado en esa pequeña broma, en un comentario más en Facebook y Twitter, creció de pronto de manera inesperada. Muchos amigos y compañeros del partido creyeron que iba en serio y se apresuraron a ofrecerme sus avales y a trabajar en sus agrupaciones para provocar un cambio que consideran ya imprescindible, algunas personas que han abandonado la militancia o el voto hablaron de regresar al partido, hasta algunos medios de comunicación se pusieron en contacto conmigo para ver qué había de cierto en la ola que iba creciendo. Y de esa manera, lo que empezó en tono de broma, pronto tomó forma de ligero experimento sociológico. Flores de sí, flores con un extraño perfume a búsqueda, flores que quiero constatar en este primer artículo del tiempo del regreso, reflexionando acerca de por qué hubiera sido buena una candidatura alternativa, por qué tal vez debería haberme planteado ser esa alternativa, al menos de no haber otra. 

El primer pétalo de sí hablaría sin duda de este tiempo incierto que habitamos y que nos habita. La crisis parece afectar a los propios cimientos de un sistema que se nos muestra lejano, agotado, incapaz de resolver nuestra desazón y de aportar unos mínimos de esperanza. ¿El cambio necesario? Tendrá que pasar entre otras cosas por una profunda transformación en los procedimientos y en los actores. Como en el paso del mudo al sonoro, los ciudadanos están agotados de no tener voz y de limitarse a ser espectadores ante una clase política, unos partidos, que sobreactúan pero no convencen. Al contrario que algunas personas a las que aprecio, ni creo que las ideologías estén muertas (me parece que esa afirmación es ideológica por sí misma, me parece que seguramente sea más necesario que nunca hablar de valores y de proyectos, del bosque mejor que de los árboles); a pesar de tantas decepciones y de un hastío tal que ya casi ni siquiera se toma el trabajo de vestirse de crítica, creo que el PSOE puede (probablemente debe) ser un animador activo y un actor solvente en la construcción del nuevo escenario. Pero que tendrá que hacerlo desde una apuesta valiente en la que, es evidente, lo importante son las ideas, pero unas ideas que tendrán que venir acompañadas de credibilidad, y esa credibilidad obliga a tener mucho cuidado con las personas y a ser muy duro con las incoherencias, la corrupción y todos los guiños extraños que han provocado el océano de desafección que nos aturde.

¿Son necesarios nombres nuevos, procedimientos nuevos? ¿Es necesario volcarse en la búsqueda de un nuevo pacto con la ciudadanía que se levante para edificar un tiempo otra vez más justo, estable, leal? Sin duda. Y creo que eso es lo que estaban buscando las personas de dentro y de fuera del partido que, algunas con mucha energía e ilusión, pensaron en agruparse en torno a una candidatura en la que tal vez veían esa semilla de cambio. No estoy de acuerdo en algunas de las cosas que me han dicho, pero sí entiendo su preocupación y su sensación de orfandad, están muy cercanas a las mías.

Pero es que además las primarias son una oportunidad, no una solución, sí una herramienta y una oportunidad, para iniciar ese esfuerzo hacia el encuentro. Por eso creo que no es bueno dejar pasar la ocasión para abrir esa puerta, por eso me pareció y me parece un error no abrir las primarias a los simpatizantes, y por eso pienso que es imprescindible que en las primarias, aunque sean restringidas a militantes, haya confrontación de programas, de ideas, de mensajes, de opciones. Si pasamos este asalto sin ese saludable enfrentamiento habremos quemado otro tren. Y cada vez llegaremos más tarde. 

Sin duda a nuestro alrededor hay mucha gente que necesita sentirse otra vez representada, que quiere tener en la política y en los políticos un amplificador de su voz y una herramienta para que los problemas se resuelvan, gente que necesita impulso y esperanza, que está dispuesta a comprometerse, a trabajar, a seguir dando (esa ciudadanía no es la que ha fallado, desde luego que no) lo mejor de sí misma para hacer de nuestras ciudades, de nuestras regiones, de nuestro país un lugar más habitable. Y como cada vez escucho en más lugares, quienes forjaron el problema difícilmente van a poder ser parte, mucho menos garantía, de la solución. 

Esa necesidad de un discurso constructivo, positivo, social, lleno de ideas, valores y horizontes por alcanzar es sin duda una flor de sí que hubiera merecido un paso al frente.

Pero … 

(Continuará)

miércoles, febrero 26, 2014

ACUSACIONES QUE MATAN


Uno pasa demasiado tiempo solo en su vida real, qué le vamos a hacer. Y como un reflejo, imagino, uno pasa mucho tiempo acompañándose a uno mismo desde diversas estrategias. Pero también busca compañía cotidiana a través de la magia diabólica de las redes sociales, donde uno, que no deja pasar oportunidad de enredar y discutir, se encuentra a veces con debates y afirmaciones que considera injustos, dolorosos y hasta insultantes. 

He elegido para este artículo una imagen para mí terrible: una mujer violada con una especial brutalidad por ser lesbiana y para que deje de serlo. Una práctica común en varios países de África, en especial en la República Sudafricana, bajo el nombre de "violación correctiva". Y me pregunto si no estaré cometiendo un exceso mostrando la lesbofobia socialmente asentada en Sudáfrica, puesto que Sudáfrica es un país de mayoría cristiana (reformada, en este caso). Porque según he leído estos días en las redes, los activistas lgtb somos unos miserables y unos cobardes que no nos atreveremos con el Islam y por eso atacamos sólo a los cristianos, que por lo visto ponen siempre la otra mejilla y son dulces ovejitas cargadas de amorosas y lanosas intenciones. No contentos con nuestra cobardía, al parecer si alguien nos recrimina que nunca hablamos de la homofobia del Islam respondemos que es su tradición y por eso hay que respetarla. Y es que mira que hay que ser malo para no reconocer que la violación correctiva es otra adorable tradición, tan respetable como cualquiera, faltaría más.

El caso es que uno, que desde su insignificancia casi absoluta y su dispersión magna entre temas y preocupaciones varios se atrevería a definirse como activista, e incluso como activista lgtb, intenta recordar cuándo ha dicho semejantes barbaridades, cuándo ha justificado o eludido la homofobia de los países islámicos y no hay manera, que no se acuerda. Intenta recordar cuándo lo ha leído o escuchado en tantos amigos y amigas que dedican parte de su tiempo a la defensa de la dignidad de las personas lesbianas, transexuales, bisexuales o gays y tampoco es capaz de encontrar un solo silencio, un solo disparate. Por supuesto, uno entonces pide pruebas, uno quiere saber. Pero nada, ante la petición de pruebas las respuestas son solamente dos: o el silencio o el demoledor "si no lo quieres ver no lo veas".

Será que los años me acercan a la demencia senil, supongo, o me tienen más despistado y chocho que de costumbre. Pero intento otro ejercicio de memoria y resulta que ahí los recuerdos funcionan bastante bien. En esos datos recuerdo informes y más informes de organizaciones nacionales e internacionales dedicadas a los derechos humanos y/o a los de las personas lgtb específicamente y en ellos, cuando de homofobia se trata, se denuncia la de tirios y la de troyanos, la de cristianos y la de islamistas, la del norte y la del sur, la de oriente y la de occidente, la de los blancos y la de los negros, la de las izquierdas y la de las derechas, la de los comunistas y la de los liberales, la de los cardenales y la de los imanes. Porque se denuncian la violencia, la discriminación, el odio contra quienes amamos de otra manera.
En ese mismo ejercicio de memoria, recuerdo mis propias denuncias en redes, en bancos de firmas, en la calle, y las iniciativas promovidas desde mis perfiles y blog para hacer presentes a los países de la homofobia que no queremos estar callados. Y entre esas iniciativas recuerdo Los jueves por Nemat (hacia las embajadas de Irán, musulmán) y Los lunes un Arco Iris por Rusia (contra las embajadas de Rusia, cristiana), sirvan sólo a título de ejemplo. Recuerdo haberme sentido muy contento en esos procesos por ver a mucha gente a mi lado, a muchos activistas preocupados por la situación de las personas transexuales, de los gays, de las lesbianas en cualquier parte del mundo, de cualquier condición, haber visto a mucha buena gente, a muchos activistas, volcándose en sus pequeños espacios de actuación. Pero también me he sentido siempre muy solo, he echado de menos la implicación de algunos activistas, de algunas organizaciones, sobre todo de muchos amigos, y por encima de todo la de muchas personas que deberían sentirse directamente interpeladas por estas causas.

El caso es que he aprendido a no preguntar a nadie por qué no es capaz de poner una firma, de enviar un mail, de llamar por teléfono, de difundir una publicación, de hacerse una foto, de lucir una escarapela. No, ya no pregunto a nadie, ya no cuestiono a nadie. Cada uno es hijo de sus actos y de sus convicciones. Pero me duele, mucho, y hace que a veces me sienta insultado cuando quienes nunca han estado presentes en esas luchas critican de forma tan amarga como la que he expuesto, y tan falsa, las luchas que sí han sido mías y de muchos más.

No os espero, me gustaría teneros cerca pero sé que no vais a estar. Sé que me diréis que lucháis a vuestro modo, y a lo mejor es verdad, o que lo que pasa es que yo soy un rollo. Lo respeto. No os he preguntado y casi preferiría que no buscarais excusas. Pero, por favor, dejad que los demás hagamos lo que consideramos digno e importante. Si lo hacemos bien o mal será nuestro problema y nuestra responsabilidad. Pero si no vais a ayudarnos, si no consideráis que nuestras guerras sean dignas de vuestro precioso tiempo, por favor dejadnos tranquilos. Y sobre todo, sobre todo, no mintáis, no compréis los manidos y falsos argumentos de Intereconomía, de HazteOír y de otras multinacionales de la homofobia que no dudarían un segundo en aplastaros si pudieran. Porque cada vez que apagáis las voces de quienes sí luchan, dais alas a la homofobia. Y la homofobia cuesta vidas. En Mauritania (musulmana) y en Uganda (católica).

jueves, febrero 06, 2014

EL PERRO QUE SABÍA SONREÍR


Leí hace muchos. muchos años, en un libro sobre perros, que los perros tenían una mímica muy limitada y no eran capaces de sonreír. 

Puede que la característica más entrañable del carácter de Harley fuera su constante y enorme sonrisa. Esa manera peculiar de observar el mundo y de observarme a mí, que de alguna manera me había convertido en el eje de su mundo, con la boca abierta, los ojos brillantes, ávido de caricias, de emociones, de paseos, hambriento de vida.

Porque en la vida de Harley hubo un largo paréntesis, tan largo como nueve o diez años, pasados en jaulas y pendiente de los chuscos de pan y del servicio de caza que le impusieran quienes fueron sus tiránicos propietarios, que no sus compañeros, que no sus amigos. Esos mismos que no le enseñaron a jugar hasta el punto de que no entendía qué era una pelota o para qué diablos podía servir un muñeco. Esos mismos que sólo le debían rozar para hacerle daño, porque al llegar a casa era terriblemente delicado, un simple tropiezo en el pasillo y ya lloriqueaba. Esos que no le estimularon e hicieron que llegara a su calmada vejez sin controlar artefactos tan complejos como las escaleras o las aceras.  Esos que cuando dejaron de verle útil le dejaron en la perrera de CECAPA para que así, abandonado, solo, en manos desconocidas, le dieran el pasaporte al otro barrio en forma de inyección letal. Sí, esos años oscuros en manos de esos oscuros miserables.

Resulta curioso. Fue allí, en la perrera, donde Harley nació de nuevo. Fueron Berto y Sonia, las hadas de SOS Setter, quienes le resucitaron, quienes le rescataron a pesar de que no les querían dejar sacarlo, porque era un viejo que no servía para nada. Unos pocos meses en SOS Setter, un nuevo nombre, y esa sonrisa permanente con la que Harley respondía "gracias" a cada comida, a cada paseo, a cada caricia, y un nuevo viaje, a Santander, para vivir con un Gafapasta, una Poligonera, una Gata Tonta y una Gata Mala y llegar a convertirse en todo un personaje literario, el bueno de Tío Harley, en el blog de mi perra Gin, No sólo de Ginebra vive el hombre.

Un año de calma, un tiempo al que Harley llegó en voz baja. Buscó su espacio en una habitación que no utilizo, se sentaba a mi lado esperando, nunca ladraba, pronto aprendió que habría comida todos los días y no merecía la pena el atracón avaricioso. Como si no quisiera molestar pero necesitara decir a cada segundo "me siento bien aquí". 

De tantos momentos mágicos con Harley recuerdo en especial algunos. Que los primeros días no quería salir de casa, y se mantenía tenso durante el paseo, pero se volvía loco de felicidad y su rabo atizaba el aire cuando se daba cuenta de que regresábamos, de que volvía a su hogar. Que descubrió el mar y descubrió que al nadar no sentía la flojera de las patas y que la bahía de Santander bajo el sol era su pequeño paraíso. Recuerdo cómo cada noche hacía una sentada de protesta en la esquina entre Lope de Vega y Santa Lucía hasta que yo me rendía y giraba en dirección al Mesón Salamanca para pedirle a Fran la "tapa" de pan frito o todavía mejor un par de albóndigas. Tirándose al suelo y realizando volteretas de payaso cuando me enfrascaba en una larga conversación y nos decía "menos palabrería y más cosquillas": Le recuerdo ladrando a las gaviotas como si ya pensara en despejar el camino hacia el cielo.

Le recuerdo sobre todo mirándome, mirándome, mirándome. Como si nunca se cansara de verme, como si tratara de leerme la mente, como si no supiera de que otra forma decirme que cada día se enamoraba de aquella nueva vida en la que por fin sabía que todo su amor era correspondido, como si nunca fuera a dejar de darme las gracias…

Dar las gracias … Harley, ese perro bueno, positivo, educado, sonriente al que era yo quien tenía que agradecer su ternura, su calma. Dar las gracias.

Llevaba un par de días cansado y tenía programado un chequeo general en la clínica veterinaria, porque con los viejos, ya se sabe, mejor prevenir.  Ayer al despertar Harley no estaba en su colchoneta, sino de pie, al lado del cabecero de mi cama, con la cabeza casi sobre la mía. No sé si quería decirme que se encontraba mal o, cortés hasta el final, quería simplemente despedirse. Comió algo, me fui a mis cosas, regresé para llevarle al veterinario y … tras cinco minutos de camino, se desplomó en plena calle. Supongo que es el riesgo de tener un corazón tan grande, que se acaba rompiendo. Dejándonos a Gin y a mí desolados, sorprendidos, tristes sobre una acera gris en la que Harley, sólo ya una mancha blanca, aguardaba a que llegaran quienes tendrían que llevarse su cuerpo.

Esta mañana una amiga escribía en el Facebook que ya estaría en el cielo con Leo y con Glenda. Y de nuevo Harley me hizo sonreír imaginando una mesa camilla en la que Glenda le explicaría que los ingleses visten fatal y el diría que sí, que bueno, pero que aquel té tan rico era cosa inglesa y que Juana de Arco era una chiflada. Mientras Leo escuchaba y les servía unos panecillos con dulce de leche.

Sólo un año nos regaló el viejo Tío Harley Davidson. Tal vez el único año que vivió de verdad. Un año de amor en el que fuimos privilegiados al conocer al perro que sabía sonreír.

http://www.youtube.com/watch?v=xVqU_V26dIE
Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.