miércoles, octubre 27, 2010

PRÓXIMA ESTACIÓN, ROMA


Querido Leo:

En una noche como esta se añora aquella fe enérgica que me fue comunicada por mis padres, que formó tanto tiempo parte de mi identidad y que dejé harto primero de las humillaciones e insultos de quienes se consideran a sí mismos poseedores de esa única verdad que me excluye y más tarde como consecuencia de la pérdida de la cercanía emocional y la aplicación de una mirada más racionalista. Se añora esa fe porque con ella podría pensar que todavía estás conmigo, que estás sonriendo feliz en alguna otra parte del tiempo, del espacio o del espíritu, abrumado por todo el cariño que llega cada minuto para escandalizarse con el adiós obsceno de quien como tú apostaba por la alegría y por la vida. Podría soñar que todo el dolor, que todas las lágrimas que has sembrado con tu ausencia en tantas personas como te conocieron, que todas las lágrimas que siguen abrasándome los ojos serían solamente un absurdo quebranto que cesaría un día, en el momento de la reunión feliz y definitiva.

Tal vez esté equivocado en mi lejanía actual de los asuntos divinos y estés entre mis dedos y entre las teclas del ordenador comentando "Ya está wikipedia -como me llamabas- poniéndose pesado con su blog". Tal vez el viento que hace ruido entre los árboles del barrio sea un eco de tu risa o sean tus caricias las estrellas que apenas se intuyen a través de las ventanas.

En lo que no estoy equivocado es en que conocerte era quererte. Fuiste, eres, ese conquistador inverso que llegó desde las Américas para conquistar arrebatador a nuestro viejo mundo, el viajero que llegó a mi Santander Posible con todo un equipaje de sueños, convencido de que con los pies sobre Europa podrías conocer todas esas ciudades hechas mito que soñabas. Y así cayeron horas felices sobre ti y sobre mí en Lisboa y París, comiendo el mejor chocolate del mundo junto al Sena.

Conocerte era quererte. Y te ganaste tu espacio en el trabajo, ese espacio que para ti fue fundamental, el remanso en el que construías tus propias historias, tus propias redes sin necesidad de que yo hubiera estado presente. Y donde Milagros y Mayka te adoptaron como si fueras una parte de sus propias familias.

Conocerte y quererte. Con la Pandilla Basura de tantos años sorprendida por tu serenidad, tu belleza y esa sonrisa que les enamoraba. Que te quiso de inmediato y que ahora se siente tan huérfana que ya está tramando la planta de un cerezo japonés que te recuerde y te haga siempre flores blancas. Con Miércoles y Glenda eligiéndote para las caricias y los juegos.

Conocerte y quererte. Y saber que dejaste una marca en todos los que disfrutamos del infinito don de la bondad y el amor que derrochabas, que te has marchado sólo un poco porque siempre estarás trabajando en tu mesa de Emilio Bolado, desayunando en el Siboney, buscando coqueto la foto con el perfil bueno.

Decías en tus últimas horas "Dios mío, con lo que yo te quiero por qué me estás haciendo esto".

Tal vez haya otra forma de justicia. La que te ha dejado siempre en forma de fuego entre nosotros. La que te permitirá observarnos satisfechos cada vez que cumplamos uno de los sueños que dejaste extraviados y vuelvas cada día a Uruguay para abrazar a tu madre y a Marilia, cuando Noelia con sus pocos años abra los ojos como platos al descubrir el mar por vez primera. Cuando viajemos juntos, esta vez hacia Roma, y la exploremos juntos, y tu nombre repique en el Foro de Trajano, en la Pietá Vaticana, en las lujosas tiendas y los antros nocturnos lleno otra vez de vida.

Donde estés, donde sueñes, gracias por habernos hecho un poco mejores, un poco más felices. Gracias por haberme dado días llenos de risa y noches llenas de paz. Por ese amor cuyo silencio ya me está rompiendo.

28 comentarios:

ROJO ES EL COLOR dijo...

Ánimo Regino, y fuerza, él está orgulloso de ti. Un abrazo!

Antonio Bezanilla dijo...

Ánimo Regi. Un fuerte Abrazo!!.

Teresa dijo...

Tus sueños eran buenos sueños. No se realizaron pero alégrate de haberlos tenido. Ánimo Regino.

Leopold dijo...

Un fuerte abrazo, estamos contigo.

Mariluz Arregui dijo...

Mucho ánimo, lo siento mucho....

Un beso y un abrazo

Anónimo dijo...

Precioso. Un beso

Olga

Luis Lópec dijo...

Ánimo, campeón. Estoy a tu lado. Abrazo fuerte.

Anónimo dijo...

Lo siento mucho Regino, me he emocionado mucho con vuestra historia, la fui siguiendo con tus notas en el blog sobre Leo, siempre te quedará el haberlo dado todo por el amor...un beso muy fuerte!
la cuadros-kurdos

José L. Serrano dijo...

las palabras me salen siempre por las orejas, hoy solo puedo decir joder, joder y joder

elputojacktwist

Marga dijo...

Tu has amado y sentido,y tambien te has dolido a traves de Leo como much@s habrian deseado y no han podido,porque los sentimientos solo a traves del amor se tienen.
Un abrazo. Marga,alumna de UNATE

Blenda dijo...

Precioso, pero nunca pierdas la sonrisa, seguro que es lo que él quiere ahora. ¡¡¡¡¡¡¡Un abrazo fuerte!

Carola de Lestudi dijo...

un beso volado, Regino

Anónimo dijo...

un beso y toda energia positiva del mundo en estos dias , muy bonito tu escrito , me hiciste llorar

Amélie Poulain dijo...

Siempre nos quedará París...
Un fuerte abrazo y hasta pronto

Cecilia dijo...

Precioso. He quedado sin palabras. Un beso Regino bello.

La Caverna de la Luz dijo...

Me acabo de enterar. Un abrazo y ánimo

Elena dijo...

(He dudado sobre si escribirte en privado o aquí, pero al final prefiero sumarme a esta corriente de afecto y, en cierto sentido, de homenaje a Leo)

Recuerdo perfectamente la primera vez que supe de él. Estábamos en Molinos y tú, en medio de una encendida discusión sobre la mal llamada ley del matrimonio homosexual, aludiste a que le tenías al lado, sulfurándose y pidiéndote que incluyeras sus palabras en tus comentarios. Le imaginé entonces apasionado y reivindicativo.

Después, a través de tus posts, fue sabiendo más. Supe de sus gustos, de sus ganas y de su capacidad para la ternura y la alegría. Pero hasta hoy no le he puesto cara, porque el chico de la foto es Leo, ¿verdad? Hasta hoy no he sabido de su coquetería al posar tratando de dar su mejor perfil (también yo lo hago), de su fe, ni del alcance fatal de su cáncer.

Estoy todavía tremendamente impresionada y a punto de entrar en un claustro, combinación de prisa y de dolor que, me temo, me hace escribir con especial torpeza, pero me estremezco al pensar en tus noches de estos días, así que no he querido dejar pasar las horas... He querido decirte cuanto antes algo bueno, insultante quizá en medio del desconsuelo, pero algo que creo es cierto.

Creo, en fin, que Leo está ya fuera del mísero chronos, en ese tiempo (aión) de los dioses y del arte, el tiempo de la belleza, de los retratos de Rafael y de los tríos de Brahms, a salvo de la vejez, el mal humor y, por paradójico que pueda sonar, de la enfermedad.

Quién sabe... Quizá hasta está viendo ya, ¡al fin!, las verdaderas figuras, y no sólo sus sombras en la caverna.

Hoy, querido Regino, les he hablado a los chicos de la Vita Nuova y hemos introducido la Divina Comedia, y hasta a los más científicos (los tengo de todas las modalidades del bachillerato)y escépticos se les ha encendido la mirada al explicarles que todo ese viaje literario y vital fue en pos de Beatriz, más allá de la muerte y las certezas. La muerte tiene mucho de amor, y el amor una carga importante de muerte, de modo que qué más da Roma o el Cielo, la muerte es travesía y nos podemos encontrar a los nuestros en cualquier puerto misterioso, el día menos pensado, detrás del temblor de un sueño.

Leo está ya del lado de allá, eternamente joven y amado. Seguro que en la Estigia, apasionado y reivindicativo como le conocí, se habrá rebelado, negándose a dejar "la memoría en donde ardía".

Te quiero, Ruka, ya sabes dónde estoy.

Eugenia dijo...

No sé qué puedo decir. Un abrazo enorme.

rojoyverde dijo...

Por un par de comentarios en twitter me dio por pensar que podría ser quien me imaginaba y al entrar lo confirmé.

Lo siento mucho. Mucho ánimo, y un abrazo muy fuerte.

sabine dijo...

Te mando un fuerte abrazo que se une al de tanta gente que te quiere
Un beso
Sabine

ana de la robla dijo...

No digo nada que no sepas. Sólo te dejo un beso.

dani dijo...

No tengo palabras Rukaegos, pero sí un abrazo enorme que te envìo de corazón...

Dani

Anónimo dijo...

Te dejé un comentario ya en Dos Manzanas pero no me resisto a hacerlo aquí también. Las palabras ahora son huecas y vacías resonando el dolor de la pérdida reciente. Te envío mi cariño y aquí estoy para lo que haga falta.
Despotorramiento feroz

Lobogrino dijo...

Un abrazo inmenso, Rukaegos. Siempre a tu lado.

BRUNO6 dijo...

No tengo palabras. Sinceramente.

orfeo boreal dijo...

A mi, tan duro para la poesía, pero tan especialmente amante de esa poesía íntima que es el género epistolar, me has emocionado hasta las lágrimas. Es una despedida llena de belleza. Espero que Leo te envíe muchos días felices y músicas consoladoras.

Alfonso dijo...

Llevo una semana muy ocupada. En trabajo para mi partido y con la cabeza muy mal porque estas fechas me obligan a sentirme triste.
Hoy he ido a un mitin con tu paisano Rubalcaba, al campo de Gibraltar, y por la tarde, fui a llevarle flores, con mi padre, a mi hermana.
Ahora por la noche, echo un vistazo a los blogs que sigo y me encuentro con esto.
La Fe, la fe no quita el dolor Regino, y todo es una puta mierda, en la que los que sobrevivimos tenemos que luchar por hacer a los demás felices. Es lo que tenemos.
Me he quedado traspuesto leyendo.
Te devuelvo aquella llamada que me hiciste. Y sabes que sufro por ti también. Un abrazo desde Jerez.

Agata dijo...

Regino...No sé qué decir.Lo siento.Mucho.Muchísimo.Otro abrazo enorme desde Jerez.Si puedo ayudar en algo.Un beso grande,de corazón.

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.