martes, septiembre 15, 2009

MANDÍBULAS DE CRISTAL
(Opotition mala nene pupa)


No deja de resultarme curiosa la rueda de prensa ofrecida por Eduardo Arasti para explicar a los medios que la oposición socialista es mala y que en los boletines informativos del Grupo Socialista del Ayuntamiento de Santander se insulta y se injuria al Alcalde de la Muy Noble y Muy Leal y su equipo de gobierno. Y en concreto, reseña el Diario Montañés que en opinión de Arasti «La campaña de desprestigio e insultos emprendida hace dos años por el PSOE ha llegado al insulto y a las injurias, con el envío de un panfleto demagógico y propagandístico a los santanderinos, en el que se ataca sin piedad al gobierno municipal del PP y se burla del alcalde y de otros compañeros de corporación. Y todo con dinero público de este Ayuntamiento».

Al parecer, los gravísimos insultos que profiere el Grupo Socialista en su boletín, que han obligado al muy digno equipo popular a solicitar la comparecencia de la prensa a modo de damiselas decimonónicas y ofendidas tienen que ver (sigo utilizando el DM como fuente) la portada del boletín de septiembre, en la que se representa al Alcalde-Ingeniero y a su portavoz como Don Quijote y Sancho en su lucha contra los molinos a los que confunden con gigantes. Pero no para ahí la alevosa alevosía de los malísimos socialistas santanderinos, que se atrevieron a escribir en el boletín de agosto "de la Sorna" en lugar de "de la Serna", en el de julio mencionan la "nula capacidad de gestión del alcalde" y en junio, oh, recuerdan que se cae parte de una casa en Santander y señalan que "Por desgracia, eso no es novedad" (Y no lo es. Que continúa en la memoria de los santanderinos la tragedia del derrumbe del inmueble del Cabildo de Arriba).

Parto del hecho de que a mí, personalmente, siempre me ha gustado la política de guante blanco, la de las propuestas, los proyectos y los argumentos, la de las ideas. Pero llevo mucho tiempo contemplando una pelea poco edificante en la que por cierto el Partido Popular a nivel español, regional y local ha llevado la cabeza durante mucho tiempo. Frente a las acusaciones de "traidores" o "terroristas" que con frecuencia les hemos escuchado (sirva como ejemplo), frente a los lamentables espectáculos ofrecidos en las bancadas populares del Parlamento de Cantabria, más propias de un gallinero revuelto o del Parlamento de Taiwan, escuchar lo dolidos que los populares se encuentran por una caricatura, una paronomasia y un par de constataciones resulta cuando menos sorprendente. Máxime cuando podrían revisarse los diarios de sesiones para recordar cuántos comentarios humillantes de mucho peor gusto e intención han dirigido los populares a los asientos socialistas a lo largo de muchos años.

Pero claro, es posible que De la Serna o Arasti se tengan en tan alta estima a sí mismos que el más nimio comentario les cause una profunda herida en el ánima. Cosas que a veces les pasan a esos matones fuertotes que siempre ganan y a los que les gusta pegar pero que si reciben un solo golpe se rompen, fenómeno que en el mundo del boxeo describen como "mandíbula de cristal". Estaría bien que entendieran que la labor de la oposición es hacer oposición, criticar. Estaría bien que entendieran que a veces la broma permite realizar las críticas con un poco de mala leche pero con más ligereza. Estaría bien que se estudiaran la calificación del Código Penal para el delito de "injurias", porque me parece que se les está escapando la olla fuera del tiesto. Y de paso recordarles que precisamente el "animus iocandi" excluye en nuestro Ordenamiento el tipo de la injuria. También el "animus criticandi". Estaría bien que no se fueran tan delicados de pellejo y se enfrentaran a las críticas con un poquito más de cintura.
¿Que la función de la oposición es ofrecer propuestas y colaboración? Claro. ¿Se piensan que por ejemplo el funicular del Río de la Pila se les ocurrió a los populares?¿O las escaleras mecánicas como medio para salvar los accidentes geográficos de nuestro trazado urbano? No. Fueron propuestas al pleno de los socialistas que en su día se respondieron con carcajadas por los al parecer educadísimos populares, jaleando al anterior alcalde mientras decía "Hala, Sotuca, calla y no digas más payasadas". Puro respeto el que ofrecen, en su permanente insulto a quien no está con ellos. Pura hipocresía, como siempre, cuando desde sus filas tantas acusaciones cobardes y anónimas se vierten en confidenciales y foros de internet. Pura necesidad de hacerse fotos y ganar espacio en la prensa cuando la escasa gestión no permite salir de otra manera.

Gran titular de prensa, oh, sí: "Mamá, opotitión mala, pupita nene, jo".


3 comentarios:

Traveler dijo...

Es lo que tiene tratar con almas sensibles: cualquier mala palabra los lleva a la lágrima...
Da risa lo de Arasti, la verdad. Como bien dices, no hace tanto que Piñeiro se chuleaba, allí repantingado, y trataba de ridiculizar a la oposición mediante los insultos más zafios.
Ahora son mariposas de otoño, los colegas.
(¡Qué pena de oposición municipal, caray!)

Teresa dijo...

Esto si es escribir con finura. Y agudeza.Y su puntito de mala leche pero elegante. Bien por tu blog.

Rukaegos dijo...

Gracias por vuestras aportaciones a los dos. Traveler, has citado a todo un adalid del respeto al adversario político: era estupendo verle dar instrucciones a las diputadas populares para que alzaran su coro de ménades indignadas y faltonas.

Teresa: Gracias por tus palabras. Un poco de mala leche siempre viene bien, ¿no te parece? Bienvenida siempre que quieras.

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.