viernes, marzo 27, 2009

EL FONDO ESTATAL DE INVERSIÓN LOCAL Y EL CURIOSO CASO DE LOS LIBERALES INTERVENCIONISTAS NACIONALISTAS

Aprobó ayer el Pleno del Ayuntamiento de Santander instar al Gobierno de España para que se comprometa a garantizar que los empleos creados con las obras adjudicadas con cargo al Fondo Estatal de Inversión Local (ése que tan poco gusta al PP pero al que se han apuntado como alma que pierde el diablo) procedan del Servicio Público de Empleo del propio término municipal en el que se realicen las obras.
Se aprobó la propuesta por unanimidad, tras aceptarse la enmienda del Grupo Municipal Socialista que proponía que en lugar de pedir al Gobierno que esta medida no fuera una "obligación" sino un "compromiso". Que si galgos, que si podencos, vamos. Para una iniciativa que personalmente no me gusta nada de nada. Y que por cierto es contradictoria con el presunto Liberalismo de los populares.
No me gusta la propuesta por demagógica. ¿Quién es santanderino? ¿El que está inscrito en el INEM en Santander? ¿Y qué pasa si vive fuera de Santander pero se apunta en la capital? ¿Y si vive en Santander pero es de Galapagar o de Marrakech? ¿Y quien nació y está censado en Santander pero vive y está parado en Valencia es santanderino? ¿Y si el inscrito en el INEM de Santander ofrece a la empresa menos garantías como trabajador que el inscrito en Bezana o Laredo?
No me gusta la propuesta por manipuladora. Es una iniciativa nacional, del Gobierno de España, la de crear el Fondo de Inversión Local, y por eso debe suponer un beneficio global, abierta a toda la ciudadanía. Creo que ha sido respetuosa la iniciativa con los municipios al financiarles las obras que ellos mismos determinaron, a partir de sólo unos pocos requisitos. Pero no creo que corresponda a los ayuntamientos una exigencia sobre las condiciones en que se contrata. Personalmente, me parece que se trata sólo de sumar puntos para el equipo de gobierno de Santander apuntándose como un tanto propio uno que no les corresponde. Una vez más, un lavado de cara, un ejercicio de imagen, para el mediático Alcalde-Ingeniero.
No me gusta la propuesta por insolidaria. Y me parece mentira que quienes se pasan la vida criticando las gestiones y políticas descentralizadoras, quieran ahora convertir cada municipio en un taifa que se desentiende de su responsabilidad común. Convertir la Doctrina Monroe en Doctrina de la Serna, Santander para los santanderinos, me parece una actitud incómoda y hasta peligrosa. Y que además puede plantear problemas complejos: ¿i la empresa que gana el concurso es de, pongamos, mi Reinosa querida deberá enviar al paro a sus trabajadores campurrianos para sustituirlos por capitalinos pata negra?
No me gusta la propuesta por cínica. ¿Echamos un vistazo para saber cuántas empresas de fuera de Santander e incluso de fuera de Cantabria trabajan o han venido trabajando para el Ayuntamiento de Santander en las últimas legislaturas? ¿O es que cuando el equipo popular decide o contrata ya no prima ese supuesto derecho de pernada de los ciudadanos de Santander?
Me sorprende la iniciativa en los sedicentes liberales, porque es realmente curioso ver cómo renuncian a sus supuestos prinicipios (sería cuando menos curioso ver a ciertos prohombres y promujeres explicar cuál es su ideario y fundamentarlo) y se apuntan al intervencionismo localista. Y por cierto, tampoco es que me quede muy claro el apoyo a la propuesta por quienes tienen según esos mismos principios basados en el interés general, la ausencia de discriminación, la igualdad de oportunidades.
En fin. Que si esta medida no se va a aplicar a las políticas internas del Ayuntamiento, primando a los santanderinos sobre el resto de ciudadanos del Estado ganando así por exceso a las más radicales propuestas nacionalistas, me parece como poco una propuesta hipócrita y punto menos que un brindis al sol.
Vamos, por si no había quedado claro, que las sectas geográficas no me gustan. Que no me gusta la propuesta.

3 comentarios:

Alfonso dijo...

Por aquí abajo también pasan estas cosas ¿no estarán buscando los ayuntamientos que se censen las gentes en sus municipios?
De todas formas, ser de Santander supongo que será como ser de Jerez.
Dijo aquí uno el otro día, que los gaditanos nacemos donde nos da la gana, por la manía de determinada gente de ser tan localistas por el hecho de nacer.
Y luego rajamos de los vascos y los catalanes.
En el fondo, somos todos iguales.

Nacho dijo...

Ese es uno de los efectos mas divertidos (permiteme verle el tono jocoso) de la famosa subsidiariedad, en sus formas mas grotescas de localismos, regionalismos y, si quieres, nacionalismos.

Es una pena que hasta para esto reneguemos de nuestra historia y de los terminos que esta a acunnado: "taifas".

Quizas llegue el dia de que algunos "lloren como mujeres lo que no supieron defender como hombres" (pido perdon si alguien ve algo denigrante en la alusion, no tengo tiempo para pasarle el "rodillo del impacto de genero" a la cita; en todo caso, como fue dicha por una mujer, supongo que este sera suficiente desagravio, "n'est pas?').

Un abrazo

Nacho

Rukaegos dijo...

Si está claro, Nacho, alguna vez teníamos que estar tú y yo de acuerdo jajajaja :)

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.