martes, agosto 16, 2011

DIVERGENTES, CONVERGENTES, PARALELAS



Continúo con una extraña confusión en la cabeza acerca de lo que viene ocurriendo en España con el llamado Movimiento 15-M, con sus diferentes ramificaciones, extensiones, crecimientos y decrecimientos. Y será esa confusión sin duda la que no me ha permitido encontrar el tono adecuado para referirme a uno de los grandes temas de la temporada hasta ahora. Ahora que continúo confundido, pero que sí tengo un par de sensaciones más o menos claras.

La primera de ellas es que algo parecido al 15-M tenía que estallar en algún momento y por algún lado. Quienes leéis el blog de forma habitual, sabéis que he mostrado mi malestar con la baja calidad de la democracia española, con la corrupción, con ciertos vicios vivos en el funcionamiento interno de los partidos (por paradójico que eso pueda resultar con mi militancia en el PSOE), y que son bastantes las reflexiones dedicadas en este espacio virtual a ese malestar que entonces estaba latente. Son muchas las causas que explican la movilización cívica de estos meses atrás. Algunas interesadas y con claros padres y padrinos, otras probablemente equivocadas, injustas o desinformadas, pero muchas, la mayoría, certeras y merecedoras de atención, reflexión, debate y respuestas. Queda por saber cuál pueda ser el camino por el que este movimiento, que se reconoce a sí mismo como horizontal, espontáneo, desestructurado, tenga por recorrer y cómo vaya a materializar el rumbo. Pero ya una amiga, entusiasmada en los primeros momentos, tardó poco en afirmar que si continuaba yendo a las movilizaciones en Santander era porque tenía por el 15M el mismo cariño que sientes por una relación con la que has pasado muchas ilusiones y mucho amor pero de la que ya no esperas nada. Un nada que puede haber perdido pie en los incidentes de Madrid de hace un par de semanas, en un ridículo juego sin más que un norte simbólico y más que discutible.

De todas maneras, no quería hablar tanto del 15M y menos desde esa perspectiva bastante desencantada (comparto muchos de los análisis y preocupaciones esenciales de los indignados) como de una segunda sensación que confirmé hace unos días, en un encuentro formativo organizado por las Juventudes Socialistas de Cantabria para analizar el 15M y al que amablemente me invitaron. Coincidimos allí algunas personas que habían participado de una manera o de otra en el 15M de Cantabria con otras que procedíamos de tres de las grandes cuevas de trolls malvados, sindicatos, partidos, prensa. Y era inevitable que en algún momento los chicos y chicas de JSC plantearan una pregunta que probablemente era LA pregunta. ¿Cómo era posible sentarse a dialogar, dar respuestas a las inquietudes del movimiento, articular un cambio que pudiera colmar una parte de sus expectativas y mejorar la calidad de la democracia española?

Me temo que la respuesta fue la que yo ya sabía o al menos intuía: no existe esa posibilidad de encuentro. Y no fuimos los trolls los que cerramos la puerta, sino las propias voces del 15M las que dejaron claro que se hablaba de un espacio imposible (aunque de alguna manera allí mismo se estaba haciendo posible ese diálogo). Y es que el desprestigio del sistema y sus actores es tal que ha devenido en falta absoluta de credibilidad, sin que importe demasiado ya qué parte de ese desprestigio es responsabilidad de los políticos y los medios y qué parte es inducida por un estado de crispación continua querido e interesado, que tiene claros beneficiarios.

Entiendo que el lema que Alfredo Pérez Rubalcaba ha elegido para su nueva andanza, Escuchar, hacer, explicar , es acertado y habla cuando menos de un oído abierto para todo lo que se ha estado proclamando en las calles y plazas españolas. Van cambiando las circunstancias políticas, y esos tres verbos reúnen alrededor de un único eje un espíritu de reforma que hoy veo como imprescindible. Escuchar, porque los políticos han vivido mucho tiempo girando sobre su propio ombligo, con una preocupante sordera y una a veces alarmante falta de sensibilidad; Hacer , porque obras son amores, y se echa muchas veces de menos la concreción de las ideas y valores que supuestamente alimentan la estructura y el alma de cada partido; Explicar , porque el mismo marco autorreferencial de los ombligos políticos ha olvidado que tanto en las duras como en las maduras se debe respeto a la inteligencia y al sentido común de la sociedad, y ni se pueden ni se deben hurtar los escenarios, presiones, chantajes, circunstancias y causas de cualquier decisión pública, sea buena o restrictiva. Y creo que de verdad es una propuesta sincera, que nace del deseo firme de recuperar el pacto cívico entre los políticos, la política y la ciudadanía y de sanar las dimensiones más oscuras de la democracia a la española (de la misma manera que otros prefieren descalificar y sostener la sordera).

Después del 15M me temo que ese camino no vaya a suponer encuentro alguno, y necio sería emprenderlo por el mero intento de satisfacer a un colectivo que se muestra completamente opaco. Hay que emprenderlo por el bien de la sociedad, por el bien de un modelo político en el que muchos seguimos creyendo y que ha traído muchas más cosas buenas que malas, por la dignificación de la actividad pública (es insostenible que muchos de los mejores prefieran mantenerse a una prudente distancia para no "mancharse", es una sangría de ideas y de competencias que no podemos permitirnos), por la vocación constante de trabajar para el servicio cívico y por la aplicación de un principio que anima la pedagogía del movimiento scout, la de cerrar tu presencia en un espacio dejándolo como mínimo tan bien como lo encontraste y si te es posible mejorarlo. Hay que emprenderlo por una vía paralela cuyo destino sea probablemente el mismo y con la ilusión y la esperanza de que tal vez llegue un momento en el que el encuentro y el necesario pacto social sean posibles. Unas vías paralelas que no serán los deseables trazos convergentes pero al menso servirán de corrección a los trazados divergentes que han ido pudriendo el sendero.

¿Y cuál es esa vía? No soy yo quien ha de tener las respuestas. Pero me atrevo a apuntar un compromiso vital y ejemplar con la Socialdemocracia, una apuesta radical y firme con la preservación del estado del bienestar. Cómo no, una actitud exigente e irrenunciable a la ética pública, que se muestre como ejemplar contra los propios errores y desviaciones de poder. Y claro, una profundización en las claves participativas y la transformación institucional para emprender una reforma del sistema que permita sentirlo como transparente, cercano, cívico, representativo, eficiente.

Porque sea posible la convergencia o debamos conformarnos con el paralelo, o conseguimos que se disipen un poco las sombras o pintarán bastos durante mucho tiempo.

6 comentarios:

Patri-cia dijo...

Y el caso es que hay un par de partidos políticos que en su programa llevan la mayor parte de las reivindicaciones del 15M, uno de ellos desde hace muchísimos años.
Aunque, eso sí, el de Rubalcaba no es uno de ellos.

Rukaegos dijo...

Algo que no parece importar demasiado a los del 15M, porque recibieron al líder de ese partido con las uñas. O sea, que seguimos en la misma: se trata de una profunda aversión por la clase política que no parece tener respuesta en positivo y sí un claro beneficiario. Lo que sigue sin importar a la hora de considerar legítimas y necesarias algunas de sus propuestas y de considerar imprescindible que se tomen en cuenta sí o sí y ya o ya.
Puede, eso sí, que no se hayan dado cuenta de que algunas de esas reformas exigen ley orgánica, por tanto mayoría cualificada y por tanto no son posibles no ya sin el concurso del PSOE (que creo que avalaría algunas de ellas y se le podría forzar -por fin- a otras) sino sin el del PP. Con el que está claro que no se va a contar de ninguna de las maneras.

Anónimo dijo...

¡Hola Regino!He conocido tu blog, lo de convergentes , divergentes , y paralelas,tiene mucho significado de vidas, seguiré tus escritos así tendras otro lector .Un beso.Leonor

Rukaegos dijo...

:) Gracias Leonor y siempre bienvenida

jcabezonalonso dijo...

Llevaba unos días despistado sin acercarme por aquí y he tenido que dedicarte un rato. No es tiempo perdido.

Rukaegos dijo...

Siempre es un gusto tenerte de visita, Jesús. Y a ver si nos tomamos un café fuera de las redes jeje :)

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.