sábado, octubre 04, 2008

BUENOS DÍAS, TRISTEZA

Estoy seguro de que debemos agradecer al ministro Corbacho sus desvelos para que haya menos trabajadores extranjeros en nuestro país y así tratar de contener las consecuencias que para el desempleo está trayendo la crisis. Estoy seguro de que todos los agentes y administraciones que intervienen en el largo y costoso papeleo que se requiere para tramitar la entrada en España de un trabajador extranjero obran con eficiciencia máxima, y que debemos agradecerles también sus estrictos controles. Estoy seguro de que los empresarios que conozco que en estos tres últimos meses estaban buscando trabajadores sin encontrarlos son unos ogros que incluían entre las condiciones el derecho a escupir a sus camareros y por eso siguen sin cubrir la vacante. Estoy seguro de que nuestras autoridades son conscientes de que estamos haciendo imposible la llegada regular a nuestro país y, con ello, de que estamos animando a la arribada de trabajadores irregulares que seguirán alimentando el mercado negro del trabajo precario.
Estoy seguro. Aunque la famosa imagen del efecto mariposa nos dice también que hay muchas pequeñas historias que Corbacho, los funcionarios, el Gobierno y los empresarios ignoran. O que en realidad les importan bien poco. Las pequeñas historias de quienes no quisieron iniciar una aventura clandestina y llevan tiempo intentando transpasar nuestras fronteras con sus papeles en regla.
Leo es uno de ellos. Alguien que confió en mí para realizar los trámites que por fin nos permitirían estar juntos. Ha chocado primero con la actitud de empleadores que aun reconociendo que están teniendo auténticos problemas para encontrar trabajadores (hablo de hostelería), no están dispuestos a mover un par de papeles. Ha chocado con conocidos (antes estaban archivados en la categoría amigos) que al conocer la necesidad de esa oferta de contrato cambiaron de tema de conversación a la velocidad de la luz. Hablo de oficinas que revisan una y otra vez los papeles y siempre encuentran un fallo, pero siempre se olvidan del más importante, ése que reservan para anunciarlo cuando ya no hay tiempo material para solucionarlo. Hablo de bienquedas que te recogen la documentación y te la devuelven dos semanas después diciendo que les han dicho que no en la Oficina de Extranjería (cuando es evidente que ni siquiera lo han intentando, porque ni siquiera han pedido algunos documentos que tiene que aportar Leo) pero así tranquilizan su conciencia y pueden seguir pidiendo favores.
Ha chocado también con un imbécil que a pesar de quererle tanto ha sido incapaz de llevar a buen puerto la empresa, porque algún absurdo sentido de la justicia le ha empujado a hacerlo según sus medios, conocimientos y amistades, y no enredando por las puertas traseras que, sin embargo, dan tan buenos resultados.
En fin. Que cuando por fin todo parecía estar en vía de solución, una vez más se pide ese papel imposible y esencial en el que sin embargo nadie había reparado antes (ni siquiera la documentación que te piden de manera oficial). Y por tercera vez, la esperanza se rompe.
Tengo que dar las gracias a las personas que sí nos han estado ayudando. Sé todo el tiempo que han invertido, todos los esfuerzos y seriedad. Y sé también que no me voy a olvidar de lo que han hecho.
Pero en estos momentos estoy roto. No veo una salida y empiezo a pensar que no tiene sentido haber luchado por tantas cosas en mi vida, haberme olvidado tantas veces de mi propio interés para trabajar por una sociedad más justa, más dinámica, más abierta. Y creo que tal vez lo que deba venir sea colgar las armas y pasar a la reserva de los cuarteles de invierno. Claro que hay muchas cosas por construir.
Pero me estoy encontrando con un pensamiento de Emma Goldman, anarquista y feminista estadounidense: "No me interesa tu revolución si no puedo bailar en ella".
Y es que si ese mundo mejor no es mejor también para cada uno de nosotros, ¿sirve de algo?
Os dejo con Pastora, que ha dicho mucho mejor que yo mi estado de ánimo.

15 comentarios:

Nacho dijo...

Hola Rukaegos,

Hacia tiempo que no te dejaba unas lineas. Pero dado lo deliciosamente imposible que te pones, incluso cuando escribes con tristeza, si no con rabia, no he podido si no recordar un comentario que ayer me hacia otra deliciosamente improbable persona: "recuerda, Nacho, que el Renacimiento se hizo por encargo..."

Como no creo que necesites hoy discusiones (pseudo)profundas sobre ese u otro tema (y, en cualquier caso, yo tampoco tengo el cuerpo entonado para ellas), lo dejo aqui.

Un abrazo

Nacho

Rukaegos dijo...

Digamos que mi lado Drama Queen aflora de vez en cuando. Gracias por estar ahí, y ya debatiremos en otro momento que sea un poco mejor para ambos :)

rojoyverde dijo...

Pues pocas veces comento en un post tan personal... pero creo que aunque nada más sea por darte ánimos, merece la pena.

Hace tiempo te leí tirar la toalla, cansado del Santander Posible que no llegaba; pero tiempo después volviste a estar ahí, y sigues.

No te veo de ser de aquellos que tiran la toalla ni de estar en segunda fila.

El Santander Posible, la Revolución, la España de todos y todas lo hacemos nosotros y nosotras. Desde abajo hacia arriba tenemos que ser capaces de transmitir nuestras inquietudes, y promover un cambio hacia una sociedad más justa, más igualitaria, más solidaria.. mejor al fin y al cabo.

Ánimo. Un abrazo.

Elena dijo...

Excuso decirte, Ruka, que si hay algo que pueda hacer desde Madrid no tienes más que decírmelo. Ya sé que cualquier niño de cinco años se maneja con la burocracia mejor que yo, pero ya sabes que en nombre del amor me pongo de puntillas y aguardo las colas que haga falta y toco a las puertas que sea necesario. Además, tengo una buena amiga que se ha visto durante años en una parecida (él es dominicano y al final se han casado para dejar de padecer), así que lo dicho: aquí estoy.

Si el placer ante la belleza material de la amada pudo conducir a los renacentistas amigos de Nacho a la mismísima idea de Dios (menudo morro le echaron esa panda de neoplatónicos...), unas cuantas colas, unos cuantos papeles y toneladas de paciencia y de lágrimas os conducirán a Leo y a ti, sin duda, a estar juntos.

No te desanimes, menos aún te rindas.

Un besazo,

Elena

(Ruka, alégrate, Nacho, entónate, que os siento ya lo bastante cerca como para que en los días en que estéis tristes o desentonados me contagiéis sin remedio).

Mª Gemma dijo...

Regino he sentido al leerte tu pena y rabia, si en algo puedo ayudar, ni lo dudes... me lo haces saber a través del correo – email, pinchas encima de la imagen de mi perfil...

No tires la toalla...

Un abrazo

frantic dijo...

Todos hemos tenido momentos de "haga usted una revolución para esto" y ganas de mandarlo todo al carajo y volvernos tan hijos de puta como esos a los que vemos que les va tan bien, o eso no parece.

Pero no podemos, está en nuestra naturaleza ser como somos.

No lamentes hacer las cosas como las has hecho. Lo hiciste con todo tu corazón y por un motivo noble. Algún día recogerás los frutos.

Ánimo y un abrazo a los dos.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Regino, ¿no sabes que yo llevo este tipo de temas? Pensé que eso ya estaba resuelto. Llámame el lunes sin falta, o te pasas por mi despacho y lo hablamos.
Beso.

Alfonso dijo...

Ay rukaegos, quién dijo que las cosas son fáciles... lo que hoy parece no tener solución, pues puede tenerla pasado un tiempo, aunque nos engrezcan la vida.
Es verdad, entran ganas muchas veces de mandarlo todo a hacer gárgaras pero ¿qué sería del mundo sin los cabezones como nosotros que machacamos y machacamos?

Anónimo dijo...

http://www.blancarosasg.blogspot.com/

ESE dijo...

Mucho ánimo. Por desgracia como cuentas el hacer las cosas bien no siempre tiene su recompensa, es más, la justicia de lo real. Pero no te culpes que siempre das todo de ti. Aunque sea un negativo concienciado creo que en batallas así los buenos siempre ganan. Y al menos todo esto te sirve para quitar tantas caretas y conocer cómo se las gastan algunos en el juego de la vida. Que la lucha sea contigo. Con todo mi cariño.

Agata dijo...

No puedes dejar de luchar.El Mundo sería una verdadera mierda si gente como tú no luchara...Leo y tú os merecéis todo lo mejor.Estoy segura,completamente segura,de que lo vais a conseguir.A lo mejor tarda algo más.Yo estoy viviendo una situación familiar muy intensa.El Alzheimer ha entrado en mi familia y todas mis fuerzas y energías las uso en eso.Hay días que me vengo abajo.Pero no me puedo permitir el lujo de tirar la toalla.Además hay gente que está conmigo,no estoy sola.Y por ellos y con ellos puedo conseguir algo.Si necesitas ayuda con algo,en mi perfil hay un correo electrónico.Puedes hablar conmigo cuando quieras y todas las veces que quieras.No sé de qué manera podría ayudarte,querido amigo.Ojalá pudiera darte un abrazo en persona que te ayudara a tener fuerzas.A mí me vendría bien también.Un saludo.Y vendré más a menudo.Por el tema que te comento estoy más despegada de vosotros.Menos mal que Alfonso me ha avisado para venir.ANIMO.

Rukaegos dijo...

Gracias a tod@s. Supongo que la peor parte es la de no ver una salida siquiera medio clara al túnel, la de tener que volver a decirle a Leo que se fue al traste el proyecto que parecía estar ya definitivamente bien encaminado. Y la de la llegada del otoño, que suele empeorar estas cosas.

De vez en cuando la blogosfera sirve también para desahogarse y que así la mala cara no salte demasiado evidente a la vida real.

Y Agata, de veras que siento que te hayas tropezado con el Alzheimer. Eso sí que es un trago duro de llevar, así que te envío desde aquí todo el ánimo que pueda. Y te hago el mismo ofrecimiento de vuelta (también está mi correo en el perfil).

Supongo que seguiré pegándome topetazos de muro en muro. Cosas de ser tauro. Aunque un poco más viejo y un poco más cínico. Eso sí que no se puede evitar.

Besos y ya os contaré.

Agata dijo...

Aquí estamos para que nos cuentes.Ah,y gracias por los ánimos.Me vienen de "perlas".Más animada que me voy,ea.Un beso para tí y otro para Leo.

ROJO ES EL COLOR dijo...

Nunca nadie dijo que estas cosas fueran fáciles, mucho ánimo, sabes que al final del túnel siempre aparece la luz.

Anónimo dijo...

Hola Regino, como lo siento, yo soy una extranjera más que luchó por sus papeles y tu lo sabes bien, se que esto debe tener una solución, no tires la toalla, porque se que hoy hay dolor pero siempre hay una lucesita que despertara alguino/a para que te brinden una solución, porque te la mereces, por legal, por tu sinceridad. Estoy convencida que esto se va a solucionar, desde mi el apoyo y lo que tu necesites. Aqui estoy.
Perla.

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.