domingo, abril 25, 2010

NO SOY DEMÓCRATA...


... o al menos eso es lo que opina Rajoy, de mí y de todas las demás personas que en los últimos días, y sobre todo con nuestra participación en las manifestaciones y concentraciones de ayer, hemos mostrado nuestro desacuerdo con el acoso al que viene siendo sometido el juez Baltasar Garzón y nuestra preocupación por las maniobras extrañas con las que se trata de conseguir de nuevo la impunidad de los crímenes cometidos durante la dictadura franquista. En fin, a todos los que de una manera u otra hemos tomado parte en esa "campaña brutal y antidemocrática contra el Tribunal Supremo y el Poder Judicial para que no se juzgue a una persona".

Así que ya lo sabéis: no sólo no soy demócrata, sino también antidemócrata, tal y como ha venido a sentar como doctrina popular oficial Rajoy, en la estela de tantas barbaridades como se están escuchando en estos días por foros y tertulias, y confirmando las posiciones oficiales de tantos líderes y lideresas populares. O lo que es lo mismo, un nuevo sambenito identitario que ya me han cortado los chicos del pepé después de llamarme terrorista, asesino, traidor a la patria, tonto, analfabeto, enfermo y desviado (y de rebote borrachos a mis padres) y no sé cuántas cosas más. Una joya, vamos.

¿Por qué me he convertido en antidemócrata? Al parecer, porque he decidido posicionarme de una manera crítica ante las decisiones y pasos de uno de los tres poderes que, según la Constitución Española, proceden del pueblo. Lo he hecho escribiendo en mi blog o exponiendo mis razones y motivos (en ejercicio de mi libertad de expresión, también consagrada en la Constitución Española) o acudiendo a una concentración convocada (en uso de las libres comunicaciones protegidas por la Constitución Española) en toda España y que en Santander tuvo lugar en la Plaza del Ayuntamiento (donde permanecí de manera pacífíca con un centenar de ciudadanos ejerciendo mi derecho de manifestación, también protegido por la Constitución Española).

Y lo he hecho porque me preocupa que en un proceso se muestren semejantes indicios de parcialidad por parte del instructor como los que estamos presenciando, en los que se niega la aportación de testigos fundamentales para el encausado, o en los que el propio juez recomienda a los acusadores cómo deben obrar para no tener que desestimar sus propuestas. Porque me preocupa que se procese a un juez por aplicar el Derecho Internacional que nuestra Constitución reconoce como Derecho Interno y de plena vigencia en nuestro sistema. Porque me escandaliza que se pretenda justificar este atentado contra las atribuciones jurisdiccionales de un magistrado en una presunta igualdad de los ciudadanos ante la ley que cada día es violentada en favor de los más acomodados o que no persigue por intereses claramente corporativos tantos y tan graves errores judiciales, pero aquí por supuestos defectos en la instrucción se pretende cerrar un caso incómodo y con él de paso conseguir que otros casos incómodos pasen a manos más cómodas. Porque según parece, a don Rajoy le gusta mucho la Constitución, y se pasa media vida con la boca llena de constitucionales amores, pero le molesta que algunos decidamos hacer de las libertades y derechos allí contenidos algo más que frases de papel.

Porque me parece que respetar la ley y respetar al Poder Judicial (que debería comenzar, por cierto, por respetarse a sí mismo) es dejar que funcionen los mecanismos procesales. Y que si desde la sala presidida por Garzón saliera un fallo inadecuado o erróneo, enmendarlo a través del previsto sistema de recursos. Y porque me parece que la legitimidad de don Rajoy para insultarme por presuntas ofensas a la dignidad del Poder Judicial no casa bien con todo el tiempo que él y los suyos llevan arremetiendo contra todas y cada una de las decisiones judiciales que no les gustan, de todas y cada una de sus maniobras para acomodar peones fieles en el CGPJ o en el Tribunal Constitucional, pervirtiendo de forma torticera la norma que trataba de dar mayor participación en el mismo a las Comunidades Autónomas y provocando el escándalo de un TC interino en el que pronto dos tercios de los magistrados habrán finalizado su mandato sin posibilidad de renovación.

Dicen que don Rajoy, el de las perlas y los insultos a tantos ciudadanos y ciudadanas, podría ser el próximo Presidente del Gobierno. Espero que estén equivocados, pero si es así, y en contra de lo que él mismo afirma, consideraré que él y sus huestes estarán legitimadas para gobernar. Pero a día de hoy me está demostrando una vez y otra que esté legitimado o no, no está capacitado, no es un hombre de estado capaz de gobernar para todos, capaz de respetar a todos. Así que si en el presente en el futuro, como oposición o como hipotético gobierno, me lo cruzo por la calle, preferiré cambiar de acera no vaya a ser que además de las malas palabras tenga malos hechos y muerda a quienes cometemos el tremendo pecado contra la democracia de no pensar como él.


7 comentarios:

Marga dijo...

.."Por sus obras los conocereís"..y o estoy muy equivocada o diría que el que está muy,pero que muy equivocado és don Marianico "el corto"..con perdón del que ostenta el mismo nombre, pero en la realidad.Por cierto, cómico en as mias tierras de Aragón.

Marga dijo...

Otra Marga (alumna) dice me sumo, amen a lo que has dicho y encima me cabreo porque yo corrí delante de los grises por querer ser demócrata (las vueltas que dá la vida,señor...)

Fito dijo...

Supongo que no recuerda, o prefiere obviar, la manifestación que su partido, con Acebes, Aguirre, Astarloa, Oreja y San Vil a la cabeza, organizó contra el Supremo cuando redujo la condena a De Juana.

Sergio Torres dijo...

Es que mira que querer investigar los crímenes del franquismo. Qué cosas tenéis los antidemócratas...

Jesús Cabezón dijo...

A Raul Castro se le conocía como "La China".

BRUNO6 dijo...

Bah!. Las cosas que me(nos)pueda decir el candidato del Partido Putrefacto y sus conmilitones son minucias comparadas con las que yo mismo les dedico cada vez que abro un periódico.
Lamenté mucho no poder ir a la concentración del Ayuntamiento por motivos laborales.

hep dijo...

No puedo estar más de acuerdo con tu exposición. Es de locos lo que está ocurriendo.
Nunca la democracia se ha visto más manipulada al antojo de unos pocos. Y son estos pocos los que pretenden que miremos en dirección equivocada.

Lo que nos queda por ver y oir....

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.