lunes, diciembre 14, 2009

"CONTRA EL LAICISMO, FELIZ NAVIDAD": MINUTO PONS EN CANTABRIA


Decía un periodista invitado en Los desayunos de la 1 el lunes pasado que nos vamos acostumbrando a encontrarnos cada día en las noticias con una barbaridad de María Dolores de Cospedad ("Minuto Cospedal" lo llamó) y con una chorrada de González Pons ("Minuto Pons").
El Minuto Pons del fin de semana nos ha caído en gracia por las tierras cántabras, al final del encendido speech con el que el prominente valenciano cerró la comida navideña de los populares cántabros, cuando (siempre según la reseña leída en el Diario Montañés, en la que se entrecomilla la frase) afirma que va a ser políticamente incorrecto antes de proclamar con ese peculiar sentido del humor que la mare de deu le dio "Contra el laicismo, Feliz Navidad".
No hace falta estar muy al cabo de la actualidad para tener claro que a los populares no les gusta el laicismo. De hecho, muchas de sus posiciones parecen estar directamente bendecidas por Rouco Varela, y empatizan muy bien con esa confusión entre el ámbito civil y el religioso con que cada día nos ofrecen unos obispos bien impregnados del espíritu neocruzado que lleva tejiendo en las redes católicas desde hace muchos años Ratzinger. Lo que no admita la Santa Madre no debe ser considerado otra cosa que perversión, pecado o como menos vergüenza digna sólo y siendo generosos de no ser agredida siempre que se quede bien guardadita en la intimidad ... o en el armario.
Con esa afirmación, que seguro que se emitió con carita de niño malo haciendo un chiste superdiver, nos queda un González Pons que parece desconocer los propios principios fundamentales de la Modernidad, las revoluciones liberales (ya que tan sedicentes liberales son él y algunos de sus compañeros) y las declaraciones de derechos humanos suscritas por nuestro país. Y es que el laicismo, por mucho que los obispos se empecinen en cargar de significados negativos al término, viene a significar poco más que la separación entre la religión y el estado, el no sometimiento de los poderes públicos a una sensibilidad religiosa concreta que debería permanecer en el ámbito privado y cuyos valores morales o sociales en ningún caso deberían venir impuestos al resto de la sociedad.
En realidad, es una de las trampas dialécticas en las que permanentemente caen los populares, al proclamarse por un lado liberales y por otro tratar permanentemente de acuñar o mantener principios religiosos (católicos) como válidos y obligatorios para todos los ciudadanos. Esos mismos sofismas que les impelen a presentarse como únicos garantes de la Constitución al tiempo que dejan abandonada su fiesta mayor o ignoran que esa misma Constitución garantiza que ninguna confesión religiosa tendrá caracter estatal y proclama la libertad religiosa. Vamos, que tiene ciertos tintes laicistas.
En fin, que Pons nos cuenta que está contra el laicismo, utilizando precisamente ese "agresivo" contra para luego felicitar las Navidades a los militantes peperos. Curiosa forma de festejar el nacimiento de quien vino a proclamar el amor sin fronteras ¿no les parece?
Cosas de los Minutos Pons, humor en siete días.

7 comentarios:

José Luis dijo...

El Estado Liberal en Francia, Alemania o Gran Bretaña, ya desde el XIX se construye separado de la Iglesia. Aquí en España lo hace conviviendo con la Iglesia. Y llevas razón, dos siglos más tarde, presumen de liberales y abogan contra el laicismo al mismo tiempo. Es el problema de ser un partido amalgama de tantas cosas, pero donde sigue mandando y primando, no pueden ocultarlo, lo más conservador de nuestra sociedad. La religión es legítima en un estado democrático de derecho y ha de asegurarse su libre profesión, pero, al menos algunos lo creemos así, no impuesta al conjunto de los españoles a través de las instituciones públicas.

Y yo también digo, faltaría más, Feliz Navidad, Rukaegos.

BRUNO6 dijo...

Probema suyo,y lamentablemente de muchos más.La Alegre Pandilla pepera,incapaz de condenar al Nacional-Catolicismo franquista no debe a estas alturas sorprendernos,son felices navegando en el agua bendita de Rouco Atapuerca.Lo que lamento verdaderamente es que el único partido que actualmente gobierna y que si se ve llevado a la oposición puede retomar el poder no haya hecho ni tenga intención de hacer los"deberes laicos".

patri-cia dijo...

Vale, igual Pons no es el mas listo de la clase pero es tan guapo.....
¿no se lo podemos perdonar?

Alfonso dijo...

Sí, sí, el PP muy laicista, pero para divorciarse, utilizar preservativos, y aprovecharse del matrimonio para personas del mismo sexo que tienen recurrido, los primeros jjj qué gente, cuánto morramen ...

Rukaegos dijo...

En realidad, José Luis, el problema es que aquí nunca acabamos de tener un estado liberal: siempre se acabó agachando la cabeza ante las presiones de la Santa Madre. Y así nos va todavía hoy.

Por lo demás, comparto tu visión sobre la religión en un sistema constitucional y democrático.

Lo de Feliz Navidad voy a esperar a que llegue, jeje, que esto de las ofertas de la semana anterior acaban con las felicitaciones en el congelador ;)

Rukaegos dijo...

Sobre la hipocresía pepera en materias morales poco hay que decir, Alfonso, ellos mismos se las pintan solitos para aclarar términos. Y tienes razón, Bruno: hay quienes deberían tener hechos los deberes laicistas y no acaban de atreverse, a pesar de los intentos de algún amigo del Santander posible como el diputado malagueño Luis Tomás.

Rukaegos dijo...

Patri, a mí es que me van un poco más estética macarreta-chulazo-kíe. El Pons es un poco relamido para mi gusto.

Pero ojo, que no me cae mal, así que si se viene por Cantabria y se compromete a tomarse unas copas contigo y desmelenarse hasta donde sea menester, le perdonamos todo (o casi) ;)

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.