miércoles, diciembre 05, 2007

LA PALABRA ILUMINADA DE JUAN GELMAN

No estoy muy seguro de si es buena idea volver a hablar de un poeta galardonado con el Premio Cervantes, por aquellos posibles enfados del ahsberyano primo de Zumosol. Y es que el máximo galardón de las letras hispanas ha vuelto a recaer sobre poeta (¿quién mejor que el poeta para jugar con el idioma y otorgarle nueva música y sentido), y de nuevo sobre un poeta que a su compromiso con el lenguaje une su compromiso con la dignidad, la justicia, la igualdad ... con los viejos nuevos valores de la Izquierda.
Pero después de haber hablado en esta bitácora de La noche de los lápices, quiero que Argentina regrese, y lo haga en voz alta y limpia. Con las palabras de este poeta grande y humano, de este hombre que fracturó su alma cuando los milicos "desaparecieron" a su hijo, nuera y nieta. Y que con la lucha y el tiempo, largo, consiguió recuperar a la nieta en el ya conocido como "caso Gelman".
Sobre todo con el Juan Gelman que cuestiona los límites de nuestra palabra común y la convierte en nueva expresión de la emoción, en reconstrucción permanente del universo, en palabra de duda sobre la que la nueva inseguridad se afirma.
Bello poema este que os copio. Bello. Que evoca las tardes de milonga y tango de la juventud de Gelman y reinventa un dios capaz de bailar arrimado con las pobres viejitas solitarias. Y que proclama la necesidad de un dios que para su cielo no sepa de fronteras como las que en el mundo opulento oponemos a quienes nos necesitan. Qué palabra clara, qué puro don el de Juan Gelman.
SE DICE

así como hombres y mujeres/en su infinita bondad/
creen en Dios/es posible que Dios/
en su infinita bondad/crea en hombres y mujeres/
crea en mí/ahora mismo/que tengo el corazón violeta de tristeza/

siempre me pareció que Dios bailaba el tango como los dioses/
(en el club atlanta de mi querida ciudad)/
en el salón argentina encantaba a las viejitas
que iban allí las noches de semana
a ver si conseguían un poquito de amor/
aunque fuera de segunda mano
y no tuviera caricias flamantes/
era de ver a Dios alucinándolas con su cariño/
esas mujeres flotaban en el aire/
daban vueltas alrededor del mundo como pajaritos al sol
se les caían sábanas blanquísimas
como Dios mesmo/pobrecito/
recuerdo cuando lo echaron de europa por la cuestión del pasaporte/
o porque Dios era argentino y disgustaba a la junta militar/
le revisaron el doble fondo del candor/
querían ver si estaba haciendo un transporte de amores de izquierda

o sueños clandestinos/porque Dios es así/
su belleza parece una conspiración/
se parece a cualquier hombre o mujer/
la belleza de cualquier hombre o mujer es una conspiración/

decime una cosa/Dios/
vos que pasaste las aduanas de orly/
¿cómo son las aduanas del cielo?/
¿nos van a dejar pasar a todos

para que podamos reunirnos de una vez?/
¿tus aduaneros nos dejarán pasar?/
se dice que sos bueno/
como nosotros somos buenos con vos/

yo sé que te pasás la vida
hablando de la negra/
era bellísima y los dos la quisimos/
le tocabas los pechos para sentir el mundo/
tal vez esto no tenga remedio/
pero vos/que sos Dios/aguantame la almita/
esta noche que nos duelen los daños/
debajo de tu infinita bondad/

1 comentario:

Lauro dijo...

Muy bello poema,gracias por subirlo... llevaba dias buscandolo. Aca en California es muy dificil encontrar los poemas de Gelman. Saludos!

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.