lunes, diciembre 10, 2007

CABILDO DE ARRIBA: NUNCA PASA NADA


He tenido muchas dudas a la hora de escribir esta entrada en mi blog, y a la hora de elegir un tono adecuado. Pero no puedo olvidar que, aunque en los últimos tiempos me haya movido más por los terrenos emocionales y generales, una de las razones que me movieron a iniciar esta página fue la necesidad de que hubiera espacio para un modelo de Santander diferente del que cada día nos encontramos por las calles y periódicos.
La tragedia ha visitado Santander una vez más. Y una vez más no hay culpables. Pero culpable y responsable no es ni jurídica ni éticamente lo mismo. Y sí hay responsables, por más que sea esa cuestión la que se está eludiendo desde que se viniera abajo un edificio del Cabildo de Arriba, en la Cuesta del Hospital, y arrastrara la fachada vecina ocasionando tres muertos.
Lo más triste de todo, creo, es que no nos ha pillado de sorpresa. El estado lamentable del céntrico barrio santanderino ha salido de forma recurrente a los medios de comunicación y a los debates públicos para ser siempre y con rapidez nuevamente velado. Es, en no demasiado tiempo, el quinto derrumbe. Pero el primero con víctimas. Y probablemente eso le convierta en el primero de una nueva etapa (ya veremos) porque como todos sabemos, hasta que no hay un atropello mortal, no se piensa en el semáforo.
Insisto. Hay responsables. Muchos. Diría que todos los ciudadanos y ciudadanas de Santander, con su vieja costumbre de pasear junto a la Bahía (oh, Santander, marco incomparable) dejando de lado cualquier problema, resistiendo por pura inercia a cualquier cambio. Callando y callando y viendo la vida pasar. Pero las responsabilidades, por generales que sean, no pueden repartirse de forma equidistante: sin duda, algunos animales son más iguales que otros.
Responsables los ciudadanos, por su silencio. Y como representantes cualificados, responsables los líderes del movimiento vecinal, más preocupados por la foto y la subvención del local que, tantas veces, por los problemas graves. No voy a señalar con el dedo, pero no se me olvidará al presidente de una de esas asociaciones jactándose ante el concejal correspondiente de la filípica que había escrito en la prensa local contra el Partido Socialista por denunciar que en su barrio, desde hacía tres meses, había una fuga de aguas fecales en mitad de la calle sin que nadie lo solucionara. La culpa, cómo no, del mensajero. Y el concejal, encantado.
Responsables, los partidos de la oposición. Por no haber forzado la máquina y haber llevado la cuestión a un primer plano e insistido con terquedad hasta que hubiera medidas reales y no meramente proyectivas.
Responsable, un modelo de ciudad especulativa. Donde ciertos empresarios cuentan con patente de corso para hacerse con suelo y especular. No tengo datos sobre los que sostener lo que voy a decir, pero a día de hoy será muy difícil que alguien me convenza de que el estado del Cabildo de Arriba no tiene mucho que ver con los precios astronómicos que alcanzará su suelo el día que los inmuebles terminen de caerse y los pobres se marchen a ese extrarradio en el que no se les ve y, por tanto, no molestan (lo mismo que pasará con el botellón, vistas las declaraciones públicas en ese sentido del equipo de gobierno actual).
Responsable, la desidia pertinaz ante la protección de nuestro patrimonio histórico. La que ha hecho decir estos días que lo que hay que hacer con el Cabildo es tirarlo de una vez (eso sí, los socialmente sensibles al menos hablan de realojar allí mismo, en los nuevos edificios, a las personas afectadas). Y bueno, que se nos vaya la memoria del Viejo Santander. Total, ya nos hemos cargado casi toda.
Y responsables, cómo no, quienes han gobernado el Ayuntamiento de Santander desde las primeras elecciones democráticas. Porque no podemos señalar al maestro armero, como intenta hacer el Alcalde-Ingeniero. Y eso, porque nuestra administración local nunca ha sido sensible a los menos favorecidos (no lo dije en su momento, en plena campaña electora, pero tengo que recordar que el Alcalde-Ingeniero defendía la política de inmigración municipal porque ... atención, se estaba haciendo una oficina y se daba dinero a la Cocina Económica. Es decir, los trabajadores extranjeros merecen burocracia y caridad. No digo más nada.). De hecho, se nos dice que las obras realizadas en el inmueble derrumbado eran más de lo permitido por el Ayuntamiento en la licencia pero ... ¿y la inspección municipal? Ah, se nos avisa de que las obras se habían inspeccionado el lunes pasado y no parecía haber problemas pero .... ¿si habían propasado los términos de la licencia por qué no se detuvieron y sancionaron?

Hay ya una larga tradición de edificios con singularidad histórica que se han venido abajo durante sus obras de rehabilitación. El Teatro Gran Cinema, hoy sede de la ONCE. Las casas de Pedrueca, hoy sede de la Fundación Botín o apartamentos de lujo. La "Casita de las Brujas" del final de La Cañía, hoy edificio de apartamentos de lujo. Me atrevería a incluir el Mercado del Este, porque no se cayó de puro milagro y nunca fue restaurado. Y claro, con víctimas también, no olvidemos el derrumbe del Hotel Bahía.
Pero hoy, con toda la tranquilidad del mundo, seguimos paseando. En Santander nunca pasa nada. Y en el Cabildo de Arriba, según parece, tampoco.

13 comentarios:

el ruton dijo...

No solo seguimos paseando , sino que algunos se permiten decir que "total alli solo hay viejos , inmigrantes , putas y yonkis . Ademas lo unico que pretenden es que les arreglen las casas gratis y con el dinero de todos ". Deprimente pero cierto , solo hay que leer los comentarios que publica la gente .
Que triste

ANA DE LA ROBLA dijo...

Triste, lamentable situación. Sí, es cierto, la culpa es un poco de todos. Lo malo de eso es que al final son tantos los culpables que "nunca pasa nada". Por eso no sólo el Cabildo de Arriba sino todas las ciudades están como están. Y lo peor es que nos hemos acostumbrado a encontrar como "normal" que muchas personas vivan de ese modo, en circunstancias penosas, insalubres, indignas. Maldito dinero, malditos intereses, maldita indiferencia.
Un fuerte abrazo.

Enore dijo...

Compruebo que retomas la dedicación original de ésta bitácora y afrontas un tema de gravedad para los vecinos de Santander.
¡Me gusta!
La razón de todo lo que está pasando en el Cabildo de Arriba está, exclusivamente, en el dinero.
Hace unos meses coincidimos en una reunión cuatro personas, dos de ellas nacidas y criadas en aquellas calles, otro que no es de la zona, pero sí ha comprado en los últimos años algún piso allí, y yo, que sin ser vecino del Cabildo, ya que desde mi infancia vivo en la antigua ribera de la ría de Becedo, soy callealtero de bautismo, de vocación y de educación (léase Agustinos). El tema estrella de la reunión fue la situación del barrio. Uno de los nativos, mi buen amigo Gelín "natural y residente" en el Cabildo desde varias generaciones, me comentó cuando nos quedamos solos: "el problema del barrio es la gente como éste, que viene, compra un piso en ruinas por cuatro perras y luego pretende que se lo arregle el Ayuntamiento para poder venderlo por unos cuantos millones".
No estoy de acuerdo con eso. El problema es que el Ayuntamiento de Santander consiente esa situación y no obliga, como lo han hecho otras entidades locales gobernadas por el PP, a mantener los edificios en condiciones de habitabilidad, o, en caso contrario, obra de oficio y pasa la factura, o expropia.
Pero es lo que pasa, entre los STV, no se contempla la posibilidad de que ninguna de esas medidas se lleven a cabo.

Anónimo dijo...

¡ Bochornoso! Ayer en la concetración había muy poca gente. Algunos te preguntaban ¿ Qué es esto? y cuando les decías que era una concetración por las casa del Cabildo, miraban un poco y se marchaban.
Pero, también, es bochornoso que TODOS los políticos estuvieran para salir en la foto...
Todo es por el dinero, ya que es una zona muy apetecible para los constructores y politiquillos de toda especie.

Luis López-Cortés dijo...

Es terrible la situación. Hay que buscar culpables pero se debe poner remedio para que no vuelvan a ocurrir sucesos de esta índole. Saludos.

Escéptico dijo...

Estuve en la manifestación. No busqué ninguna foto.
Hay culpables y responsables, pero evitemos meter a todo el mundo en el mismo cajón, porque esa es la mejor manera de repartir un maldito café a partes iguales y diluir las responsabilidades.

Rukaegos dijo...

Gracias a tod@s por vuestros comentarios. Al hilo de vuestras aportaciones, quiero incidir en un detalle: cuando hablo de responsabilidades compartidas, quiero decir, claro, que muchos silencios y mucha indiferencia a lo largo de muchos años tienen que ver con la situación desastrosa del Cabildo (y otros lugares).
Pero, por supuesto que tienes razón, Escéptico, además de ese pasotismo endémico de nuestra ciudad, que encima se viste de clasismo como apunta Rutón, y que sigo pensando tiene que ver con casi todo lo que no me gusta de Santander, hay responsabilidades más concretas.
Y esas responsabilidades sí son de los políticos y de quienes los circundan. Pero de los del PP. Porque sólo el PP ha gobernado Santander, con apoyos en algunas ocasiones, por cierto, del PRC. Y por tanto, el PP debería haber tomado las medidas, haber realizado los planes, haber puesto en marcha las obras por su cuenta de haber sido necesario, haber expropiado, realojado, ... En otras ciudades se hace y se ha hecho.
Pero si hasta un edificio emblemático de Reina Victoria se caerá en breve sin que al alcalde-ingeniero le importe (ni a sus antecesores) ¿qué les vamos a pedir sobre el cabildo de arriba?.

Pero insisto: Nunca pasa nada. Tenemos comisión de estudio, o sea, meses de galgos y podencos en los que otro edificio puede derrumbarse. Esa es la eficacia de la derecha santanderina (que por cierto, vuelvo a repartir por la sociedad, gana por mayoría absoluta las elecciones). O a lo mejor es que la eficacia es dejar solares libres para construir apartamentos de lujo en pleno centro.

Rukaegos dijo...

Por cierto, ya que aunque suene partidista, que lo es, también es cierto y creo que es justo decirlo:

El Ayuntamiento de Santander, responsable number one de la ruina del Cabildo, reacciona con una comisión de estudio. El Gobierno nacional, con ayudas para el realojamiento e indemnizaciones para las familias de las víctimas. Sé que suena duro reconducir una catástrofe a fría contabilidad. Pero hay mucho más detrás. Quién se preocupa por los ciudadanos y quién sólo por las fotos.

Aunque en esta ciudad se prima a los segundos.

robertoC dijo...

A mi me gustaría saber cuánta pasta invierte el Ayuntamiento en el escaparate (cuatro caminos-sardinero), y cuánta en la trastienda (barrios interiores). Esto se veía venir desde hace tiempo y nadie ha hecho nada. Así nos va. Estoy de acuerdo con Rukaegos en que nosotros también tenemos algo de culpa; los santanderinos somos así, conformistas, callados..., no se. Desde luego en otros sitios la gente es más activa, más participativa, más comprometida con el colectivo, y no solo con el individuo.

Un saludo desde Gasteiz,

La Caverna de la Luz dijo...

Lo lamentable de todo esto es que la memoria de los ciudadanos no va más allá de la de los peces de colores.

El cabildo de arriba, igual que el rio de la pila, la zona de vargas, numancia, san luis y tantos otros puntos negros de una ciudad "pija" donde sólo se limpia lo que van a ver las visitas, no son un problema humano, de ciudadanos, personas y/o familias, son un filón. Una cuestión de negocios en manos avisadas y acostumbradas a hacer de sus cargos públicos una empresa familiar.

No sigo, porque me lanzo y ya he dicho más de lo aconsejable en mi blog http://lacavernadelaluz.blogspot.com/

CHLEMA dijo...

Hola. Leí tus opiniones sobre el Cabildo. En general, y porque conozco muy bien este barrio y sus problemas, estoy de acuerdo en lo que dices, lo suscribo, salvo una pequeña cuestión que no es cierta, y no se trata por tanto de una opinión mía, sino de una afirmación: nunca la AA.VV CABILDO DE ARRIBA estuvo más preocupada de la foto que de los asuntos verdaderamente serios. En tono irónico te diré que sí que estábamos muy preocupados de la subvención del local, pero sobre todo porque el local se mantiene con el dinero, el poco dinero que nos da el local, el cual ni llega para financiar todo el año, por lo que quehay que recurrir a las cuotas de los socios, que tampoco es mucho. Concluyendo: al menos desde que yo tomé contacto con la AA.VV (2002, ésta no ha parado de LULCHAR, TRABAJAR (de forma absolutamente altruista), REIVINDICAR y de DEFENDER aquello que nos parece DIGNO de defender: por un lugar digno donde vivir commo el resto de los santanderinos. De verdad, no sé lo que ocurre en otras AA.VV, pero en esta es lo que hay, te lo aseguro. Por lo demás, tus comentarios son muy acertados

Rukaegos dijo...

Gracias por tu comentario y tu aportación, Chema. Te cuento: traté de hacer una entrada equilibrada, que hablara contra la pasividad de la sociedad santanderina. Sé que fui injusto al hablar de la oposición (y lo hice adrede y asumiendo que tal vez no gustara) porque sé que el Partido Socialista ha actuado en el Ayuntamiento para pedir información y medidas, y chocado siempre con una muralla que no quería que se tratase el tema. Pero tal vez se pudiera / debiera haber hecho más o buscado una presión menos institucional.
Con el movimiento vecinal, un poco lo mismo. Muchas asociaciones están en la práctica domesticadas (te juro que la anécdota que cuento es real, pero no voy a decir qué presidente la protagoniza)y no ejercen sus reivindicaciones. Pero en ningún momento traté de que la crítica fuera directa hacia ninguna: conozco unas pocas que no estarían incluidas, que tratan de verdad de mejorar sus barrios y que siguen siendo, con o sin subvención, honestas. Tengo amigos en ellas, y seguro que si han leído este post también me leerán la cartilla. No tenía noticias exactas y precisas de la tuya, y por tanto hablé de modo genérico.
Gracias por explicar lo que hacéis. Sé que es duro trabajar en cualquier asociación -por experiencias varias- Se trabaja, se pierde tiempo, esfuerzo, ilusión y muchas veces dinero casi siempre a cambio de nada y muchas veces sólo por crítica o incomprensión. Y te aseguro que cuando he leído la postura firme de vuesta asociación ante el problema en la prensa, me he sentido orgulloso por vosotros y un poco vecino de vuestras calles.
El problema es que muchas de las mejores personas de Santander están en las asociaciones, pero también bastantes de las peores.

Y bueno ... que sepas que si los vecinos del Cabildo lideráis la lucha, muchos ciudadanos de Santander vamos a estar con vosotros.

Un saludo

Anónimo dijo...

Gran reflexión sobre Sanander, esa ciudad que vive de espaldas a su tierra: http://www.enfocant.info/opinion/donostia-y-santander-agua-y-aceite

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.