viernes, diciembre 17, 2010

ALTAMIRA NO SE TOCA


Una de las noticias importantes del día es, sin duda, el nuevo respiro que tendrán las fragilísimas pinturas prehistóricas de la Cueva de Altamira después de que el Patronato haya avalado los últimos informes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en los que a pesar de constatarse una ligera mejoría en el estado de las pinturas se insiste en la gravedad de su estado y los riesgos de su conservación.

No debe el mejor legado que hemos recibido los cántabros desde las simas de la historia humana estar al albur de caprichos políticos ni de intereses turísticos, no debe su supervivencia depender de quién se quiera hacer una foto con Obama y cuándo. Porque no debemos jugar con tesoros de imposible reposición, y parece irresponsable siquiera abrir un debate social sobre la apertura de Altamira cuando en tantos otros lugares del Planeta se extiende la limitación de visitas o el cierre de espacios para impedir su deterioro, del Valle de los Reyes a la Capella degli Scrovegni o La Alhambra.

Nos quedan algunas grietas para que se nos cuele la preocupación. Se habla de que como los investigadores del CSIC no ofrecen alternativa alguna para establecer un régimen controlado de visitas, se nombrará bajo los auspicios de la UNESCO una comisión de científicos internacionales para que realicen una nueva evaluación. ¿Supone este cambio en los equipos responsables de la salud de los bisontes más famosos del mundo que se trabaja en el reclutamiento de un equipo ad hoc para satisfacer las exigencias de Miguel Ángel Revilla? Espero que no. Pero entenderán que no las tenga todas conmigo.

Más grietas. Se habla ya de que esa nueva comisión, que ni siquiera existe y todavía no ha elaborado en consecuencia un protocolo de actuación, seguramente querrá que haya "visitas experimentales". ¿Quién va a seleccionar a esos visitantes y conforme a qué criterios? ¿Tendrán que ver con alguna foto preelectoral? Espero que no. Pero entenderán que no las tenga todas conmigo.

Anda en estos días un amigo renovando su presencia en la blogosfera y evocando sus aventuras como boy scout. Yo nunca formé parte de ese movimiento, pero sí recuerdo que uno de sus principios dice algo así como que debemos retirarnos de un lugar dejándolo siempre mejor de lo que lo encontramos. Esa es nuestra responsabilidad histórica con las pinturas paleolíticas de Altamaria, entregárselas a las próximas generaciones en el mejor estado de salud posible. Y esa tarea va a ser imposible si tal y como están las cosas abrimos las cuevas para dar alimento a la voracidad turística.

¿Echamos de menos la experiencia sin duda mágica de entrar en una cueva con pinturas originales para sentir que quince mil años de humanidad nos contemplan? Mira que no hay opciones en Cantabria para dejarse impregnar por esa sensación, Monte Castillo, Chufín, Hornos de la Peña, Covalanas, El Pendo... Pero los bisontes y ciervas de Altamira deben continuar protegidos, lejos del mercado de ganados, hasta que la ciencia pueda garantizar su preservación no ya al 100% sino al 120%

No vaya a ser que alguno de los visitantes entre en éxtasis fotográfico mientras echa filípicas a algún ilustre visitante y ponga sus manazas en las delicadas paredes de la cueva. Y no miro a nadie.

4 comentarios:

Oscar Sin Nick dijo...

Hemos sobrevivido al primer envite. Igual hasta se dan cuenta del error político que supone plantear que esto debe ser una decisión política y no científica.
No pierdo la esperanza.

Rukaegos dijo...

En todo caso, como poco se está ganando tiempo.
Yo es que seguramente estoy muy marcado por el hecho de haber sido me atrevo a decir que amigo de Javier Tusell. Y debería haber una placa muy grande en su honor recordando que fue quien tomó la decisión y asumió la responsabilidad política de cerrar Altamira y así salvarla.

robertoC dijo...

Me alegro de que, al menos por ahora, se imponga la cordura y no se abra Altamira. Pero no nos fiemos: la consejería de cultura está haciendo últimamente cosas fuera de toda lógica, como inhabilitar investigadores por hacer su trabajo. En fin, no hay más que ver la foto de Revilluca tocando la pared de una cueva que tiene pinturas rupestres. ¿nadie le ha explicado que eso no se hace? ¿se imagina revilluca que abrimos Altamira y todos los turistas se portan en la cueva como él?

Escéptico dijo...

Pero ¿hay consejería de cultura en estos pagos?

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.