lunes, agosto 24, 2009

YO ME LO GUISO, YO ME LO COMO
(O El Festival no tiene quien le escriba)

Hace ya mucho tiempo que Fray Sol perdió el poco pudor que pudiera haber tenido. Seguro de su posición de fuerza, seguro de que nadie desde las esferas políticas e institucionales cuestionará su gestión al frente de un Festival Internacional de Santander que se ha venido hundiendo en la más absoluta grisura, sin proyecto ni horizonte, por esa rara eficacia de las redes de compadreo para las que tan hábil ha sido siempre, quedaba sólo afianzar la apariencia de gloria en los medios locales. Porque es en esos medios en los que siempre, de una manera u otra, han ido apareciendo las voces críticas que con argumentos y seriedad la mayoría de las veces han venido denunciando verano tras verano, como el niño de Andersen, que el rey está desnudo. Los intentos de acallar estas voces, hablando con los responsables de los medios para eliminar tal o cual firma, la presión para que el patrocinador de tal o cual programa suprimiera su publicidad si seguían determinadas voces entre los colaboradores, etcétera, no consiguieron el fin perseguido, y si se conseguía acallar a uno, al verano siguiente aparecían uno o dos más que continuar contando a los ciudadanos la vacuidad de una propuesta que nos sale muy, muy cara, y nos da muy, muy poco servicio.
Hace ya algunos años que la recta final del FIS viene acompañada por artículos de opinión firmados por algunos de los amigos del director, en general alguno de esos críticos que pasa el verano en Santander bien acompañado y bien mimado gracias al evento musical. Pero hasta esos comenzaron a flojear y así fue el propio Fray Sol quien decidió ir explicando cada año lo estupendo que era todo, lo magnífico que era todo, y actuar así como juez y parte. Director del Festival, Artista autocontratado en el Festival y ahora también Crítico y comentarista autolaudatorio.
Todo está bien, siempre según sus crónicas, todo ha sido excelso y sorprendente. En contra de lo que cada vez más personas de la prensa y del público exponen donde pueden, quieren o se atreven (que de todo hay). Y así, si esta edición la arrancábamos con un programa de mano en el que en vez de hablar de la obra que se iba a representar ¡se daban gracias a dios por la existencia de José Luis Ocejo (sic)! sin que nadie en en la organización corrigiera tan evidente desafuero, o con una entrevista radiofónica en la que el director soltaba una risilla agradecida y falsa cuando el comentarista orgánico terminaba la charla afirmando "Hoy podemos concluir que Santander es en realidad José Luis Ocejo", la hemos continuado con una artículo firmado por el propio Fray Sol a media temporada, con el que cantar su propia gloria (amenazó con una segunda parte), que continúa hoy con el palmero oficial, ese que obtiene interesantes réditos cada verano procedentes de nuestras cuentas públicas contratando amiguetes y poniendo en marcha proyectos personalísimos (que, para ser justos, suelen ser más interesantes que el resto de la programación).
Y es que a día de hoy, el Festival no tiene quien le escriba. Pero no arredra tal circunstancia a los modos, estilos y estiletes del Fray. Que al grito de "Yo soy Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como" ha decidido contarnos la verdadera e incuestionable verdad de los hechos. Si nadie nos cuenta lo maravilloso que es y lo afortunados que somos por tenerlo entre nosotros per secula seculorum, él mismo cogerá la pluma y el papel y se adorará a sí mismo. Como el pueblo de Israel viéndose reflejado en un espejo como becerro de oro.

4 comentarios:

ana de la robla dijo...

Eres malpensado, Ruka. Lo que ocurre es que Santander c'est moi tiene pretensiones literarias... ¿Recuerdas esto?:
http://lospanesylospeces.blogspot.com/2008/08/comentario-de-textos-200808.html

Rukaegos dijo...

jajajajaja no sólo lo recuerdo, sino que he vuelto a divertirme una jartá releyéndolo :)

esceptico dijo...

Después de unos días fuera de la ciudad, tratando de distraerme y descansar, vuelvo y vuelvo a leer tus comentarios.
Lo del autobombo de un director de cualquier Festival llamaría la atención en muchos lugares. Aquí no: parece hasta normal.

Rukaegos dijo...

Y con este director, Escéptico, no sólo parece normal: es normal, tristemente normal. Bienvenido a casa.

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.