domingo, agosto 23, 2009

IMBÉCILES SIN FRONTERAS (y con medalla): MAYTE MARTÍNEZ


La supina ignorancia del personal en casi todas las cuestiones que atañen a la sexualidad nos lleva a menudo a leer o escuchar esperpentos de contenido más alucinógeno que un croissant de peyote. Uno ya no sabe si bostezar, mirar hacia otro lado, enfadarse, intentar un poco de pedagogía o agrandar la lista abierta en este blog (que sería innumerable ya si no fuera porque uno tiene cosas más importantes en las que fijarse de manera habitual) para contribuir a la ONG "Imbéciles sin fronteras". De todas las opciones, cuando el rebuzno es proferido desde la envidia, tratando de pescar con malas artes y malas palabras donde otros (otras) han ganado por su propio mérito, la de continuar otorgando diplomas de honor de la ONG se impone.

Ha sido vergonzoso leer estos días el tratamiento que la prensa española ha dado a la victoria mundial en los 800 metros de la atleta surafricana Caster Semenya. Su aspecto un tanto masculino ha permitido que tanto la prensa del entorno más progresista como la más conservadora se hayan dedicado a hacer comentarios y chistecitos de muy mal gusto, quizá encabezados por el titular que en El Mundo espetaba "¿Ganó ella o él?".

Vergonzoso que una mujer esforzada y campeona tenga que someterse estos días a una constante vejación pública, no sólo en los medios, sino en las propias instituciones deportivas internacionales, a las que parecen no inquietar e incluso venir bien los tratamientos y supuestos de más que dudosa ética en tantos deportes, los casos de gigantismo en el baloncesto, el entrenamiento abusivo de niñas a las que se eterniza en su frágil infancia para la gimnasia, etc. Pero a las que inquieta que una mujer (tan mujer-mujer como la Botella de Aznar: mujer-mujer en su genitalidad, mujer-mujer en su identidad de género) tenga un aspecto más o menos masculino.

Vergonzoso aún más que sus compañeras, las que deberían respetar su trabajo y su victoria, hagan declaraciones como las de la atleta española Mayte Martínez (iba a escribir "nuestra Mayte Martínez" pero con estos polvos y estos lodos de mía nada, gracias) que ha declarado a la prensa "Si me ponen a Semenya y diez hombres delante, no sabría decir que ella es la mujer".

El caso es que si ponemos a diez mujeres juntas y a la Martínez sin fronteras al lado, yo sí sabría decir, sin lugar a duda alguna, quién tiene menos luces, menos educación y menos respeto por los demás. Y más envidia, claro, y más envidia.

6 comentarios:

Deabrutxiki dijo...

Muy buen post, si señor. Hay ciertas personas que no se merecen ni una muestra de cariño cuando aprovechan su popularidad para hacer la vida más difícil a otra personas.
de cualquier forma, nunca entendí eso de nuestra, para mí es independiente de qué país sea quien gane siempre que ofrezca un espectáculo interesante y digno de ver.

Rukaegos dijo...

Gracias por tu comentario y por tu visita, Deabrutxiki. Y tienes toda la razón, tanto en lo deportivo como en lo cultural como en tantas cosas, nuestros son aquellos que tienen capacidad para emocionarnos, interesarnos o conectar con nosotros.

Y con los abusos sobre la corredora sudafricana, yo la he sentido un poco mía también.

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón, yo cuando he oido el otro día la noticia, he pensado madre mía pobre mujer, la que se la viene encima, y nadie se va a quedar con el esfuerzo de tantas horas de entrenamiento!, y digo yo, y ¿quien es mayte martinez para decir nada? que verdad es el dicho de quien fue a llamar p. a la zapatones...
un saludo y espero pasarme a mediados de septiembre para saludarte y concretar lo de la exposición, un beso.
la cuadros-kurdos.

ana de la robla dijo...

Hay cosas decididamente increíbles... Vergüenza :(

Luis Tomás dijo...

En primer lugar agradecerte la inclusión de mi blog entre los links recomendados de tu estupenda y activa bitácora. Por cierto, ¿cuando descansas?
Yo me reincorporo hoy a la vida "ordinaria" después de que ayer finalizara la feria más cosmopolita de cuantas conozco, esto es, la de Málaga, que se ha convertido en una cita obligada para todos los que nos dedicamos a la "res pública" por estos contornos.
Enhorabuena por ese post sobre Caster Semenya. Ya ves con qué facilidad afloran falsos estereotipos y prejuicios en todos los ámbitos, sin distinción de adn. Y lo peor, la "naturalidad" que transmiten cuando los realizan. Por eso me parecen muy acertadas tu reflexión y esa propuesta de nueva/vieja ong que has denominado "imbéciles sin fronteras". Saludos desde el Sur

Rukaegos dijo...

Algún día tendré que pasarme por Málaga para saludarte personalmente. Como diré mañana cuando escriba sobre las 35000 visitas que he cumplido hará un cuarto de hora o así, me he encontrado con muchas personas especiales por estos universos virtuales, y tú eres una de ellas.

¿Descansar? Creo que no sé, jaja. Pero espero hacer unas vacaciones en otoño. Un fin de semana largo por París con mi novio está esperando, y también una visita un poco más larga hacia una ciudad que para mí es sinónimo de desamor y que necesito recuperar, Lisboa.

Y aún así encontraré un cíber para escribir algo por aquí.

Gracias por tu comentario sobre Semenya. Ojalá al menos este caso sirva para desmontar estereotipos y para que ciertas bocas se abran con un poco más de cuidado y un mucho más de respeto.

Saluducos norteños :)

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.