sábado, abril 23, 2011

PASSUS ET SEPULTUS EST



La adaptación de la Pascua cristiana a los ciclos de la luna obliga de tanto en tanto a una Semana Santa tardía, en la que este año se han solapado el Día del Libro y el Sábado Santo; el tiempo de silencio en el que la liturgia cristiana evoca la oscuridad, el sepulcro, la calma, la tensa espera que habrá de estallar en júbilo con la proclamación de la resurrección en la vigilia pascual y el tiempo de silencio en el que nuestro tiempo se refugia en las páginas de un texto del que tal vez saldremos siendo un poco diferentes, un poco mejores, un poco más sabios.

Soy de los que piensan que a nuestro país le falta mucho para llegar a un modelo cívico, secularizado, en el que la única religión pública sea la consolidación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, acogida en nuestro texto constitucional vigente. Un camino que a día de hoy no hay voluntad de recorrer, por el miedo de unos a perder sus privilegios y el de otros a extraviar algunos votos por el camino. Y en esa falta de tránsito, continuamos observando excesos de un lado y de otro, con las impertinentes y constantes interferencias de la cúpula católica en la vida pública, tratando de evitar las leyes que de alguna manera les molestan, y con algunas faltas también en el otro equipo, convocando acciones que parecen tener como único sentido la provocación. Cierto que nuestro sistema público admite y hasta aplaude los primeros y suele esquivar y hasta reprimir los segundos, y se marcan así ciertas diferencias. Pero igual que me molestan las salidas de tono episcopales, no veo ni el sentido ni la necesidad de interferir en las creencias o en la memoria tradicional y emocional (que no van necesariamente de la mano) oponiendo manifestaciones a la contra de las procesiones en una fecha tan señalada para mucha gente como es la del Viernes Santo.

Cuando hace algún tiempo me acusaba un lector del blog de es quitar obsesionado con la Iglesia Católica le respondí que soñaba con ese tiempo en el que esa iglesia dejara de atacarme personalmente y cumpliera con los demás con el respeto que predica sólo para ella. Que soñaba con levantarme una mañana sin sentirme insultado profundamente por los obispos y sus séquitos. Esa mañana en la que por fin ellos transitarían por su camino y yo por el mismo en paralelo, sin tocarnos nunca.

Soy consciente en todo caso, y me parecería estúpido negarlo, de que el Cristianismo ha estado muy presente en mi formación y en mi vida, y de forma muy intensa en ciertos momentos. Hoy queda el placer de vivir en una Europa que dio grandes obras al arte que me siguen conmocionando, y que me permiten construir mis propios ritos (como el de escuchar cada año en Viernes Santo una versión diferente de las pasiones de Bach) y alimentar mis propias emociones. Porque en buena medida, el fenómeno religioso nos habla del ser humano, de sus más íntimas cuestiones y necesidades. Nos propone interrogantes y símbolos sobre la vida y la muerte, sobre la culpa y la redención. Unos símbolos que se suman unos a otros, de cultura a cultura, de religión a religión, configurando un universo complejo en cuyas entrañas me gusta escarbar.

Sábado Santo,tiempo de silencio. Cristo en el sepulcro, Orfeo en el Hades, Osiris o Perséfone descendiendo a las sombras y emergiendo con la primavera fértil en sus manos, el descanso invernal que se abre a la nueva vida del simbólico año agrario de los celtas... Quizás sólo la necesidad de descansar, de terminar un ciclo, de llorar las pérdidas y aguardar los desafíos venideros. De lavar nuestra conciencia en la quietud de la espera o en la lectura mágica o en el descanso amable, para que al fin suceda, otra vez, la vida.

Feliz vida, feliz día de libros y de rosas. Feliz Pascua.

11 comentarios:

BRUNO6 dijo...

Pues lamento disentir,pero la oleada de catolicismo radical que nos está cayendo encima merece,incluso requiere a mi modo de ver cualquier contestación.
Y no me vale el sentido de"provocación"que los que no dejan de inmiscuirse no solo en vidas ajenas sino contra un Gobierno elegido democraticamente arguyen cuando un grupo de laicos quiere tomar parte de un asfalto que es también suyo"por ser las fechas que son".¿Hay que repartirse las fechas para manifestarse o la religión es un tema privado que debe ser observado en los templos para ella destinados?.
Pienso que ya está bien de contemplaciones y que una España totalmente laica es imprescindible,pero conn un partido que exige doble militancia catolico-derechista y con otro que tiene en sus filas monaguillos meapilas como el sr.Bono, el sr.Vázquez o el sr.Belloch vamos apañados.

Rukaegos dijo...

Lo que pasa, Bruno, es que en buena medida las tradiciones seculares de los pueblos, la implicación de la gente en fiestas que son para ellos parte del alma de su comunidad, no tienen demasiado que ver con esa ola de catolicismo radical. Y en ese sentido, creo que hay iniciativas que me pueden parecer más o menos estupendas, más o menos acertadas, pero nunca en el Viernes Santo o en Navidad, por ejemplo. Porque sí creo que hay una provocación gratuita, como creo que la hubo en la ocupación de la capilla de la Complutense (hubiera sido fantástica la acción fuera de la capilla).
En lo demás, desde la inoportunidad de las impresentables manipulaciones de las jerarquías eclesiales contra el gobierno legal y legítimo hasta la denuncia de los meapilas a lo Vázquez, totalmente de acuerdo.

asaborido dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. No hay que caer en las provocaciones de los obispos y curas, que saben hacerlas y muy bien.
Lo que ha ocurrido esta semana, con sus procesiones y sus cosas, para nada tiene que ver con la religión católica. Son cosas del pueblo, pura antrología. Más quisieran ellos controlar todas las almas que estaban en la calle.
La semana santa han acabado, y ellos siguen siendo tan pocos, en sus templos, como siempre. Eso sí, con mucho poder para hacer ruido.
Un abrazo desde el lluvioso sur!!!

BRUNO6 dijo...

Ahí estamos de acuerdo. No creo que al más"radical"de los laicistas se le ocurriese hacer una"trompetada"en la"tamborrada"de Buñuel u otra procesión paralela en la procesión de Matalascabrillas del Duque,pero es en las ciudades donde se ganó la República y donde la vida social de la gente es alterada por una secta no solo en estos días sino en muchas mas ocasiones.
Personalmente pienso que esa"procesión laica"de Madrid se convocó en parte para ver hasta dónde se podía llegar, y les han admitido querellas por"genocidio"... .
Estimado"esaborido",no solo tienen poder"para hacer ruído,tienen poder para mucho mas.
Saludos.

BRUNO6 dijo...

Perdón.
Donde en el post anterior puse "Buñuel"quise poner "CALANDA".
La asociación pueblo-personaje me ha traicionado.
Saludos.

Rukaegos dijo...

En realidad la demanda por genocidio ni siquiera procede de la famosa jerarquía: es tan absurda y ridícula que ni siquiera se le podría haber ocurrido a los de episcopalia. Si mal no recuerdo, han sido los fanáticos de HazteOrín. O alguna de sus franquicias en las que pagan a niñatos para que estén a todas horas enredando de blog en blog y de foro en foro como torquemadillas de quinta.

Una cosa me parece importante a raíz de esa demanda idiota. En España es delito la calumnia (acusar a alguien de haber cometido un delito falsamente) y lo es la denuncia falsa. Podría ser interesante ver si alguien devuelve la pelota.

Anónimo dijo...

Qué texto tan bueno, Ruka. Toda tu complejidad, todas tus esencias, esparcidas con sencillez, mitad incienso, mitad dionisiacas flores en guirnaldas.

Por ser mi madre catalana, el domingo de Pascua ha sido siempre en mi familia un día en que los niños disfrutan como locos celebrando resurrecciones y primaveras a través de la mona de chocolate. Y mi padre, gallego, se empapó de San Jordi en sus años en Gerona y siempre nos llena de libros y rosas, de modo que el hermanamiento del que hablas es para mí el pan nuestro de cada primavera, y la coincidencia este año del día del libro con el Sábado Santo me ha resultado gozosa y significativa.

Me encanta el modo en que asocias en tus líneas el recogimiento de la lectura con el del duelo de los días previos al Domingo de Resurrección para quienes viven la Pascua religiosamente, lo haces con exquisita sensibilidad, y luego, cuando te has puesto pagano, oía en mi cabeza mientras te leía ese "Che farò senza Euridice" de Gluck del que ya te he hablado otras veces y que bien puede ser, además del llanto de un amante por su amada, el de una madre por su hijo.

Estoy de acuerdo contigo en que queda camino por recorrer en este largo proceso de secularización que se abrió en nuestra querida España con el Renacimiento y que todavía no ha llegado a donde muchos deseamos, pero bueno, habrá que seguir trabajando por el avance y por que la Iglesia tolere, respete -y ojalá comprenda-mucho más de lo que tolera y respeta hoy.

Te envío un beso y el recuerdo de que renacimientos y resurrecciones son posibles ;).

Gracias por este texto tan bonito.

Elena

Rukaegos dijo...

Muchas gracias a ti, Elena. Tener una lectora fiel y positiva como tú es todo un privilegio para este blog :)

Antonio Fernández Munárriz dijo...

Lo de HazteOrín, buenísimo, ja, ja, ja.

El problema y el choque entre la sociedad civil y la Iglesia Católica es la moral que quieren imponer a los demás pero que no aceptan para ellos.

Si un rico o aristócrata se divorcia ya tienen su tribunal para “arreglarlo”. Los cuernos entre ciertas familias y “élites” son distintos al resto. Para no hablar de los métodos anticonceptivos, el aborto o la homosexualidad.

Las distintas varas de medir es lo que hace recapacitar a la gente y los aleja de sus postulados.

El problema viene en pedir mucho a quienes en realidad no pueden aportar nada, solo resignación.

Una conformidad bien remunerada y que sostiene el tinglado: Colegios privados y concertados, Universidades elitistas, ONGs … Una organización siempre ligada al poder y al dinero.

Dos constantes que marcan su propia existencia. Excepciones hay pero cada vez son más diluidas.

Siempre habrá personas que caigan en sus brazos. La inmortal pregunta: “¿De dónde venimos y a donde vamos?”, es el nutriente existencial a todas las disparatadas historias que cuentan esta y el resto de iglesias y religiones. La única manera de vacunarse es conociéndolas.

BRUNO6 dijo...

Afirmativo.La demanda por"genocidio"viene de Hazteoir,pero el problema radica en que se ha admitido a trámite. En mi opinión,que a estas alturas exista en España el delito de BLASFEMIA(sic)nos iguala a Irán o Afghanistan.
Pensar que puedo ser multado y/o encarcelado por pelarme de risa si álguien me cuenta que un tal Jonás fué deglutido por una ballena y depositado en tierra poco después(por no hablar de uno cuya madre fué virgen post-parto y su padre una especie de paloma y que multiplicaba el pan y andaba sobre el agua),me pone los pelos como escarpias.
Y todo ésto con un Gobierno presuntamente progresista(!!!).

Antonio Fernández Munárriz dijo...

Cuando me enteré no daba crédito. ¿Cómo puede existir una ley de este estilo?. Son fallos terribles o simplemente son leyes que se han “colado” o las “ han colado”, más bien.

José Pérez Ocaña fue un pintor nacido en Andalucía que residía en Barcelona. En el post franquismo y transición fue perseguido.
Mirando para atrás, la sociedad de Ocaña; ¿estamos yendo para atrás en materia de libertades o es una impresión mia?.

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.