miércoles, octubre 21, 2009

CANTABRIA CONTRA LA POBREZA


Me comentaba Antonio, de Radio Rabel, (espero que no le moleste que haya robado una de las fotos que publicó en su edición digital), que cada político que pasa por sus ondas para ser entrevistado a la pregunta de "Si con tu trabajo pudieras cambiar una sola cosa en el mundo, ¿por cuál te decidirías?" responde de manera firme y ya previsible "Acabaría con el hambre, sin duda alguna".

Pero alguna duda debieron de tener el pasado domingo en Santander cuando de forma igualmente masiva decidieron no acudir a la manifestación que discurrió por nuestras calles convocada por la Alianza Cántabra Contra la Pobreza. Una manifestación en la que hubo bastante gente, pero que debería haber convocado a mucha más. En la que estuvieron algunas personas vinculadas a la política o a los movimientos sindicales (no daré nombres para no cometer la injusticia de omitir a algunos a los que tal vez no viera), pero en la que deberían haber estado muchas más y en la que sobre todo echamos de menos a los rostros que de verdad cortan el bacalao.

Aclaro que era una manifestación ciudadana y que no se había invitado expresamente a la clase política. Ni falta que hace: cuando se realiza una convocatoria pública es porque todos estamos invitados y porque todos tenemos la suficiente madurez para saber cuándo nuestra presencia es importante y moralmente inexcusable. Todos estamos cansados, todos tenemos los fines de semana un montón de planes, todos tenemos un montón de cromos para cambiar y mostrar asi a nuestros hijos la escasa importancia de lo que se estaba jugando en la Plaza de Pombo, punto final del recorrido, y que puede ser buena muestra de una sociedad anestesiada tiempo ha ante la miseria.

El caso es que el Santander Posible es también, es sobre todo, el del compromiso. Y fue una hermosa aventura de domingo por la mañana la de caminar rodeado de personas que intentaban con su presencia poner un granito de arena en la guerra contra la injusticia, contra la condena a la muerte por hambre de tantos millones de personas año tras año. Sí, por hambre. En esta misma tierra en la que muchas sociedades vivimos en la opulencia y que ahora aparece desconcertada por una crisis financiera que ha puesto fin, supongo que temporalmente, a la feria de las vanidades en la que nos íbamos sumergiendo.

Los símbolos son importantes, pero no suficientes. Hubiera sido importante la presencia de nuestros representantes, pero hay que recordar que son varios los municipios cántabros que ya han hecho oficial su contribución del 0'77 del presupuesto para la cooperación al desarrollo. Y que nuestro gobierno regional se encuentra entre los más comprometidos del arco autonómico, creando instrumentos legales para regular la cooperación e incrementando en la práctica las ayudas a las iniciativas que permitirán que la vida de muchas personas mejore al menos un poco.

El próximo domingo, día 25, la tradicional caminata por los municipios de Cantabria para reivindicar el 0'77 municipal, os estará esperando. A las ocho de la mañana en Marina de Cudeyo; a las diez en Astillero; a las doce en Camargo; a las cinco de la tarde en Santander y finalmente en el Parlamento de Cantabria. Sería importante que encontrarais un poco de tiempo para apoyar con vuestros pasos al menos alguno de los tramos. Y para dejar claro que a pesar de que no corran buenos tiempos para nuestra fiesta cotidiana, la cooperación al desarrollo no puede sufrir recortes ni retrasos. Porque ni la miseria ni la muerte aplazan sus créditos.

5 comentarios:

Diana. dijo...

Ay si acabar con el hambre fuera asunto prioritario en politica, ojalá ésa respuesta que dan en la radio fuera en verdad sincera...

salu2

Rukaegos dijo...

En realidad, Diana, seguramente la respuesta es sincera. Lo malo es que nuestros mecanismos morales o emocionales no siempre responden como los racionales. Y a veces ni unos ni otros encajan con la praxis política. En fin, que todos podemos hacer algunas cosillas, entre otras la de exigir más iniciativa, más compromiso y más seriedad a nuestros representantes.

En cualquier caso ... nuestros representantes suelen ser fiel reflejo de nuestra sociedad. ¿Te imaginas a las familias que permanecieron impasibles dedicadas al intercambio de cromos sin molestarse siquiera en dejar espacio para los manifestantes -que habían recibido la preceptiva autorización para ocupar temporalmente esa plaza, claro- exigiendo a sus representantes nada que no sea el que les faciliten el número 47 del album "Liga 2009-10"?

Anónimo dijo...

Alguno le contaba lo que es solidaridad invitandolo un fin de semana a mi casa.

Saludos.

patri-cia dijo...

Intentar que nuestros representantes se impliquen un poco más en la lucha contra el hambre o contra cualquier desigualdad está muy bien.

Pero también es cierto que el compromiso personal de mucha gente que te exige concienzación es bastante escaso y muy desalentador.

Rukaegos dijo...

Pues tienes razón, Patricia, toda la razón. Pero hay dos detalles que me parecen importantes. Por un lado, quienes sirven o deberían servir de referentes sociales tienen mucho que aportar. Es triste, pero muchas veces que una causa tenga repercusión o no depende de quién la abandera o de quién se suma.
Por otro lado, cierto: todos tenemos nuestra parte de responsabilidad. Y todos deberíamos contribuir en alguna medida y según nuestros medios: Educación, compromiso, reivindicación, cambio de actitudes y comportamientos, etc.
Además de a los políticos y demás nombres públicos, también deberíamos mirarnos en el espejo. Porque todos tenemos algo que hacer.
Un saludo.

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.