miércoles, enero 21, 2009

EL GOBIERNO DE CANTABRIA Y LA LUCHA POR LA IGUALDAD

El viaje hacia una sociedad de mujeres y hombres plenamente iguales nos obliga a trabajar duro y en planos diversos.
A grandes rasgos, la igualdad formal, la que se sostiene sobre la voluntad de la ley constitucional y necesariamente se filtra hacia todos los extremos del sistema jurídico español, se halla consolidada y protegida. Es probable que todavía podamos encontrar flecos discriminatorios, pero la propia presencia de la igualdad entendida como no discriminación del artículo 14 de la Constitución, convertiría esos textos en nulos.
Más problemas supone el acceso a la igualdad material, la concreción de esa potencialidad formal en los ámbitos laborales, familiares, sociales, institucionales, tanto en lo que se refiere al acceso igual como a una situación de derechos y obligaciones iguales. Cierto es que la tutela jurisdiccional de los derechos de la mujer puede ser efectiva y corregir algunos de los desequilibrios todavía presentes entre nosotros, pero no lo es menos que esa tutela pierde fuerza cuando tantas veces resulta imposible demostrar que la causa de la discriminación sea la condición de mujer de la persona afectada. Hace unos meses, por ejemplo, I. fue contratada como Directora de Producción de una planta industrial radicada en Cantabria, tras competir en un duro proceso de selección en el que se impusieron su formación y su ya larga experiencia en el sector frente a los méritos aportados por otras candidaturas. Dimite de su responsabilidad laboral en otra empresa y viaja para tomar parte en unas jornadas internas de formación para el staff directivo de la corporación, durante las cuáles descubre que está embarazada. A su regreso a Cantabria se encuentra con una carta en su domicilio en la que se le comunica que tras haberse revisado las previsiones de crecimiento de la empresa, no se considera conveniente incorporar en ese momento a nadie más en las tareas directivas. Curiosa "coincidencia" entre el embarazo y la anulación del contrato, pero ¿cómo demostrar que hay una relación causa efecto cuando como máximo hubo una conversación privada? y, en palabras de la propia I. ¿realmente me conviene presentar esa demanda para probablemente no conseguir nada y además casi seguro aniquilar así cualquier posibilidad de promoción laboral posterior?
Los diversos planes de igualdad aportados por diversas instituciones y empresas van poniendo algo de luz en casos como el comentado (tópico si se quiere, pero real y reciente, con nombre y apellidos), pero continúan siendo parte tristemente cotidiana de muchas mujeres.
Quizás el plano más complejo y desafiante, sin embargo, sea cómo transformar las estructuras simbólicas de poder de una sociedad todavía machista en sus raíces y en sus procesos culturales. Cómo desterrar estereotipos y roles largamente aceptados como únicos y válidos, cómo corregir esas estructuras sociales que se resisten a desaparecer y en las que la mujer continúa siendo vista en una posición ancilar, sometida al hombre.
En todos los niveles, la Dirección General de la Mujer del Gobierno de Cantabria ha venido desarrollando, a mi juicio, un excelente trabajo. Generando oportunidades y espacios para las mujeres, trabajando el empoderamiento y tratando de actuar en los ámbitos educativos, los únicos que de verdad pueden ayudar en esa transformación social que no será mañana pero sí puede ser un futuro no tan incierto ni tan lejano. Y en ese contexto, el pasado lunes la Directora General de la Mujer del Gobierno de Cantabria, Ana Isabel Méndez, la Directora General de Juventud, Eugenia Gómez de Diego, y la psicóloga Elena Sagaseta, responsable de los "Talleres de educación afectivo-sexual desde una perspectiva de género" que se vienen desarrollando en los centros de enseñanza secundaria de nuestra comunidad, presentaron una guía dirigida a mujeres jóvenes y adolescentes en la que se explica qué es una agresión sexual, qué se entiende por violencia o abuso sexual, cómo prevenirlo, detectarlo y enfrentarlo. La guía se titula "Violencia sexual. Violencia contra las mujeres" nace de la constatación de que una mayoría de las mujeres que sufren violencia comenzaron a sufrirla cuando eran menores, de la constatación de que muchos mitos sexistas continúan vigentes en la adolescencia, entre ellos la terrible idea de que la víctima de la agresión es quien la ha provocado por su vestimenta o actitud, o el de que un chico tiene derecho a interferir en el espacio de la mujer con comentarios, coqueteos o toqueteos no deseados.
Es posible que llegue un día en que nadie se considere con derecho a decidir por las mujeres, en la que nadie se considere con derecho a invadir su privacidad o a agredir su integridad. Pero hasta que ese momento llegue, hay que aplaudir iniciativas como los talleres y la guía mencionados y aplaudir a sus responsables. Aunque sólo sea por lo que asusta leer algunos de los comentarios vertidos en los foros de la prensa regional.

9 comentarios:

Mª Gemma dijo...

El ejemplo que pones de la mujer que fue contratada de manera oral... y luego rechazada "por estar embarazada" es algo que esta a la orden del día... incluso se dan despidos con diversos motivos en mujeres con contrato, que se han quedado embarazadas y que responden lo mismo, cuando se les plantea la posibilidad de denunciar... ¿como probar que el motivo del despido ha sido el embarazo?... si total me van a indemnizar y voy a estar en la calle igual... Hablando con empresarios de estos hechos, responden que la causa no es el embarazo, ante el gesto de perplejidad de quien les oye... añaden que bueno... que también si cogen la baja... que el principal motivo llega después cuando se incorporan y tienen derecho a media jornada... que ellos no contrataron a una persona para media jornada, sino para jornada completa, cuando les digo que también el hombre puede coger el mismo derecho... y que harían en esa situación... comentan que seria igual... buscarían un motivo de despido... indemnizarían... La igualdad con desigualdad no funciona... quizás habría que pensar algo mas... para que a la vez de incentivar la natalidad... y que la madre o el padre... por ejemplo, puedan cogerse una excedencia remunerada, que la persona que entra a suplir esa excedencia este incentivada su remuneración por el estado... y una vez pasado el periodo de maternidad pueda volver a incorporarse a su trabajo... aun así se corre el riesgo de que el empresario elija igualmente... ¡Sigue siendo todo tan complicado!
El despido es lo mas barato para el empresario…

Esta muy bien lo de los talleres… la guía, no espero menos de las personas publicas que has nombrado, están haciendo su trabajo... pero partiendo de que el principio de desigualdad nace dentro de las propias familias... mientras no se enseñe a los padres a transmitir esa igualdad, a enseñar planificación familiar y laboral, a educar en igualdad de condiciones… no nos engañemos que es algo que veo diariamente… no se educa igual a un niño que a una niña... poco avanzaremos... es sorprendente ver tanto en la primaria como en la secundaria que los mitos sexistas continúan vigentes... alimentados por personas mayores del entorno familiar y no familiar...

El mito sexista esta instaurado en muchos ámbitos de la vida… y se siguen haciendo leyes que promueven esa desigualdad…
Podría estar hablando, del principio de igualdad y de cómo llevarlo a la práctica, horas y horas… y estoy segura que nos entenderíamos…

¡Es todo tan complicado! La educación desde todos los ámbitos es principal.

Un abrazo

Alfonso dijo...

Para que luego digan que no hacía falta un ministerio de Igualdad. Anda que no nos queda trecho por recorrer.
Lo del embarazo y no contratar, eso está a la orden del día, pero claro ¿cómo se demuestra? Algo hay que legislar ahí, para evitar estas situaciones.
Hemos coincidido hablando de Igualdad. Aquí están dando un curso en Jerez, con un nombre muy curioso, dirigido a 'varones sensibles y machistas recuperables'... suena bien ¿verdad?

Rukaegos dijo...

Como tú, MªGemma, creo que la educación es el único camino cierto para transformar la sociedad. El hecho de haber crecido en una familia bastante igualitaria en cuanto a roles y tradición tiene mucho que ver, imagino, con que no me encajen demasiado bien gran parte de los estereotipos machistas (estoy seguro de que por algún lado flojearé, jeje, y tengo muchas reservas sobre algunas transformaciones en el lenguaje, no sobre otras).
En cualquier caso, sí es importante que incluso aunque en casa no escuchen determinados discursos y reflexiones, lo hagan en el ámbito educativo. Y sobre todo, y ya con referencia a la guía, es importante que las chavalucas tengan claro que se pueden y deben poner límites y cuándo y cómo hacerlo.

Como dices, el sexismo está tan implantado en nuestros parámetros que será duro cambiarlos, por eso me pareció importante hacer referencia no sólo a la igualdad formal y la material, sino también (y casi sobre todo) a la simbólica.

Alfonso: Estoy totalmente de acuerdo con un Ministerio de Igualdad aunque confieso tener mis reservas sobre su titular (pero bueno, por ser tú gaditano hoy las voy a perdonar jeje). Me ha gustado bastante el nombre del curso, divertido, aunque no sé si lo de curso para machistas recuperables será muy atractivo de cara a atraer público ;)

Saludos bilaterales :)

JULIO dijo...

Noble tarea Rukaegos, es importante recordar que en esta comunidad eternamente conservadora somos capaces de ir dando pasos importantes, de los que dejan huella y son imposibles de borrar.

melibea1980 dijo...

Rukaegos, creo que el ejemplo que has puesto tristemente es muy común y que sin dramatizar, aún más común es el caso de las mujeres que no promocionan en su trabajo porque asumen la carga familiar más que los hombres y porque el día queramos o no tiene 24 horas y no se pueden alargar más en la práctica. Creo que los hombres deben evolucionar todavía mucho en cuando a la relación con sus hijos y también creo que es un tema educacional sobre todo, las madres siempre seremos madres pero los padres deben ayudar más a sus parejas en la crianza de los hijos pues si no, trabajar, llevar la casa y a los hijos es una batalla imposible de vencer.

En cuanto a los cursos que ha convocado la D. Gral de la Mujer en Cantabria me parecen muy necesarios porque tristemente muchas víctimas siguen sin saber que lo son.

Espero que llegue el día en que la diferencia entre hombres y mujeres se vea atenuada o eliminada en estos aspectos.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola Regino:

Suscribo tus palabras: Es posible que llegue un día en que nadie se considere con derecho a decidir por las mujeres, en la que nadie se considere con derecho a invadir su privacidad o a agredir su integridad.

Subrayando lo que acontinuación manifiestas, que hasta que ese momento llegue, hay que aplaudir todo tipo de iniciativas que posibiliten ese derecho de las mujeres.

Amigo Regino, procedo a incluir tu blog entre las bitácoras que sigo; si activas esta opción en tu blog ahí me tendrás como fiel seguidor del mismo.

Recibe un abrazote amigo.

Gema dijo...

El problema más grave no es demostrar la discriminación por razón de sexo, la ley ha invertido la carga de la prueba. Más bien se trataría de abordar lo que apunta mi tocaya de proteger a la víctima para evitar que el empresario esté dispuesto a pagar el coste de la discriminación o de establecer los mecanismos adecuados para que la maternidad sea un bien a proteger por el Estado.
Sobre la imborrabilidad de los avances, sólo comentar que iba a escribir en el post de la peli de Milk, el activista gay, para decir que me gustó y poner en evidencia algo que rukaegos sugiere que es la pervivencia de los argumentos conservadores 40 años después. ¿Es necesario recordar la exaltación en defensa de los valores de la familia esgrimida contra el avance en derechos de los últimos tiempos?

frantic dijo...

Magnífica idea la de los talleres y la publicación de la guía y es que aún queda tanto por hacer...

A veces me da la impresión, por los comentarios de los foros (no sólo de la prensa nacional) y los que sigo oyendo en mi vida cotidiana (tanto por parte de hombres como por parte de muchas mujeres), de que, pese a tantos años de lucha feminista, no hemos arreglado ni la mitad de la mitad de los problemas.

Por cierto, querido amigo, a fin de que actualices tu "tarjetero" te diré que me cambio de dirección. Sigo en la frontera pero un par de portales más arriba:

http://masdelafrantic.blogspot.com

Estoy aún en plena mudanza y con todo patas arriba pero pronto volveré a recibiros.

Rukaegos dijo...

Qué bueno tenerte por aquí, Javier. Tengo en pendiente lo de añadir el seguimiento a blogs, pero me pongo a ello, porque me parece poco serio no responderos con las mismas "armas". Y por supuesto el tuyo estará entre los seguidos, porque ya te he dicho que el descubrimiento casual de tu blog fue toda una epifanía :)

Cambio la dirección, Frantic, y de paso recordaré a mis visitas que tanto tu Frontera, como el Amigo de la Dialéctica son dos espacios que hay que visitar :)

Gema, tienes razón. Pero también es cierto que algunas veces las mujeres afectadas tienen reservas antes de actuar contra la empresa que las discriminó, porque hay todo un entorno que sigue culpabilizándolas o que las insinúa que es peor si parece que son conflictivas. Ese arma, el de mejor no digas nada y así encuentras otro trabajo más fácil, ha sido una de las armas que siempre se han utilizado desde los poderes económicos (y los otros) para evitar que las reivindicaciones laborales justas puedan escucharse.

¿Es necesario recordar que los discursos de hazteoir o el foro de la familia son los mismos que hace 40 años? Sí. Porque si pensamos que todo está ya resuelto seguirán envenenando conciencias y volverán a imponernos su moralina.

Saludos a los tres :)

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.