martes, septiembre 25, 2012

COSPEDAL UN RATITO


       
Tengo que confesarlo: María Dolores Cospedal (ya sabéis que es de esas que en un arrebato egótico se autoimponen el "de" para darse importancia) me supera. He escuchado sus mentiras descaradas sin que le creciera la nariz ni le subieran los colores, afirmando que sus programas decían lo que no decían. He visto sus mantillas devotas y su hipocresía cabizbaja de procesión en procesión, en el exhibicionismo hipócrita de quien se perdona todo a sí mismo pero pretende dar lecciones morales al resto del universo y se aprovecha de la vieja alianza entre el trono y la cruz para que nos vaya quedando claro que en su ansia de poder no hay pantomima que se le resista. He sido testigo como todos los ciudadanos de cómo abría la caja para engrosar los haberes no merecidos, con especial descaro aquel sueldo de senadora que cobraba puntualmente sin pisar por la cámara alta y sin haber presentado una sola moción o propuesta, sin haber abierto una vez la boca en toda la legislatura.

Dignos antecedentes para quien con boca de jarro dispara que el 25-S (con el que por otra parte y como sabréis no siento cercanía alguna: siempre me aterrorizó el naïf) es idéntico al golpe de estado de Tejero el 23-F. Sobre todo para quien, llevaba tiempo sin encontrar el momento de ponerme manos al blog para comentarlo, minusvalora la actividad política tanto que después de hacer cálculos de puro rédito electoral para saber bien cómo puede mantener su mayoría en Castilla-La Mancha, si aumentando diputados, recortando diputados, o depende de la hora del día o las copas de la noche, concluye que hay que retirar el sueldo a los diputados autonómicos. Toma, toma y toma. Sírvame demagogia de salón con tres cuartos de populismo de garrafa y un par de guiños rebeldes de mayo. Con un poco de sifón.

Está de moda el odio a la política y sobre todo a los políticos. Así que siembra sobre campo abonado el proclamar que un diputado no debe cobrar por su trabajo y su responsabilidad, su muy alta responsabilidad. Para escandalizarse con mohín de cartón-piedra cuando se le dice que se trata de una medida absurda que sólo implicaría que, a la manera de la antigua Roma, los patricios quedarían al cuidado de los asuntos públicos (ese otro viejo maridaje entre zorras que cuidan gallineros) y los curritos a lo suyo, que es trabajar para que haya muchos impuestos que solucionen la crisis y permitan que Cospedal siga con sus tan pingües como probablemente inmerecidos ingresos. Y para pagarle a la señora la seguridad pública de su búnker habitacional de luxe y el agua gran reserva que por lo visto se echa al gaznate a precio de vodka en los Consejos de Gobierno.

“No entiendo por qué eso va a suponer que se dediquen a la política nada más que los que sean ricos. No entiendo por qué una persona que tenga su oficio y que se gane la vida con su oficio, una persona que tenga un negocio, que tenga un bar y tenga empleados o no los tenga, y pueda sacar un rato libre, o un fontanero, un electricista o una persona que tenga un taller, no entiendo por qué no se pueden dedicar a la política. Estoy radicalmente en contra” nos dice Maricospi de Cospi. En una gramática parda y torpe que no nos acaba de dejar claro qué es lo que pone a su señoría radicalmente en contra. Pero que nos delata lo que piensa de los políticos y del servicio público: que siempre se podrá sacar un rato libre para cumplir, comosi ejercer de diputado fuera podar los bonsais, tomarse unas cañas o dar un paseo a la sombra de una sombrilla de encaje y seda.

Me pregunto qué responsabilidades sobre su dedicación y trabajo podríamos pedir a los diputados que no van a cobrar, que no van a poder centrar su día a día en la actividad pública, y que deberán estar más pendientes de liquidar el IVA y asegurar la clientela del bar que de sus altos intereses. Que deberán encontrar "un rato libre" para desplazarse desde Ciudad Real o Guadalajara a Toledo para debatir sobre asuntos que no habrán tenido tiempo de estudiar. Me pregunto si no crecerá, todavía más, la alarmante corrupción, y no serán multitud quienes se entreguen al poder de los sobres. Si habrá alguien capacitado que vaya a renunciar a su escaso tiempo libre para dedicarlo a una actividad que, de entrada, le supondrá todo un saqueo de oportunidades en una larga lista de incompatibilidades durante y post mandato. De hecho, me permito recordar que hay antecedentes de cámaras y tiempos en los que en vez de sueldo había dietas de desplazamiento y asistencia en la que el resultado a fin de mes era más suculento que ahora.

Yo, que creo en la política y en los políticos (que no en la demagogia ni en los profesionales de la política crecidos a la teta de los aparatos), que creo en la transparencia, que creo que debería haber un régimen todavía más severo de incompatibilidades y de exigencias, de controles y de responsabilidades, que creo que la política es, debería ser, una de las más absorbentes y altas dedicaciones de un ciudadano, con o sin bar, creo en justa correspondencia que ese trabajo tiene que estar remunerado y remunerado de manera correcta y justa para las responsabilidades asumidas, entre otras cosas porque esa remuneración es la garantía de que puedan ser los mejores, vengan de donde vengan, quienes se ocupen de esos asuntos que hoy están en manos de gentes como Cospedal. La bien pagá, que desde hace tiempo le dicen.

2 comentarios:

Maria1462 dijo...

Lo que tendría que haber entre los políticos es más claridad, más transparencia, para que los ciudadanos de a píe confiemos más en la clase política que independientemente de las ideas prime el entendimiento y que salgan de esas urnas de oro en las que algunos se encierran, y que se conciencien de que el pueblo debe saber como se gestionan el dinero de todos. Y por supuesto deben estar bien pagados, no creo que la iluminada esta nos haga creer que un fontanero después de trabajar 8 ó 10 horas tenga ganas de preparar un discurso o unos presupuestos sin remuneración alguna, un ejemplo los presidentes de comunidad nadie quiere responsabilidades sin remuneración, no conozco a nadie que lo haga voluntario.
Claridad y transparencia y si para eso hay que cambiar las leyes adelante

BRUNO6 dijo...

Bitch!.

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.