miércoles, marzo 24, 2010

"FLORES EN LA CUNETA": LOS DESOLADOS POEMAS DE ALEJANDRO CÉSPEDES


Hace ya unos meses os di la noticia de que un buen amigo, excelente poeta y mejor persona, Alejandro Céspedes, había obtenido el XXV Premio Jaén de Poesía. Hace unos pocos días, me envió un ejemplar del libro, Flores en la cuneta, editado como es costumbre en el Jaén por Hiperión.

Le gustan a Alejandro los libros orgánicos, coherentes, que de alguna manera nos narran en clave lírica una historia, un estado de sensación; libros que esconden la mirada serena de su autor tras personajes y máscaras y que a través del diálogo a cuatro entre escritor, máscara, palabra y lector provocan fogonazos de sentido, de extrañeza, de belleza. Esos fogonazos que nos obligan a apartar durante unos instantes el libro de la mirada, a tomar aliento antes de continuar.

Confiesa al inicio del libro que siempre ha sentido una infinita tristeza al tropezarse a lo largo de millones de kilómetros de carretera realizados a lo largo de los años con los testimonios de tantas tragedias, con tres testimonios: los animales atropellados, los zapatos diseminados y las flores que tratan de no olvidar a un lado de la cuneta.

Cierto alejamiento irónico suponen los títulos de los poemas, todos ellos fragmentos de anuncios de coches, tantos perfectamente reconocibles (¿Te gusta conducir?). Pero pronto la juguetona llamada del título nos desborda y la realidad de unas palabras que nos abren sombras y vacíos, que disparan a bocajarro contra nuestra emoción y nuestra memoria se impone violenta y necesaria.

Desolación y belleza. Palabras y vacío. Carreteras desgarradas camino del silencio. Flores en la cuneta. Alejandro Céspedes.


Los animales de dos en dos, ua, ua

Chillan como animales las dos ruedas derechas. Luego las de la izquierda derrapan e imprimen sus dibujos sobre la carretera.

Ellos gritan también.
Ríen.
Nadie los juzga.

Aún no saben que a partir de la siguiente curva, y para siempre, van a llevar colgados de su corazón los ojos de una perra.

1 comentario:

Marga dijo...

Triste,sobre todo si alguna vez has querido a algún animal,como es mi caso.
Es bueno que alguien ponga palabras al dolor interno y ver si se sensibiliza el mundo.
Prefiero ver la foto de tu perra leyendo que la de el blog de hoy,menos mal que mañana pondrás otra,espero que más lúdica.

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.