jueves, julio 09, 2009

DE VECINOS Y FERIAS


Reconozco que son diversas las razones por las que no me resulta simpática la Asociación de Vecinos Pombo-Cañadío. Pero hoy que ha regresado a los medios cántabros la polémica infinita sobre los ruidos y molestias que causa la movida nocturna (y en fiestas, la diurna) al vecindario, voy a meterme en un pequeño berenjenal y si no apoyar sí al menos intentar que resulte comprensible su posición. Sobre todo, porque he leído en facebook algunos comentarios bastante agresivos sobre los vecinos de la zona y, para mi sorpresa, he visto como desde el propio Ayuntamiento y desde la Asociación de Hostelería se volvía a la carga con un viejo discurso, ese de que al fin y al cabo son las fiestas y son sólo un par de semanas.

Santander, como la mayor parte de las ciudades españolas hizo dejación absoluta hace muchos años de toda norma que regulara el ocio nocturno y propusiera algunos límites o, aún mejor, algunos pactos, porque el diálogo sigue siendo a mi juicio la mejor forma de aprender a convivir unos con otros, e incluso unos contra otros, y de aceptar que la vida en una ciudad tiene ciertas ventajas pero obliga también a tolerar ciertos inconvenientes. Dentro de un orden. Al todo vale dictado por el Ayuntamiento se sumaron con prontitud muchos de los locales de copas (la mayoría, me atrevo a decir) y toda una juventud que tomó primero la calle con cierto orden y poco a poco fue asimilando las nuevas costumbres, con nuevas y grandes molestias. Y así, si hace unos años se tenía cierto cuidado en no gritar, o se entraba a orinar a los bares, o se respetaba más o menos el mobiliario urbano, hoy las hordas gritonas son pan de cada día, las meadas y potas de portal en portal lo mismo, y la suciedad y destrozos una imagen tan lamentable como normal en ciertas áreas de la ciudad.

Hubo un tiempo de paciencia, de molestia resignada, que si mi memoria no falla se rompió y dio origen a un conflicto no resuelto cuando un concejal de festejos, años ha, y cansado de que la montaña no fuera hacia Mahoma (vamos, que nadie fuera a los conciertos nocturnos organizados en la Semana de Santiago) optó por meter los conciertos en mitad de la montaña y plantar tarimas y altavoces en la Plaza de Cañadío. Ante algunas tibias quejas vecinales (que educadamente inició Carmen González Echegaray) el edil respondió con tono chulesco "total, las fiestas duran dos semanas". Y lo decía ante quienes fin de semana tras fin de semana, desde hacía ya muchos años, soportaban ruidos, suciedades y otras hierbas. La misma situación y las mismas declaraciones que hoy recoge la prensa por parte de los responsables de festejos y de hosteleros, dirigidas a los mismos vecinos que siguen soportando la presión fin de semana tras fin de semana, si bien algo atemperada los últimos meses (en Cañadío, que no en calles aledañas). Muchas gotas colman cualquier vaso. Y ahora vivimos ante el desbordamiento periódico de un vaso vecinal ya saturado e hipersensibilizado, que se nos puede volver antipático cuando excede a nuestro juicio algunos tonos, o cuando ataca a un tiovivo. Pero que cuenta con mucha razón de su parte.

¿Es estrictamente necesario que la feria de día, además de tantos otros espacios ciudadanos, ocupe también el área de Pombo-Cañadío?¿No se podría liberar al vecindario de la zona de ese plus de sufrimiento?

De momento, el Ayuntamiento que no quiso primero y ahora no sabe frenar el problema de los ruidos nocturnos y los botellones, que sacó a la policía de las calles nocturnas y permitió que cualquier horda rompiera coches o papeleras, se peleara incluso con arma blanca o ululara a la luna, que miró siempre hacia otro lado, que nunca habló con los vecinos, que ni siquiera fue capaz de intentar compensar las molestias con alguna ventaja en, no sé, fiscalidad, el que incluso provocó más ruido poniéndose a limpiar la zona a altas horas de la madrugada para rematar el escándalo, dice que los vecinos son unos quejicas.

Los hosteleros que fueron tan reacios a insonorizar, que hicieron el agosto sin preocuparse nunca de lo que sucedía un piso más arriba, que colaboraron a la suciedad, que despacharon alcohol a menores sin demasiado cargo de conciencia (y hechas las honrosas y oportunas salvedades) dicen que los vecinos son unos quejicas.

Los usuarios de la calle, que decidieron que su libertad implicaba mear donde les saliera de ... exacto, de ahí, que es de donde sale, que decidieron que podían gritar, cantar y macarrear a voces a cualquier hora de la noche, que patean coches, rompen portales y estrellan vasos de cristal (tres veces tuvo que ir Lola al veterinario por cortes en las almohadillas de las patas) dicen que los vecinos son unos quejicas.

Hagamos un poco de examen de conciencia antes de retomar el manido hilo de lo quejicas que son los viejos, los burgueses, los vecinos, los malos.


Nota 1: Sí, yo suelo tomarme alguna cerveza en Cañadío y suelo hacerlo en el exterior. Ni cuando tenía 16 años ni ahora me he emborrachado hasta las cachas, gritado o meado por las aceras.

Nota 2: Ahora sé lo que es dormir con cierto nivel de silencio, por primera vez en mi vida. Tanto en Reinosa como en Santander he vivido siempre en pleno mogollón de copas, y nunca me he quejado. Pero también sé lo que es no poder dormir por el ruido, encontrar tu portal roto el mismo día que has cambiado una luna de la puerta o saltar día tras día las vomitonas que dejaban en el portal. Por cierto, ahora vivo a un par de manzanas de la movida y aún asi escucho el griterío.

25 comentarios:

Alicia dijo...

Uffffff!! menos mal que he perdido de vista al tipejo aquel, en fin.

Yo también, en cierta medida, me solidarizo con estos vecinos, no sólo son estos doce días de fiestas los que tienen que aguantar sino que esta gente está a pié de cañón todo el año, creo que todos deberíamos ponernos un poquito en su lugar para poder entender sus reveindicaciones. La gran mayoría de nosotros los viernes a las 8.00 de la mañana agonizamos para que llegue el tan esperado finde para dormir la mañana... y mordemos si suena el teléfono en casa o el repartidor de propaganda toca nuestro timbre.
Fiestas, sí, pero equilibremos un poco la balanza. Pienso que una buena ordenanza mejor adaptada y consensuada podría tener efecto.
Mi total rechazo a las declaraciones del concejal de turno bufando como los gatos, no se puede hablar de esta asociación o vecinos "como los de siempre" claro que son los de siempre, los que aguantan todo el año el mismo plan y nadie les da una solución.

Rukaegos dijo...

Pues sí, Alicia. Y fíjate que creo que hubiera sido un detalle, un gesto importante, y que tal vez hubiera permitido iniciar otra forma de relación menos enfrentada, simplemente no poner casetas en esa zona durante la feria de día.
Y que la "presión" festiva de las fiestas la soporten aquellas zonas que el resto del año no tienen ese problema y por tanto están menos sensibilizados al ruido.

Alicia dijo...

jo, todavía cuando bajo con el ratón para pinchar en los comentarios le veo la cara a este, ¿que hago?

Rukaegos dijo...

jajajajajajajajajaja mira hacia otro lado y pincha por intuición ;)

Anónimo dijo...

yo también estoy totalmente de acuerdo con esto vecinos, que soportan durante todo el año tantos ruidos y demás...el ayuntamiento podía haber tenido la deferencia de haberles dado un pequeño respiro, que bastante tienen con la plaza por la noche, como se nota que los que deciden el cotarro no padecen estos problemas, yo también sufro este tema zona plaza de la leña-cervantes y cuando no son gritos, peleas,roturas de cristales, policias, ambulancias y demás y eso que están a un paso los municipales...pero no hay como hacer la vista gorda...espero que alguien lea esto y ponga el remedio...no me enrrollo más, ah por cierto como sé que estás mu ocupado aprovecho la ocasión para que me confirmes si al final en octubre o noviembre sería posible lo de la exposición de cuadros que hablamos, espero que no te moleste mi osadia pero es la única forma que tengo de hacerlo, k me van a mandar desde Siria todos los cuadros y no sé que voy a hacer con ellos...espero que te acuerdes de mí...un beso.
la cuadros-kurdos.

Rukaegos dijo...

Qué tal, "Anónima": Pues sí, ojalá se ponga algo de sentido común y de empatía en todo este problema. La exposición será en las fechas previstas, pendiente de darte los datos exactos, pero apunta más hacia noviembre :)

Traveler dijo...

Y que cierren el tiovivo, hombre, que lo cierren que es otra desvergüenza y destroza siestas a porrillo... ¡todo el año, además!
Encima a esas casetas no va casi nadie, y absolutamente todos los que van se dedican a romper cristales y a vomitar por doquier.
Luchemos por el eterno bostezo verde, y qué hermosa bahía.

Rukaegos dijo...

Para superar el bostezo verde hay muchas formas y muchas iniciativas en las que no suele tomar parte la mayoría de los habituales de las noches de Cañadío. Si de lo que se trata es de una ciudad más activa y dinámica, no creo que haya que centrarse en más días, horas y espacios para beber, que esos ya los encontramos solitos, Traveler.

Sobre el tiovivo, ya he dicho que me molestan mucho los modos y algunas de las acciones de la Asociación.

Y a las casetas va mucha gente. Seguro que la inmensa mayoría es absolutamente civilizada, como la mayoría de quienes salimos por la noche. Pero no todos. Y parece que a muchos se os olvida esa parte, que es la que ha ido saturando a los vecinos de Santander y su bostezo eterno y de casi todas las demás ciudades de España, con o sin bostezos.

Estoy seguro de que cuando tú regresas a tu casa después de una noche de fiesta totalmente civilizada no te importan demasiado las potas y meados del portal de la casa de mi madre. Yo he tenido que pasarme muchos años saltándolos cada sábado y domingo por la mañana. Y no es nada agradable. El Ayuntamiento, por cierto, cobra lo mismo y exige lo mismo a los vecinos de las zonas afectadas por la marcha nocturna que a los demás. Tal vez estaría bien que ofreciera la misma seguridad y los mismos servicios.

De todas maneras, voy a insistir en una pregunta. ¿Es estrictamente necesario que, habiendo toda una ciudad para poner casetas, una parte se ponga exactamente donde hay movida todo el año, y en consecuencia donde los vecinos están más sensibilizados?

Puede que si tú exiges tu derecho a divertirte cuando y como quieras, otras tengan derecho a pedir que se respeten sus espacios y sus horarios. Ya sabes, ese frase tan vieja y cargada de bostezos y bahías hermosas que dice que la libertad propia termina donde empieza la ajena.

Un saludo

Mª Gemma dijo...

Vengo a visitarte y a escribirte que he tenido problemas con el dominio, con lo que vuelvo a la antigua dirección del blog:

http://tocinoja.blogspot.com

Cambia por favor el enlace en tu blog.
Un abrazo

rojoyverde dijo...

Cuando el tema llegue al juzgado, y la justicia se ponga de parte de los vecinos (siempre suele ser así, hasta el TDDHH Europeo reconoce el ruido como una intromisión en la intimidad personal), otro gallo cantará.

En ese momento, indemnización multimillonaria mediante, alguien se echará las manos a la cabeza, y montará el paripé (yo pensé, yo creía...).

Hasta entonces, paciencia para los vecinos, y psiquiatra para la ansiedad.

Miss Underground dijo...

¿Para que se hacen las plazas en ciudades y pueblos? ¿Para que los vecinos privilegiados disfruten en silencio de un espacio del que se creen dueños? esta plaza es de todos y hay que cuidarla y disfrutarla como se merece y nos merecemos...

A este colectivo de vecinos les molesta la gente, los niños,los árboles, los bares insonorizados, el tiovivo y hasta el puesto de churros, por dios. ¡Qué lástima vivir en Cañadío! Con todos los sevicios, aceras asfaltadas, árboles y demás mobiliarioa urbano y servicios que en otros barrios y lugares del más profundo Santander brillan por su ausencia. Y lo dice alguien que se ha criado en un barrio en el nunca hubo una puta papelera con la que poder sentirse cívico.

¿Tanto molestaban los conciertos de 22 horas a medianoche que se consiguieron hacer en la plaza? ¿Ciudad cultural Santander?

Ah, y para concluir lo de los malos modos no se lo achaquemos sólo a los más cacharros que hay cada progre por hay que da más pena que risa...

Besos ruidosos

Rukaegos dijo...

María Gemma; cambio inmediatamente el enlace. Un besote y a ver si hacemos otra quedada y nos vemos :)

Rukaegos dijo...

Rojoyverde : tienes razón, de hecho los vecinos ya empezaron a recoger sentencias favorables. Y parece que eso ha cabreado mucho al Ingeniero. Pero los precedentes son bastante claros. Y dejando bien sentado que el ruido provoca muchas alteraciones importantes para la salud, así como la falta de sueño.

Rukaegos dijo...

¿Vecinos privilegiados? Te podría ir poniendo muchos casos en los que desde luego la idea de privilegio quedaría bastante lejana ... ¿Los enfermos del antiguo Hospital Madrazo, que soportaban tras las operaciones a los bárbaros? ¿Los privilegiados que viven en zonas sin dotación alguna y encima con ruido? (echa un vistazo a la calle San Luis, o a la mía, Francisco Palazuelos, que hasta aquí llega).

Pero tienes razón, qué mal gusto vivir en el centro. Pero vamos, que si de lo que se trata es de que cada uno molestemos según nos venga en gana ... pues viva el ruido, y los lapos en la calle, y los chicles en los bancos, y la basura pringosa goteando por los contenedores, y las cacas de perro, y los que fuman donde no deben. Viva también los que se cargaron Artesles (que no tiene que ver con el Santander Cultural pero sí con la Cultura), con los que estropean monumentos, ...

Aunque tienes toda la razón, los vándalos tienen muchas edades. De la misma manera que hay muchas edades respetuosas con los derechos ajenos.

Sí voy a insistir en una cosa: No, los conciertos no molestaban tanto. De la misma manera que las casetas de la feria de día no molestan tanto. El problema es que esos pocos molestan siempre a los mismos que aguantan todos (todos, todos, todos) los fines de semana las molestias del ruido, de la suciedad y muchas veces del gamberrismo. A lo mejor si se hubieran repartido mejor esos pocos no hubiéramos llegado al estado actual de cosas.

Anónimo dijo...

Que quiten las casetas que han instalado en todo Santander que también molestan!
Y que no abusen hombre que 2.50 por pincho es muy caro.Que en Salamanca cuesta 1.80!!!

Diana. dijo...

Yo lo único que sé es que no me gustaría todo ese lío en la puerta de mi casa, e incluso admito que me alegra que sea en aquel barrio -tan céntrico además.
Los vecinos tienen todo el derecho a protestar,como protestamos los de castilla-hermida, por ejemplo, por otros preocupantes asuntos. Porque al fin y al cabo nadie lo va a hacer por nosotros...
Me ha llamado especialmente la atención las declaraciones del presidente hostelero que me han parecido que tenían un tono bastante irrespetuoso.

Rukaegos dijo...

Podemos incorporar otro viva, Diana, jeje: Como decía la Bruja Avería en La Bola de Cristal "Viva el mal, viva el capital ..."

rojoyverde dijo...

Normalmente las sentencias en primera instancia no sirven de mucho; son apelables y a la Administración le (nos) sale "gratis". Así, entre apelación y apelación, el vecino de turno acaba desquiciado, y desiste por el camino.

El bienestar de esos vecinos pasa por la regulación de un sector vital de Santander. Y en el fondo, no deja de ser penoso que se quejen los ciudadanos por el ruido de la hostelería, y los que soportan peores actividades económicas apenas digan nada (estoy pensando en los ruidos, olores y contaminación, por ejemplo, de la acería que Santander tiene en pleno término municipal).

Si no se ha sabido ordenar, gestionar y planificar los usos del suelo, para no mezclar actividades industriales con zonas residenciales; algo tan sencillo como planificar zonas de ocio... ¡imposible!.

Nacho dijo...

Yo por si a caso no me quejare de otros carnavales (como tu los llamarias) que han tenido lugar en el Madrid literario y colindantes hace unas semanas...
En otro orden de cosas, todavia recuerdo un dia que las Juventudes Socialistas denominaron el "botellon" como "forma de ocio alternativo de una juventud inconformista". Ay, Sartre cuantos aprendiz de intelectual "inconformista" has parido!

Un saludo,

Nacho

orfeo boreal dijo...

Retrato de una ciudad que aspira a la capitalidad cultural: Calle Santa Lucía. Noche: coches pasando con su reguetón a todo volumen y que aparcan sobre las aceras. bares-discoteca emitiendo ruido y vibraciones hacia los pisos donde intentan dormir los vecinos, jóvenes borrachos drogados a las 4 de la madrugada saliendo de bares y cantando y gritando a coro por las calles IMPUNEMENTE. En fin... prueben a gritar o aparcar mal a las 12 del mediodía, que aparecerá, como es lógico la policía rápidamente, pero por la noche y de madrugada hay "patente de corso"....
Una reflexión: ¿porqué s epermite esto?. Otra reflexión: ; los demás ciudadanos, y sobre todo los pequeños y medianos empresarios tienen dificultades para llegar a fin de mes y pagar sus alquileres trabajando 8 horas diarias y se preguntan: ¿cuál será la fórmula mágica para que locales que tienen tantos metros cuadrados de superficie y pagan fuertes alquileres abriendo un par de noches a la semana y estando llenos solo 4 horas de esas 2 noches sean negocios tan rentables???...

escéptico dijo...

La próxima polémica ¿serán los toros?
No me molesta que durante unos días el personal tome las calles, incluidos los riesgos derivados de ello.

Rukaegos dijo...

Pues a ver, Nacho: No estoy de acuerdo con esa definición del botellón, como ya te imaginarás. Pero para repartir en todas direcciones, los primeros botellonódromos los han instalado ayuntamientos populares (creo que Granada fue el primero).

Sobre Madrid. Hay una parte de manifestación y reivindicación festiva con la que estoy totalmente de acuerdo. En la que afecta a la fiesta que se produce después, aplico el mismo criterio: Adoro Chueca, pero tal vez la resistencia de los vecinos cada fin de semana justificara que en determinada fiesta (carnaval dices tú) se desplazara a otro lugar, al menos la parte más grande. En realidad ya se ha hecho en varias ocasiones.

Rukaegos dijo...

Orfeo, de acuerdo contigo y sobre todo como tú no entiendo cómo se quieren justificar esas escenas nocturnas aplicando al cosmopolitismo o a la cultura. ¿Qué tendrá que ver el bebercio a las cuatro de la mañana en mitad de tu acera con la cultura, el nivel o el dinamismo de una ciudad?

Rukaegos dijo...

Escéptico: A mí no me molesta que la gente se eche a la calle durante las fiestas. Y como mucha gente, siempre he echado de menos unas fiestas más festivas (valga la redundancia) y más participativas en Santander. Pero voy a seguir insistiendo en que tal vez el área de Cañadío (y un par de ellos más) estén demasiado "castigados" durante todo el año como para que ahora les digas, bah, son sólo unos días. Habrá zonas de la ciudad sin casetas, habrá zonas cercanas a Cañadío sin casetas ... ¿por qué allí no?

Y veo que me conoces bien pero no, no serán los toros la próxima polémica, sino las barbaridades y animaladas a las que se somete a los toros ;)

Nacho dijo...

Rukaegos, los de "carnaval" venia de un post tuyo anterior (como comprenderas para mi los terminos son los de menos y, salvo prueba en contrario, intento evitar molestar con ellos) .

Y descuida que los "aprendices", desafortunadamente, no conocen de partidos politicos (esto es, estan en todos), aunque a mi me hizo gracia el intento de "teorizar" con eso del ocio alternativo (ya sabes, "teoriza", aunque sea sobre estupideces, que algo queda).

Una cosa mas, a mi no me gustan los "carnavales". Perdona que lo escriba asi, y en relacion con ese post anteriror, pero de igual manera que me resulta insensible el uso del cuerpo femenino en esas fiestas estilo Rio de Janeiro, tengo la misma sensacion respecto del uso del cuerpo masculino en la foto que aparecia en otro post. Tampoco me gustan los toros, pero supongo que podriamos empezar por los humanos, para pasar luego a los animales (a los "otros" animales, me refiero).

Ya ves que cosas escribo cuando tengo un dia libre.


Un saludo desde la perfida albion

Nacho

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.