domingo, noviembre 09, 2008

MOMENTOS ESTELARES: TOXYC LADY AND THE KILLING ROTAFLEX
Como estuve pelín intenso estos días de atrás, le prometí a Elena una nueva entrega de los Momentos Estelares. Como siempre en mis series y posts irónicos en un 95% real, cambiando nombres y escenarios cuando es preciso, pero poco más.
Cuando Santander era un poquito, sólo un poquito, menos gris que ahora, hubo un tiempo en que muchos locales hervían de actividad. Cuentacuentos, monologuistas, teatro alternativo y no tan alternativo, transformistas, grupos musicales, cantautores ... No era habitual pero tampoco excesivamente extraño encontrarse por la noche algunas deliciosas excéntricas del marimundo revestidas de drag queens incluso por el siempre delicado itinerario de heterolandia. Plataformas de altura inverosímil, licras de lamé plateado ajustadas hasta la asfixia, movimientos provocadores, miradas procaces, pelucas y maquillajes que pondrían cara de angelote barroco al mismísimo Marilyn Manson ...
Había derramado lisura en las Canarias, practicado la prostitución callejera en Montera, iluminado los bares más oscuros de la margen izquierda ... Y regresaba a casa más llena de glamour y de ideas peregrinas que nunca. Era, claro, la mujer venenosa, la nunca igualdad Toxyc Lady.
Por el día se ponía unos pitillos de colorines, un t-shirt de lentejuelas y un flequillo juguetón y se dedicaba a esteticienne pirata a domicilio. Su especialidad, la inyección ilegal de colágenos de contrabando en labios indefensos y papos arrugados para conseguir sutiles formas tersas y sicalípticas. Nunca acabó de coger el truco técnico y no era raro reconocer a la mañana siguiente por el Mercado de la Esperanza y la Boutique Calé a sus víctimas: los colágenos mal fijados se desplazaban lenta y traicioneramente por las noches hasta amasarse en uno de los extremos de la boca, provocando unos labios rotundos de un lado y estrechos de otro, en una suerte de mueca imposible de ocultar, con forma de chicle de fresa a punto de explosionar.
Por las noches, se alzaba imperial sobre sus argentinas plataformas, se embutía en imposibles vestimentas de corte punk-post-industrial-de-provincias y se abalanzaba contra los escenarios oscuros de atmósfera cutre-post-industrial-seminal-de-provincias de La Caverna. Donde el público aguardaba ya expectante y pre-extasiado una nueva y rompedora performance.
Presenciar la transformación de Toxyc Lady en una especie de Lagarta Jefa a lo Diana de V, con verdes refulgentes y ceñidos alrededor de sus extremidades longilíneas y su cuerpo falsamente preñado, antes de simular con radical ambiente musical un parto doloroso en el que desgarraba su vientre y extraía ante el generalizado asco hilos interminables de placenta construida a base de macarrones con tomate hasta que al fin salía el Nenuco de su prima Maritere, asombrado y entomatado, que arrojaba con furia contra el público, era, qué duda cabe, un bello exceso.
Pero nunca pudo superar la cima que a sí misma se impusiera con su gran y última noche. Apareció más divina que nunca, más postindustrial que nunca, más metálica y agresiva si cabe que nunca. En el escenario, una especie de yunque nos acercaba a las más extravagantes escenografías de Bayreuth para la fragua de Mime. Definitivamente, Santander entraba de la mano de Toxyc Lady en plena modernidad ...
Armada con una Rotaflex a toda revolución, la música hard a todo volumen, la oscuridad reinventando las siluetas, Toxyc Lady comenzó a mover su sinuoso personaje hasta que toda una clásica ira descontralada de Furia y Ménade la poseyó. Comenzó a golpear el yunque con la Rotaflex. Con saña. Mientras bonitas cascadas de chispas multicolores llovían sobre la oscuridad iluminando un universo fascinante de maricaras embobadas, unas traicioneras e imprevistas esquirlas fueron desgajándose del yunque impulsadas por la brutal agresión de la Rotaflex. Esquirlas de puntas afiladas que se camuflaron entre las chispas y la oscuridad y comenzaron a llover sobre el público.
Unos pocos minutos tardó Toxyc Lady en terminar su performance, apagar la música, encender la luz y alumbrar el caótico y enmudecido efecto de su ardiente interpretación sobre el público. Frentes abiertas y sollozantes, espectadores tirados sobre si mismos intentando descubrir de dónde vino el golpe o detener la sangre. Bella, bella, bella performance. Inolvidable. Llena de color (rojo) antes de que las ambulancias recogieran a los siete muchachos más afectados y un par de marimédicos improvisaran un First Aid Area en los butacones del Dark Room.
Terminó esa noche la carrera de Toxyc Lady. Una pena. Al fin y al cabo no hubo muertos. Y todos reconocen años después cuánto ganó Pacuco Cortiguera, "La Mejillona de Bostronizo", al perder el ojo que bizqueaba y que con glamour y mimo oculta desde entonces bajo un satén negro en forma de parche pirata. Ni punto de comparación.

8 comentarios:

elhidalgocaballero dijo...

Este guion te lo pilla un director y te hace una película con ello o por lo menos una escena memorable:)

Rukaegos dijo...

Jajajajaja, soy un simple cronista de una realidad un tanto atropellada y confusa que ha estado presente por estos mundos de dios ...

Por cierto, ya te vi en el periódico encajado dentro de un grupo estupendo :) Enhorabuena. Y ya hablaremos, que en tu lado oenegé quería proponerte un par de cosillas ;)

Elena dijo...

¡Cielos!. Júrame que lo presenciaste, júrame que no versionas lo que otros ojos vieron...

Dios santo, ¿de verdad existió semejante personaje?.

Recuerdo vagamente las palabras de asombro-horror de mis padres a propósito del espectáculo de una especie de circo francés que presenciaron a principios de los ochenta... Me contaron horrores espeluznantes, pero nadie salió escaldado-esquirlado, oh oh oh...

Pero bueno, también yo he pensado siempre que un parche es dignísimo, elegante y hasta erótico. no hay mal que por bien no venga.

dani dijo...

Y dónde dice usted que se llevan a cabo tamañas performances? Por cusiosidad...

Rukaegos dijo...

Juro que lo vi yo mismo en mi misma mismidad con estos ojitos que se han de comer el mundo. Palabrita del Niño Jesú. Bueno, ejem, puedo haber exagerado un poco, pero sólo un poco.

Ya no se llevan a cabo, Dani. Fueron otros tiempos. Y en general se hacían en antros de ambiente de Santander y lugares de mala nota parecidos. ;)

Nacho dijo...

Menuda chifladura... perdon "arte". Por cierto, el cuasi oximoron "antro de ambiente" me ha parecido fascinante. Me alegro que con estas "tribus" se te haya pasado la resaca "urbana"; aunque a mi estas reinas me hacen tanta gracia como a Su Majestad ("Su" de ella, claro que no quiero que te vuelvas a encabritar)

Vaya, deberia (o era "debiera") estar trabajando...

Nacho

PS Te acuerdas del "Orgias, orgias, queremos orgias..." en Asterix y el Caldero?

Rukaegos dijo...

Cómo olvidarlo, Nacho ... Y ese futuro que el director teatral prevé para Obélix y el Teatro Verité después del "Di lo que se te ocurra" que, claro, fue "Están locos estos romanos".

Para orgías también la sofisticación del Gruyere y el lago de Ginebra en Astérix en Helvetia jeje

dani dijo...

Nichts!

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.