viernes, mayo 16, 2008

MUCHO POR HACER: 17 DE MAYO, DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA HOMOFOBIA, LA LESBOFOBIA Y LA TRANSFOBIA
Fue precisamente junto al cercado de la foto donde el 12 de octubre de 1998 dos matones asesinaron a golpes en Laramie, Wyoming, a Matthew Shepard, un joven estudiante gay de 22 años. Resulta todavía estremecedor e iluminador revisar los textos, los debates en la prensa provocados por este brutal crimen que obligó a un país acostumbrado (como casi todos) a mirar hacia otro lado cuando las víctimas somos los diferentes, la excelente reflexión cinematográfica que fue The Laramie Project, en la que se intenta a través de un estudio de campo realizado por estudiantes de la Universidad de Wyoming con entrevistas en Laramie entender cómo vivió la localidad el crimen, cuáles son las raíces ideológicas y espirituales de la violencia homófoba. Entender simplemente por qué.
Fue un 17 de mayo cuando la Organización Mundial de la Salud excluyó de su catálogo de enfermedades mentales la homosexualidad. En 1990 (alucina, vecina) para ser exactos. Y desde entonces, los movimientos por los derechos LGTB intentan la proclamación de esta fecha como Día Internacional contra la Homofobia, la Lesbofobia y la Transfobia.
Supongo que muchas personas continuarán con el relamido "¿pero qué más quieren éstos?". Pero la verdad es que queda mucho trabajo que hacer para que verdaderamente nuestras sociedades cambien y se conviertan en espacios seguros para las personas con una orientación o una identidad sexual diferente de la que hasta ahora ha marcado la norma social como correcta. Vivimos en un país donde la vieja violencia machista ocupa cada vez más espacio en las ondas, en la política, en la religión, un país donde abundan los discursos violentos, insultantes, inaceptables que culpan a las personas LGTB de formar una nueva Inquisición o de atentar contra la libertad de expresión simplemente porque ahora nos defendemos, defendemos nuestros derechos y defendemos a nuestra gente. O tratamos de hacerlo. Porque mucho lobby rosa por aquí, mucho lobby rosa por allá, pero siguen siendo los movimientos religiosos ultracatólicos y los comunicadores ultraconservadores y fascistoides quienes detentan el poder social en nuestro país, quienes condicionan límites a la visibilidad, quienes, enfermos de odio, cada día entran en los foros de internet, en ciertas páginas web, en la COPE y adláteres mediáticos, en los púlpitos, en los cafés y los institutos, en los centros de trabajo y las calles para escupir su odio a los homosexuales.
Frente a esa cruzada de quienes nunca alzaron la voz cuando en España los homosexuales y transexuales iban sin juicio ni expediente jurídico alguno a campos de concentración, o las lesbianas eran ingresadas en manicomios de por vida, poco es lo que se hace. Son alarmantes los datos que demuestran qué poco seguro es nuestro sistema escolar para los jóvenes LGTB, pero la presión católica hace que el Gobierno relaje las referencias a la diversidad sexual y a la diversidad familiar en Educación Para la Ciudadanía, tanto que al final seguimos siendo invisibles. Sólo tres manuales de todos los editados pasarían el examen para los colectivos LGTB españoles (los de Octaedro-Praxis, McGraw Hill y Pearson-Alhambra), sólo esos tres se adecúan a los ya raquíticos contenidos que proponía el decreto gubernamental en esta materia.
Y la educación es imprescindible para que por fin nuestras calles se llenen de colores y se vacíen de miedos. Pero también la firmeza a la hora de incorporar a nuestro sistema jurídico la figura de los crímenes de odio, con una regulación específica que valore y agrave los delitos nacidos de esas fobias que no debemos consentir en una sociedad libre. Porque de momento, los gays, las lesbianas, los transexuales, seguimos naciendo a nuestra identidad a través de la injuria, como bien afirmaba en sus estudios Judit Butler. Qué duro, qué doloroso es saberte invisible primero, fuera del universo, para por fin entenderte, desvelarte, al darte cuenta de que cuando escupen con rabia un "maricón de mierda" están hablando de ti. Seas tú o no el destinatario.

4 comentarios:

el ruton dijo...

El dia que los Roucos , Aznares , Botellas y demas , sean reliquias del pasado , como ha llegado a ser Franco , seremos tod@s mas libres y respiraremos mejor .Esperemos que sea pronto .

ANA DE LA ROBLA dijo...

Todavía queda mucho camino por andar. Fíjate en lo larga que está resultando la consecución de derechos reales, efectivos, por parte de las mujeres, con la de décadas que se lleva dando al callo; de modo que con los homosexuales, otro tanto de lo mismo... por desgracia. Besos.

Rukaegos dijo...

Pues sí Ana. Rutón ha mencionado algunas de las "cargas" que pesan sobre nuestros hombros.

Pero no deja de ser ¿curioso? que los enemigos de la igualdad de las mujeres y los enemigos de los derechos lgtb sean básicamente los mismos.

Claro, que al final las que acaban recibiendo el palo doble son las mujeres lesbianas. Un recuerdo especial para ellas y

!ARRIBA EL ROLLO BOLLOOOOOO!

nancy rubia dijo...

Arriba el rollo bollo!!

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.