viernes, mayo 09, 2008

EN EL DÍA DE EUROPA: EVOCACIÓN DE MALTHUS

Se celebra hoy, 9 de mayo, el Día de Europa. La Europa de la Unión que nació a partir del Tratado de Roma no sólo para facilitar el flujo de mercancías, capitales y trabajadores entre los países signatarios del tratado, sino también para impulsar el diálogo, la cooperación, la democracia, la libertad, las libertades, el bienestar, la justicia social ... Toda una serie de valores que los analistas han bautizado como "la Europa de los Ciudadanos" frente a "la Europa de los Mercaderes" que parecían preferir algunos momentos, algunos estados y algunos prohombres.


Europa fue creciendo en extensión, afianzando las estrategias de comunicación, comprensión y convivencia, ahondando en sus valores cívicos. Muchos, de hecho, recordamos tantas trabas como se pusieron a España cuando a pesar de la modélica transición a la democracia tras el fallecimiento del dictador se desconfiaba de que nuestra península pudiera ser un espacio de libertad y de respeto a las personas. Me resulta curioso cómo la gran ampliación hacia el Este se olvidó del elemento sustantivo, de las garantías formales y materiales que nos hicieran estar al menos parcialmente convencidos de la bondad democrática del antiguo telón de acero y otros. Y ya con la sola mirada puesta en el libre mercado se abrieron las puertas creo que demasiado pronto. Polonia y sus inenarrables mellizos fascistoides, la República Checa y sus chalaneos a espaldas de la política exterior y de defensa común, Estonia y su discriminación hacia la población rusa, Rumania y sus permanentes casos de abuso policial pueden ser un 4x4 que ejemplifique bien las consecuencias de esta dejación de valores importantes. Sobre todo si tenemos en cuenta que necesitamos acuerdos amplios para la aprobación de prácticamente cualquier normativa que afecte a las libertades públicas, derechos sociales, etcétera.
El caso es que en Europa los liberales lo son menos que antes, porque su autorregulado mercado de la mano blanca quiebra cuando se trata de poner barreras a la inmigración, tengan los méritos que tengan, se esfuercen lo que se esfuercen. Y quiebran los progresistas de talante socialdemócrata, que asustados por la virulencia que va adoptando el discurso xenófobo en la mayoría de los países se olvidan de la justicia social, de la igualdad y del "agrupémonos todos". Y hacen aguas los humanistas cristianos que se supone que aprendieron a reconocerse en el rostro del otro (según Mounier, Levinas y demás personalistas), en el del hermano, pero que se olvidan de toda hermandad cuando el hermano es primo tercero, de otras latitudes y vacíos bolsillos.
Y es que en estos tiempos cada vez que salta a los medios (o sea, todos los días) la cuestión de la inmigración, se me viene a la memoria la aterradora Parábola del Banquete, planteada por Malthus en sus Estudios sobre la Población Mundial. Decía este pensador, uno de los padres de la demografía moderna, pero también uno de los clásicos del Liberalismo selvático , que hay un banquete con la mesa rebosante de manjares, lista para saciar y deleitar a los invitados. Afuera, una multitud hambrienta espera: no están invitados, nada hay ni debe haber para ellos. Si los invitados flaquean y abren la puerta para compartir sus viandas, la horda hambrienta ocupará el salón y todos morirán de hambre. Por eso, si quienes tienen la obligación de alimentarte, tus padres, no lo hacen, nadie debe sentir lástima y debes dejar que ocurra lo que ocurriría en la Dura Natura (se habla de estas teorías como Darwinismo Social): muere. Nada de piedad, nada de solidaridad. Muere, sufre. Ese es tu destino natural.
Hoy no hace falta un salón cerrado para celebrar el banquete. El salón se llama Unión Europea. Opulenta, frívola e insolidaria. Esa Unión Europea donde conservadores, liberales, progresistas, socialdemócratas, socialistas, demócratacristianos y demás unen sus fuerzas para levantar muros invisibles e infranqueables que nos impidan mirar hacia Asia, hacia el Este lejano, hacia el África marcada por el dolor, hacia la Latinoamérica esquilmada por nuestras cómodas barrigas. Que se mueran, que nos dejen comer en paz. Que no vengan.
Mierda de Malthus. Mierda de Mundo. Mierda de Europa.

4 comentarios:

ANA DE LA ROBLA dijo...

Bravo!!

Alfonso dijo...

Llevas mucha razón. Europa es una unión económica de unos pocos, para gobernar - y ni eso - a unos muchos que no estamos unidos, ni lo vamos a estar en mucho tiempo.

Daniel Pérez Rodríguez dijo...

Hombre, yo no creo que la idea de Unión Europea en sí, de superación del Estado nación para unirnos en un todo mayor con aspiraciones integradoras, sea algo que merezca ser criticado.
Preferiría decir Mierda de Europeos, o mejor aún, mierda de líderes europeos. Con unos dirigentes dispuestos de verdad a ayudar al tercer mundo, la idea de Europa permitiría coordinar mucho mejor los esfuerzos que país por país pudieran no dar resultado. El problema, es que los Sarkozy, Berlusconi, Merkel, Brown y demás, no piensan más que en ganar elecciones, y cierran las puertas a todo aquel que se entrometa en sus banquetes, salvo que tenga habilidades para servir comida y esté dispuesto a trabajar por un bajo salario.

Rukaegos dijo...

Saludos para Ana y Alfonso :)

Daniel (por cierto, enhorabuena por tu blog), creo que en el fondo decimos lo mismo. Es maravillosa la idea de una ciudadanía europea, de fomentar unos valores compartidos que tanta lucha nos han costado y que son hoy parte de la identidad, de la mejor identidad, de la cultura occidental. Pero si de nuevo vemos cómo esos líderes que mencionas (y la timidez o ambigüedad de otros) intentan llevarnos de nuevo a una Europa que simplemente suponga un mercado más fácil (que acabarán por comerse, por cierto, los chinos) de poco nos servirá la UE.

Sí a una Europa de valores, integrada, cívica, solidaria. No a la Europa de los Mercaderes: a ésa y a ésos sí, definitivamente, mierda de Europa y mierda de europeos ;)

Un saludo.

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.