lunes, febrero 04, 2008

LA SONRISA DE OBAMA: YES, WE CAN

Reconozco que nunca sentí simpatía por Hillary Clinton. No voy a entrar en motivos más irracionales que otra cosa, pero me recuerda a la famosa Bruja de Salem Hope Aguirre: ambiciosa, fría y sin escrúpulos.
Es posible que acabe de describir el perfil elemental de un gobernante. Pero quiero creer que incluso dentro de la cruda realidad de las guerras políticas es posible encontrar miradas y sonrisas más humanas.
Si fuera ciudadano de los Estados Unidos, votaría por Barack Obama. Comparto esta reflexión con vosotros antes del "Supermartes" para que no se me tache de oportunista si queda bien colocado ni de llorón si es Clinton la favorecida por las primarias demócratas. Pero desde que comencé a tener noticias de la existencia del senador por Illinois, tuve la sensación de estar ante un mensaje relativamente novedoso, capaz de articular los valores de la llamada "izquierda americana" a partir de una defensa encendida y creíble de las libertades cívicas y del compromiso por causas como el Medio Ambiente, la protección social y los derechos de las minorías.
Es cierto que Estados Unidos configura un crisol cultural y social complejo. Un miembro de la vieja aristocracia demócrata de Alabama probablemente tendría para un europeo un perfil casi de extrema derecha. Una joven feminista demócrata de Delaware, probablemente articularía un discurso a la izquierda de las socialdemocracias europeas. Pero creo que Obama es capaz de liderar todo ese difícil entramado y de refrescar las esperanzas de los votantes.
Tiene una sonrisa cautivadora y un discurso lleno de humanidad. Sus palabras enganchan y aunque no ha contado con la ayuda del viejo aparato de su partido, ha ido abriéndose paso a paso espacio hasta competir con Hillary en igualdad de condiciones y de aspiraciones.
Ganará la nominación demócrata o no. Pero queda fuera de discusión su carisma, su capacidad para encender la ilusión y devolver a muchas personas la sensación de que sus sueños y sus temores pueden ser recogidos por alguien cercano que quiere darles respuesta.
Como si se tratara de un nuevo Kennedy, Obama transmite fuerza, juventud. Y puede que sea alguien así quien allá y acá tenga la capacidad para renovar el pacto entre gobernantes y gobernados que nunca debería haberse roto en las democracias occidentales.
¡Si hasta es posible cantar sus discursos!

6 comentarios:

Fernando Miñana dijo...

Totalmente de acuerdo. Obama merece la nominación. Es un soplo de aire fresco, una regeneración de la política mundial. Ojalá que el supermartes le sea favorable.

Escéptico dijo...

Seguramente merece la nominación Obama. He escrito en alguna ocasión que quizá es mejor Obama para ganar las primarias, pero tal vez sea mejor Hillary para ganar las elecciones. Es una opinión y una impresión. No olvidemos al republicano que vamos a tener enfrente.

Rukaegos dijo...

Gracias por visitar el Santander posible, Fernando. Los aires mediterráneos siempre nos vienen bien, jeje.
Yo creo que como decís, Obama ha aportado frescura e ilusión. La sensación de que es posible algo nuevo.
Escéptico, cierto que es necesario pensar también en las elecciones presidenciales pero los valores de Obama y su carisma pueden arrastrar a muchas personas a las urnas. No creo que Hillary tenga el mismo poder de convocatoria y ... bueno ya os dije que no me cae demasiado bien pero no la percibo tan distinta de McCain.

Alfonso dijo...

Pues a mí Hillary no me cae mal. Obama lo veo un poquito verde, y puede caer rodeado en manos de cualquiera y no sé yo. Me hace gracia de que lo votarán los negros, pero su equipo es ¿de negros? no vaya a ser que el sea el cabeza visible, y al final, gobiernen los blancos como siempre. No sé yo. Las noticias que me llegan de amigos que viven en USA me siguen diciendo que son racistas. Hillary la veo más seria, más estadista, más preparada, a la hora también de enfrentarse con un republicano. En fin, que no sé.
Ya veremos que pasa. Tengamos en cuenta que luego USA es un país que no sabe ni contar los votos. Si no que se lo pregunten a Al Gore.

Chente dijo...

Hola Regino.Yo creo sinceramente que cualquiera de los dos son validos,yo soy más de Obama pero creo que lo tiene muy difícil.Creo que la sociedad Americana por desgracia es demasiado conservadora y no creo que apueste por el cambio.Un saludo

Rukaegos dijo...

Qué tal Chente.
Bueno,yo creo que desde España tenemos una visión demasiado negativa de Estados Unidos. Cierto es que tiene un voto más escorado hacia los republicanos, pero la realidad es muchísimo más complejas. En un país tan extenso y tan poblado, está claro que las diferencias de unas regiones a otras son brutales.
Si analizas los mapas de resultados de las últimas elecciones presidenciales, verás que la Costa Oeste vota siempre demócrata (casi siempre) y que en momentos de pasión o cambio puede arrastrar a algunos de sus vecinos, básicamente Nevada y Nuevo México. La zona de Nueva Inglaterra es netamente demócrata (algo menos New Hampshire) y salvo la gran primera victoria de Reagan, son estados seguros. Por ese área, también puede llegar la "contaminación" demócrata hacia los grandes lagos. Florida está muy tradicional últimamente pero es un estado cambiante, lo mismo que en momentos de voto alto y entusiasmo, alguno de los viejos feudos demócratas del sur, que votan republicano en las presidenciales pero demócrata el resto de las convocatorias, puede cambiar de bando.
En fin, que tanto Hillary como Obama tendrían un reto: movilizar a una sociedad con unos índices de participación realmente bajos. Creo que Obama, su toque Kennedy, tiene más carisma, puede atraer a los jóvenes y a ciertas clases liberales urbanas, además de multiplicar el voto de la comunidad negra. Clinton tiene más difícil salir del esquema del votante tradicional.
MMMM qué nervios, qué estará pasando en California.

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.