martes, febrero 12, 2008

CONTRA LA PPUREZA, CONTAMINACIÓN
Al contrario que esos artistas de la hipoteca y el fin de mes que son Hope Aguirre, Manuel Pizarro, Fernández Lasquetty "el Duro" o Mariano Rajoy, utilizo cada día el transporte público. Ese autobús municipal que a primera hora de la mañana viaja repleto de mujeres inmigrantes rumbo a hogares acomodados donde trabajan como empleadas del hogar o cuidan a nuestras personas mayores. Mujeres que trabajan para salir adelante, que llegaron al occidente opulento en busca de oportunidades para sus hijos y una vida mejor para sus familias. Mujeres de rostro sereno, lleno de dignidad. El tren de cercanías que a última hora de la tarde regresa a Santander cargado de hombres de idiomas imposibles, gastados después de tantas horas en la construcción. Los últimos autobuses, donde jóvenes inmigrantes que trabajan como camareros viajan con cara de sueño tras haber servido durante diez horas cafés cortados de esos que a Arias Cañete le parecen peores que los que tomaba cuando no teníamos trabajadores invitados (me gusta esta expresión, traducida literalmente desde el Gästarbeiter que los define en Alemania).
Paseo por el Santander posible y contemplo como poco a poco los rostros diversos se hacen parte del paisaje. Niños con ojos rasgados, mujeres con túnicas de colores, hombres con turbante, muchachas latinas, chavales del Magreb, ancianas chinas, recias mujeres del Este ...
Me gusta que estén aquí. Siento por ellos el más profundo de los respetos. Sé que han pasado penalidades para llegar, fronteras y burocracias; que ha sido difícil para ellos salir adelante en un país de lengua y costumbres diferentes. Que han tenido que soportar nuestros prejuicios. Y a pesar de todo, son hoy ciudadanas y ciudadanos de la patria que me gusta, del Santander que quiero, de la Cantabria que sonríe, de la España que vibra.
Entre ellos, claro, hay criminales y personajillos turbios. Entre nosotros también. Hay costumbres que no me gustan. Entre nosotros también. En realidad no hay un ellos y un nosotros sino un todos. Todos formando parte de un mismo barco que viaja hacia el futuro. Todos formando parte de ese tejido rico y diverso en el que aprendo cada día tantas cosas.
Me niego a convertirlos en criminales. Me niego a ese discurso irresponsable, populista y xenófobo que Rajoy y sus sicarios escupen estos días en los medios. Me niego al discurso del miedo, a alentar las fobias nacionalistas y demagógicas que tan caras se están pagando en Europa. Apuesto por un país abierto y acogedor, apuesto por una inmigración ordenada e integradora, apuesto por el rigor, la seriedad y la convivencia. Apuesto por dar alas a nuestros valores, a aquellos que forman y han formado parte de la mejor aportación de Occidente a la historia, y que sólo pueden ser los derechos fundamentales y la cultura de la libertad. Y que se aprenden con el diálogo, la vida común, la educación, las manos abiertas. Apuesto por una España, una Cantabria, un Santander bien contaminados.
Para vosotros, Javier, Perla, Hammadou, Asén, Alexey, Robert, Facu, Kristyna, Olga, Mihai, Nancy, Diego, Joao, Mauricio, Omar, Evelyn ... buenos amigos de países diferentes o simplemente trabajadores que me encuentro en la cotidiana lucha por el pan. Para ti sobre todo, Leo. Perdón. Perdón por las palabras insensatas y criminalizadoras de tantos medios y tantos políticos indecentes que hablan también en mi país, pero que no son la voz de mi país.
Gracias por estar aquí, entre nosotros. Por favor: contaminadnos.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo también me siento un emigrante en este país que puede llegar a ser imposible, si no lo impedimos a tiempo. Gracias, Regino, por lo que me toca.
Fernando ZP

Elena dijo...

"Me gusta que estén aquí", sencilla y contundentemente.También a mí.

Este año tengo alumnos de 10 nacionalidades distintas. Un lujo, una alegría y un reto.

Ayer el padre de uno de ellos, atravesando el jardín, me dijo que andaba buscando a la profesora de su hijo, "una trigueña que les da Lengua", y resulta que era yo, que en el Caribe las morenas de piel clara somos trigueñas. Cosas de nuestra lengua y sus rincones... Me enseñan o re-enseñan montones de palabras maravillosas.

Hoy por hoy, están recogiendo nuestra fruta, sirviendo nuestros cafés, cuidando a nuestros ancianos, limpiando nuestras casas y, en muchos casos, criando a nuestros hijos. Si eso no les convierte en miembros de pleno derecho de esta sociedad, apaga y vámonos.

¿A qué clase de monstruo le inquieta que una trabajadora ecuatoriana pueda hacerse una mamografía bajo las mismas condiciones que yo?.

...Y en las aulas va quedando atrás la coexistencia y afianzándose la convivencia.

Un abrazo contaminante.

Rukaegos dijo...

Fernando, Elena: sois un lujo para este Santander posible.

A contaminar el país todo lo que podamos el día 9 ;)

Javier dijo...

Regino GRACIAS. A mi no me entra en la cabeza que es lo que quiere conseguir el PP diciendo lo que dice, la verdad no lo entiendo, habría que preguntarle a Rajoy respecto al tema de la inmigración si algún familiar lo fue y si lo trataron de la misma forma que piensa hacerlo si el llega a ser presidente de España.

el ruton dijo...

En contra de la opinion de los de siempre ,solo nos pueden traer riqueza , economica y cultural . Todos tenemos un pasado inmigrante . Nuestros padres , abuelos etc. vinieron de otras tierras , asi que yo tambien soy inmigrante , solo que llegue antes

Eva Mª Calonge dijo...

Me encanta pasear por el mundo sin salir de mi ciudad.

Me encanta que Omar me habra la puerta de su casa para enseñarme a cocinar Shawarma, o albóndigas... Porque, además de que me gusta la cocina (y sobre todo comer) me encuentro con la felicidad de disfrutar de las diferencias y de las simulitudes venidas de otras tierras.

Y sigo con la comida... la película greco-turca "Un toque de canela" descubrió el secreto de una receta de mi madre, que es andaluza. Cuando se lo dije, nos echamos a reir de ver cómo mejora todo cuando nos relacionamos con el resto de personas, vengan de donde vengan. Y cómo persisten los beneficios!!!! (por lo menos en mi estómago, jajaja)

Civilizaciones pasadas enriquecrn futuros mestizos.

Mil besitos.

Anónimo dijo...

No contamineis demasiado, que al final, habeis conseguido mucha abstencion.

Rukaegos dijo...

Rutón, tus palabras me han hecho recordar una pancarta que colgaba en la Iglesia Luterana de Santo Tomás, donde está enterrado mi adorado Bach. Aquel verano que siguió a la caída del muro en que los inmigrantes se convirtieron en chivo expiatorio de todas las frustraciones de los antiguos alemanes del Este ante la reunificación, en la Thomaskirche recibían a los visitantes y a los fieles con las siguientes palabras (traducidas, jeje): Todos somos extranjeros, alguna vez, en alguna parte.

Eva, bienvenida al Santander posible desde tus tierras levantinas. Este año por acá tenemos más sol de lo normal y menos agua de lo normal, pero siempre nos traeis una luz especial. Como la que traen a nuestra sociedad y nuestras vidas las "nuevas gentes". Un beso.

Anónimo, no acabo de ver la relación entre inmigrantes y abstención, pero bueno.

Saludos a los tres.

Elena dijo...

Madrid, a pesar de su contaminación y sus gobernantes, es bastante ejemplar en su capacidad para asimilar la diferencia y en los últimos años se está cociendo en esta ciudad un gazpacho fascinante. Un año de estos, desde nuestra hermosa luz mesetaria y nuestro hedonismo mediterráneo, daremos una alegría en las urnas.

Yes, we can. (Léase a ritmo de chotis)

frantic dijo...

Es que aún hay mucho ignorante, que no recuerda que su abuelo también fue inmigrante.

Aparte de este ripio chapucero, no tengo mucho más que añadir a vuestros comentarios.

Sólo decir que me encanta el colorido de las pieles, cabellos y vestimentas que ahora veo en las calles, que disfruto escuchando la música de los acentos, y que estoy harta de los "buenos patriotas" que se arrogan el territorio como propio cuando muchos de ellos no son ni dueños de la casa en la que viven

Preciosa entrada y preciosa la canción de Pedro Guerra.

Agata dijo...

Ellos llenan de color todas las ciudades.Sus sonrisas,amabilidad,sus ropas,sus comidas...Todo es bonito.Aunque los hayamos explotado trabajando.Quién nos dice que el señor que nos sirve café amablemente no es un médico en su país.¿Por qué nos creemos superiores a ellos en todo?Cuando mis padres marcharon a Alemania no me hubiera gustado que los trataran como lo último.Es muy duro estar lejos de la familia,con un idioma diferente,costumbres diferentes...Yo me indigno cuando en las playas cercanas a mi ciudad,hay familias con su "criada" en la playa.Ella es la que unta de crema a los niños,los saca del agua,les da los bocatas,juega con ellos.Lo mismo que hago yo con mis hijos.Mientras,el padre y la madre están tumbados o hablando con otras parejas...Grotesco.Y muchas veces,hasta llevan un uniforme de empleada VOMITIVO...

diosa de las ninfas dijo...

Me emocionó realmente leer esto...gracias a personas como vos el mundo puede ser un buen lugar...
una argentina que vive en Argentina...
Saludos

Rukaegos dijo...

Gracias por venir hasta el Santander posible, diosa de las ninfas. Aquí los argentinos sois especialmente bien recibidos: adoro tu país.

Saludos

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.