viernes, julio 09, 2010

EL OMBLIGO INCESANTE


Cada verano lo mismo. Uno hace voto monacal de silencio ante la cercanía de la madre de todos los eventos culturales y acaba apareciendo El-Artista-Antes-Conocido-Como-El-Fraile-Infinito en la prensa para realizar una de sus desfachatadas y habituales auto-laudationes y claro, se me recaliente la lengua.

Pero este año me he prometido no volver a hablar del Fraile Infinito. Y es que el término infinito tiene algo de aventurero, de espiritual, de intemporalidad cuántica. Y como mucho aquí tenemos hastío, aburrimiento ante un ombligo que como el tango yira y yira, bostezos desaforados ante una vieja historia interminable.

Así que nos pondremos santandeuropeos y usaremos el inglés, ese idioma tan koiné y mucho más megamoderno que nuestro rancio castellano de toda la vida -dónde va a parar, hombre- para que se nos quede contento nuestro Doctor favorito, para referirnos a nuestro siempre idolatrado siervo de Dios. A partir de hoy, Neverending Friar.

Como ya es habitual, la programación completa ha salido tarde, tan tarde que casi se superpone con el período de abonos (bueno, ni tan mal, no sería la primera vez que la gente compra los abonos sin saber a qué se está abonando -lo que también habla mucho y no bien de tan exigentes espectadores-), después de que en el patronato se enfadaran un poquito con la costumbre festivalera y flamencona de presupuestar por alegrías. Así que Neverending Friar compareció ante los medios para reafirmar sus ganas de seguir "ahora que somos jóvenes". No es que nadie dudara de la devoción del fraile a la Virgen de la Perpetua Prebenda, pero me pareció singularmente encantador y naif lo de utilizar el plural mayestático para referirse a sí mismo. Y claro, así tuvimos nos la primera carcajada de la serie. Que se hizo neverending risa cuando afirma con el cinismo propio del personaje y ante el retraso en la programación "sufro por salir un poco tarde pero eso no se va a repetir". Y es que claro, el jovenzuelo tras 31 años al frente del FIS todavía no ha aprendido a administrar los tiempos correctamente, pero no se preocupen, en otros 31 años lo pone todo al día. Con la venia de sus padres coadjutores que por el ala municipal y el autonómico le ríen las gracias y le consienten que continúe proclamando el tango "Cuesta Abajo" como himno inevitable de un Festival que se nos está muriendo.

Y es que baste echar un vistazo a la programación para comprobar que aquí menos que en ninguna otra parte, no hay nada nuevo bajo el sol. Como era de esperar y como ocurre año tras año, el director del Festival se contrata a sí mismo y a su coro. Como era de esperar, reaparecen los mismos autores, las mismas sinfonias, los mismos intérpretes repetidos. Como era de esperar, se recogen restos de serie en el mercado de los homenajes realizados por otros festivales y teatros en tiempo y forma (una ópera de Monteverdi, tras haber pasado sin mencionar al compositor los centenarios de su nacimiento y del nacimiento de la ópera; unas puede que interesantes, al menos inhabituales, muestras orquestales de Albéniz, tras celebrarse su aniversario ... el año pasado, una ópera ya repetida, con todas las que nos quedan por pasar por Santander, etc). Y muy pocas noches que de verdad nos permitan esperar la sorpresa, la belleza, el sueño.

A pesar de venir con retraso, apuesto por el Orfeo de Monteverdi en manos de La Venexiana. Y por la 1º de Mahler en las de esa orquesta que ya nos deslumbró en el pasado, la Danish National Symphony.

Pero ojo al dato. La programación se va trivializando, generando una especie de festivales folkindoamericanos paralelos, y proponiendo como gran novedad no ya un programa patchwork de pedacitos de ópera descontextualizados, sino de pedacitos de musical descontextualizados.

Como si no hubiera ya bastante fantasmón para que se nos echara encima el de la ópera.

Me lo dijeron anoche,
las lenguas de doble filo,
que este año hay musical:
el que viene, Teatro Chino.


2 comentarios:

ana de la robla dijo...

Regi: la foto es impagableeeee :)))))))))))))

Rukaegos dijo...

Pues ya verás como se concrete el homenaje a Manolita Chen que tiene preparado para el próximo verano :)

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.