martes, noviembre 27, 2007

OTOÑO SIN RAÍZ
Supongo que son muchas las razones que hacen del otoño un tiempo triste. La carencia de luz, un organismo cansado que cada vez soporta peor los cambios, la llegada del frío, esas nubes pesadas preñadas de lluvia que de pronto descargan su llantina sobre el Santander posible. El ciclo que termina y que quién sabe si habrá de dejar tiempo a un invierno sereno, una primavera de colores estallando, el soñado reino del verano ...
Supongo que el cansancio, la necesidad de pillar por fin las ansiadas vacaciones, nos vuelve hipersensibles, más emocionales que de costumbre. Y esa fragilidad del alma hace que nos rompamos más, y que se resquebrajen las grietas de las heridas viejas nunca cicatrizadas y pueblen nuestras noches de fantasmas. Y que de pronto una especie de angustia te ponga en guardia cuando te encuentras sin previo aviso pensando de nuevo en Juan. Como si ese nombre que nada importa ya, que nada significa, fuera dolor reciente, vacío perdurable.
Este noviembre ha sido un tiempo de profunda reflexión personal. Pasado ya el ecuador del tiempo, no sé si víctima de esas crisis cíclicas que nos aguardan emboscadas en ciertos momentos tasados de nuestro itinerario, he descubierto un 2007 sin raíces.
En realidad, está siendo un otoño equilibrado, sereno. Con algunos pequeños baches. Pero al cabo, vacío. Cada vez me siento más huidizo, busco más el silencio de mi casa y el calor de mis tres chicas. Cada vez es más fácil que me llames y no coja el teléfono.
Creo que estoy tratando de reconstruir algunos lienzos caídos del edificio. Sigo pensando que el Santander posible dejó de serlo. Y arrastro la consecuencia de pensar que si nada puede cambiar, no merece la pena ser la mosca que cada día se estrella contra el vidrio. He desertado de la música: para qué seguir la lucha en la ciudad que ha decidido enterrarla y dejar que la maravilla enmudezca. El precio personal por intentarlo ha sido alto. Y el resultado, menos música y peor. Todo un éxito. Me estoy replanteando la poesía, pero en este momento estoy la borde de enviar La mirada caliza al cajón de inéditos, cerrar con llave y dejar de manchar folios. A pesar de que me siento personalmente satisfecho de los escritos de los últimos años, y de que me hiciera ilusión descubrir en las páginas de Revistatlántica mis últimos poemas (¡gracias, Ana!).
Me siento extraño en esta ciudad, que fue la de mis raíces, que vio nacer a mis padres, a mis hermanos, a la mayoría de las personas que quiero, que puebla tantos de mis paisajes y sonrisas de infancia. Este Santander que vela la tumba de mi padre, pero que ahora apenas reconozco. Y que ya no siento mío.
Estás tú, Leo, ganando cada día un poco de mi corazón, a pesar de que algunas veces me están derrotando las dificultades y la lentitud, de lo desconcertantemente inútil que están siendo mis esfuerzos por tenerte conmigo.
Estáis vosotras, Glenda, Anabotella y Tiberio. Calientes, acogedoras y reales.

Estáis los amigos y amigas que reconozco tener estos últimos meses un poco abandonados.
Están mis chicas de los talleres de lectura y de mis clases de literatura. Porque me hacéis sentir que dos o tres horas a la semana soy útil para alguien.
Y no pienso renunciar a mis luchas, a mis ideas, a mis valores. En lo social, en lo político, en lo humano. Pero no voy a negaros que con cierta carencia de horizontes e ilusiones.
No estoy seguro de si soy capaz de explicarme. Pero llevo mucho tiempo caminando sin suelo.

10 comentarios:

ANA DE LA ROBLA dijo...

Antes de nada: moción para que Anabotella vuelva a llamarse Miércoles.
Por lo demás, me temo que estás atravesando la típica etapa fin-de-año en que hacemos balance y las cosas no pintan bien. Es cierto que esa etapa fin-de-año es cada vez más larga -a mí me pasa lo same-, pero al margen de algunos cristales rotos que te quedan en las manos, estoy segura de que también ha habido cosas que han merecido la pena. Charlas, cafés, proyectos que sacas adelante y con los que haces felices a muchas personas que tienes alrededor, exposiciones en las que has disfrutdo... no sé, muchas cosas. Entiendo lo que dices acerca del precio personal que has pagado por algunas de tus elecciones (con L :-D), pero eso debería hacerte sentir firme, a pesar del desgaste. Tú no eres una persona venal, y eso no puede negarlo nadie. Es cierto que quizá no te conduce muy lejos, pero también es importante sentirse bien; por otra parte, somos muchas las personas que apreciamos tus criterios y opiniones precisamente por ser los que son. A lo mejor tenemos que hacer más ruido, porque se nos oye poco... :-)
Y en cuanto a las gracias... ná de ná. El lujo es mío.
Un beso con ánimos.

Anónimo dijo...

Lo mismo que la vecina de comentarios.
R. no estés así tus amigos te necesitamos, los que te leemos te necesitamos, los que creemos, aún, en " unsantanderoosible" te necesitamos, los que aprendemos de ti, los que siempre te buscamos para que nos orientes....y¡ tantos otros!te queremos ver alegre...Espero que el próximo comentario sea mejor que el mío y te anime.Besitos

Fernando ZP dijo...

Regino, ayer me preguntaste qué tal estaba yo. Te respondí: mal. Lo siguiente fue: ¿pero, es de causa conocida o desconocida? Conocida, te respondí. A tu vez: ¡Ah, entonces no es nada! Ya se te pasará.
Al leer lo que has escrito, ya te he entendido del todo, ya sabes que nos interrumpió la peluquera.
Pero... Regino, por favor, ¡adelante, no flaquees! Mira, ahora más que nunca tenemos que fundar, no ya apuntalar, el Festival de Artesles, y tú eres una pieza clave, clave de clavísima (sic), y directriz, de directorio (sic). Te voy a dar mucho el rollo, lo siento. Un beso muy fuerte. Fernando ZP.

Penélope dijo...

Supongo que, a veces, caminar sin suelo no es precisamente estar en las nubes. A mí también me asusta y me cansa la perspectiva de otro duro invierno en esta ciudad. Ánimo. Abraza a tus chicas y resiste. Un beso enorme

Libra dijo...

yo tb me siento así estos dias, pero con respecto a otros temas...y siento que cada vez que hago algo, se valora menos, y que solo tengo ganas de dejar d hacer cosas por los demás,pq para qué¿?...

Una representante de estudiantes en la UC.

Anónimo dijo...

Regino,
Si te sirve de consuelo, a mi el otoño tampoco me gusta. Desde niño he sentido una especial admiración por el sol y la luz. Por eso, cada vez que llegan estos meses que huelen a castañas, hago como tú. Repaso los últimos meses y, siempre, me quedo con aquello que no ha salido como yo esperaba o, simplemente, no ha salido como yo esperaba. Menos mal que, al final, o guardo en un rincón, como las hojas que caen de los árboles, y sonrio, por ejemplo, recordando los días alegres del verano. Arriba ese ánimo!!!

Luis López-Cortés dijo...

Es importante encontrar suelo. Animo y al toro. Saludos.

orfeo dijo...

No te desanimes por favor, que somos más de los que crees en la misma situación. Necesitamos tus poemas, tus asesoramientos musicales, tu resolución en tantos temas....aunque te cueste algo de sufrimiento personal; piensa en los resultados, aunque sean menos de los esperados, y verás como merece la pena por todos. De lo contrario vamos a acabar "totalitarizados"... Además, el arte en todas sus manifestaciones siempre ha servido para provocarnos, para hacer que nos replanteemos las cosas, para reflexionar, para ver la otra cara del espejo.
Gracias por tu blog.

el ruton dijo...

Te ocurre , creo , como a mi que depositamos muchas esperanzas en este año y fué , es , decepcionante. Santander es así , pero entre todos la haremos avanzar , quizas no podamos cambiarla , pero si hacerla mas habitable , menos conservadora . Eso espero .

Rukaegos dijo...

Acabo de escribir una nueva entrada con un nivel de ira alto. Así que tendré que reservar un lenguaje más tierno para todos vosotros.

Sigo sin suelo, chicos, lo siento. Pero voy a seguir luchando, porque como a Jessica Rabbit, me dibujaron así. No porque tenga esperanzas en nada o casi nada.

Pero es un placer y un orgullo teneros acá, y sentir vuestro apoyo y vuestro cariño. Y sobre todo sabiendo que de vosotros vienen las pocas sonrisas que todavía valen la pena.

Por ejemplo, Fernando, el miércoles me diste una noticia hermosa que me llenó de luz.

Por cierto, Libra: ser representante de los estudiantes es ingrato, lo sé por experiencia. Nadie te lo agradecerá pero piensa en lo que pasaría sin ti y sin gente como tú :)

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.