lunes, agosto 07, 2006

UNA CIUDAD SIN LECTORES



Por las páginas del DM comentan hoy que, según un estudio hecho por el Gremio de Libreros de España, Cantabria es una de las provincias españolas donde menos se lee. Supongo que aplicando la lógica, y teniendo en cuenta la propia estructura demográfica de nuestra región, habrá que deducir que en Santander, nuestro Santander, se lee más bien poquito.

Estamos acostumbrados a los discursos complacientes sobre Santander tanto como a los destructivos. En este caso, podríamos recordar la leyenda esa que nos auto-convierte en "La Atenas del Norte", y que no sé si tuvo alguna vez sentido pero que desde luego hoy es más falsa que una moneda de ochocientos euros. Obnubilados por las ingentes cantidades de poetas y poetastros, escritores y escritorzuelos, pintores y pintamonas, sabios del lugar y eruditos a la violeta, programadores divinos y divinos animadores, que pululan por nuestras calles, tendemos a pensar que basta con que el vecino de enfrente lea para que su supuesto saber acceda por simpatía a nuestras desacostumbradas neuronas. Y así nos luce el pelo.

El caso es que Santander es una ciudad que invierte en cultura. Y también es cierto que numerosas instituciones desarrollan gran parte de su labor cultural entre nosotros: Fundación Gerardo Diego, Festival Internacional de Santander, Fundación Marcelino Botín, Obra Cultural de Caja Cantabria, Fundación Albéniz, Concurso Internacional de Piano de Santander, ...

Con tanto bombo y tanto relumbrón (aparente), no es de extrañar que nos encantemos a nosotros mismos, y que sigamos pensando que más cultos y sofisticados no vamos a encontrarlos. Vamos, que nos va a costar casi tanto encontrar a alguien mejor que nosotros casi tanto como encontrar una biblioteca pública en Santander.

Y es que probablemente nos hayamos olvidado de algunos pequeños detalles sobre la cultura en general y sobre la lectura en particular. Uno de ellos es que si no se trabaja bien desde la base, en serio, con programas y objetivos, con especialistas y criterio, todo lo que podamos hacer en el campo de la llamada "alta cultura" no va a quedar sino en puro fuego de artificio. A día de hoy, y mira que llevamos tiempo desde que la cultura en sus diferentes modalidades pasó a ser gestionada por las administraciones locales y autonómicas, no conocemos un solo estudio sobre hábitos culturales de los santanderinos, un solo diagnóstico que nos permita delimitar las necesidades culturales de nuestros vecinos y vecinas y en consecuencia articular políticas que mejoren también en el ámbito del espíritu nuestra calidad de vida.

Lo que sí sabemos es que en Santander se desarrolla el crecimiento urbanístico sin centros culturales ni bibliotecas de barrio. Sabemos que la Biblioteca municipal languidece a pesar del esfuerzo de sus empleados por la desidia política, municipal y presupuestaria. Que las escasas bibliotecas de barrio no cuentan con personal especializado, ni con espacios adecuados, ni trabajan en red. Que no hay un plan de fomento de la lectura ni actividades de animación.

Eso sí. Luego le echaremos la culpa al maestro armero: los libros son caros, en los colegios no se lee, los videojuegos y el chat ...

Soy de los que creen, como Daniel Pennac, que no se es mejor persona por leer. También creo sinceramente que las pasiones a veces son tan absorbentes que si adoramos la música, o el deporte, o la naturaleza, o el cine, tal vez estemos tan concentrados en esos amores que no concedamos atención al placer de la lectura. Pero también con Pennac (haced el favor de leer su libro Como una novela, en Anagrama, sobre el placer de la lectura) creo que es grave que una persona se sienta rechazada por los libros. Porque en los libros aprendemos a vivir una vida más fuerte, intensa y llena a través de las vidas contadas y los sueños narrados. Porque viajamos, aprendemos, disfrutamos, amamos a través de los libros. Y para que nadie se pierda esta gran aventura, son necesarias infraestructuras y programas públicos que den, de nuevo, valor al libro y a la lectura, nos lo acerquen y nos lo hagan no ya necesario sino imprescindible.

Mientras eso no ocurra, seguiremos alardeando de ser los más cultos de la piel de toro pero ... ¿habéis visto la foto con la que ilustro esta reflexión? Pues es que al leer el DM esta mañana no pude por menos que recordar aquel programa mítico de La bola de cristal, en la que pasaba un rebaño de borregos por la cañada mientras la voz en off de un chaval afirmaba "Éstos no leen". No, si al final el Paseo de Pereda va a resultar la Cañada Real de La Mesta.

8 comentarios:

Miss Underground dijo...

Hola Rukaegos

No sé si la gente leerá pero compran libros a montones. Sólo hay que ver la gente que hay siempre en Estvdio y Gil y las colas que hay que esperar. Yo creo que aquí se lee mucho y bien, las encuentas ya saben, son lo peor.

¿Conoces La Vidriera? Que tome ejemplo Santander

Besucos

Rukaegos dijo...

No sólo de La Vidriera. Hay por ahí iniciativas estupendas que sorprenden en muchos municipios. Pensar el número de habitantes de , por ejemplo, Mazcuerras y comprobar que el centro cultural que tienen en Villanueva de la Peña es dos veces cualquiera de Santander, con mejores actividades y mejores dotaciones, es para pensar algunas cosas.

Por cierto, hay unas iniciativas estupendas de la Consejería de Educación sobre fomento de la lectura en los colegios e institutos. Por ahí tal vez mejore la cosa, pero si esperamos q este ayunta invierta algo en cultura ... ´

besucos y gracias por pasarte por mi blog.

30points dijo...

"El caso es que Santander es una ciudad que invierte en cultura"

Se me ocurre preguntar en qué tipo de cultura invierte Santander, y se me ocurre la respuesta de que sólo en la cultura para gente con pelas. Y que casualidad, hablas del Festival Internacional de Santander y del Concurso Internacional de Piano de Santander, por ejemplo, pero en ningún momento hablas de la cultura mas "alternativa" (aunque ese no es el calificativo adecuado, ahora no lo encuentro, espero sea suficiente para entendernos). ¿Acaso no lo es también las Mar Session? ¿no lo es el Summer Festival? ¿no lo es la Filmoteca, ni los Groucho? ¿Tampoco la cantidad de conciertos que organizaba Iraultza (si, significa "revolución" en euskera) antes de que tuvieran que irse fuera de Santander para poder traer a gente como Micah P. Hinson, Hugo Race, Ellioth Murphy, Howie Gelb...? Tampoco parece ser cultura las iniciativas y conferencias que programa "La Libre" ni las labores de información (personalmente a veces creo que con ideales contradictorios) que ofrece la tienda "Gira".

En resumen, creo que la cultura en la que invierte el ayuntamiento de Santander es cara, y por lo tanto para muchos inaccesible, siempre basada en los movimientos culturales clásicos y por lo tanto, también limitantes y en algunos casos alienantes, para todos aquellos que disfrutan de "otra cultura". Y da la casualidad, que la mayor parte de las propuestas culturales "no clásicas" y más económicas para los ciudados interesados, provienen de iniciativas privadas.

Santander ha mejorado en estos aspectos mucho en 6 años, pero aún quedan muchas labores que hacer a nivel cultural. Pero muchas, muchas, muchas mas de las que la gente cree.

Un saludo

Rukaegos dijo...

Qué tal, 30point.

Lo primero, gracias por tu comentario, que comparto en cierta medida.

De todas maneras, no creo que el problema en Santander esté tanto en la dicotomía "cultura clásica" / "cultura alternativa" (por bautizarlas de algún modo). Sino en otra bien diferente: "cultura de base" / "cultura de relumbrón". La primera, supone espacios para el acceso a la cultura, para una y para otra, supone políticas estables, decisiones, presupuestos estables y líneas de trabajo que abran campos y ofertas diferentes para necesidades diferentes ... que también pueden ser complementarias. Si nos quedamos en el relumbrón, gastamos dinero a espuertas en momentos puntuales, sin objetivos, sin planes, sin puertos a los que arribar. Pero quedan muy monos en la foto.

Si te fijas, de las iniciativas "alternativas" que propones (comparto contigo su interés) todas menos los Groucho y el trabajo de Iraultza (que conozco bastante bien y de relativamente cerca) son iniciativas sufragadas por las arcas públicas. Y el Summer Festival, por las del Ayuntamiento de Santander.

Sin embargo, no veo la diferencia, salvo en contenidos, entre el Summer y el Festival Internacional: mucho dinero para fastos veraniegos que no suponen ni programas estables, ni apoyo a la creación. Fuegos de artificio.

Otra cosa es que una penosa gestión del Festival Internacional suponga precios prohibitivos en un evento financiado mayoritariamente con fondos públicos. Aunque también hay que tener en cuenta, que los costes que se repercuten sobre 20.000 personas se diluyen más que los que se repercuten sobre 1.500.

Santander gasta en cultura. Lo que pasa es que gasta mal y sin sentido. Incluso cuando gasta en esos modelos culturales que te parecen menos clásicos.

PD: Por cierto, te has olvidado del Tanned Tin. Ojalá estuviéramos a tiempo de recuperar esa joya. Pero claro, ¿quién le explica a Quico Rodríguez Argüeso lo importante que es una convocatoria como esa en nuestra ciudad?

30points dijo...

Bueno, yo, si quieres, se lo explico a Quico, pero claro, mis recursos persuasorios son mas bien limitados... Creo que no me haría ni puñetero caso :)

Creo que el problema que comentas de escasez de "cultura de base" existe en Santander, y es muy grave, pero no me parece excluyente con lo que comentaba anteriormente. Es mas, creo que ambos conceptos ("cultura de base" y "cultura alternativa")están íntimamente ligados, simplemente por el hecho de que si no existe la primera, la segunda es bastante complicado que se desarrolle en la ciudad, y mas aún que para la "cultura alternativa". Si nunca te han mostrado el cómic como un arte (o no has tenido el más mínimo interés en pensar sobre ello), seguramente cuando alguien de fuera viene, y te lo muestra como una figura artística y cultural en todo su esplendor, lo apartas y lo desprecias, simplemente porque no lo habías visto de esa manera antes. Por supuesto, la gente que ha traído la actividad que ensalza los cómis como un elemento cultural, no vuelve a traerla, ni esa ni ninguna otra actividad parecida.
Sin embargo, todo el mundo considera arte y cultura a Vivaldi, Mahler, El Cascanueces o Lakmé (bueno, al menos todo el que sepa quiénes o qué son, claro). Pero cuando alguien habla de Raule&Roger y explicas que son guionista y dibujante de cómics, la gente sólo piensan en Zipi y Zape. Que si, que estos dos elementos son una parte de nuestra cultura, pero vamos, hay que tener las mentes mucho más abiertas.
Supongo te darás cuenta lo complicado que es el que se desarrollen ese tipo de movimientos culturales, si encima el ayuntamiento no hace nada para, como mínimo, apoyarlos cuando se quieren dar a conocer.

Un saludo, ah! y felicidades por el blog :)

P.D.: el año que fui una noche al tanned tinn me hubiera gustado mas si no hubiera habido butacas, pero bueno, algo era algo :)

Rukaegos dijo...

Al final estamos casi de acuerdo en todo. Como por otro lado era más o menos previsible: se trata de cuestiones de matices que probablemente tienen más que ver con nuestros intereses y gustos personales.

Ahí van mis matices, jeje. Por un lado, cuando hablo de cultura de base, quiero decir ofrecer a la gente la posibilidad de descubrir la cultura en todas sus manifestaciones´, el cómic, el rock, el techno, las performances, la poesía visual, pero también sus realizaciones más clásicas. Creo que en contra de lo que crees, no hay ningún apoyo para esta cultura clásica de base, y un chaval que estudie piano y sea un crack tiene tantos o más problemas que un grupo de hip hop para actuar. La formación, en todos sus niveles, brilla por su ausencia.

Por otro lado ... ¿de verdad te crees que todo el mundo considera arte Lakmé? Estoy seguro de que ni el Consejero de Cultura, ni el Concejal de Cultura, ni el Director del Festival Internacional de Santander (sumo y sigo)han oído nunca ese nombre.

Por cierto ... ¿en qué equipo juega? :-P

30points dijo...

jejeje, Lakmé juega en el Real Villacé de Balonpie, como todo el mundo sabe :P

¡¡Un saludo!!

Miss Underground dijo...

Os presento una iniciativa "alternativa" no sufragadas por nadie y cómo se pueden hacer cosas desde la iniciativa privada. Hartos de que la gente diga aquí no se hace nada y tal y cual, se decidió hacer desde un pub de Maliaño "DMO" un movimiento cultural en el que poetas, formaciones musicales, artistas y todo aquel que tenga algo que aportar tenga un pequeño espacio o plataforma.

Ni quienes lo estamos moviendo ni nadie saca un duro (lo único el establecimiento y no demasiado, al verdad). Tal vez es tan underground que no ha salido publicado en ningún sitio, pero ahí también está su encanto.

Si estaís interesados en aportar vuestro grano de arena, contactar conmigo...

Lo del Tanned Tin es la leche, nos dejan sin un referente nacional. Mucho tiene que cambiar esta ciudad o sus ciudadanos.

Todo es caciquismo cultural, ¿al final nos quedamos con lo que sale rentable?, ¿quién es el responsable de este tipo de iniciativas?, ¿a quién hay que mandar una carta contando las inquietudes culturales de Santander?, ¿por qué no se hace ninguna actividad desde nuestra biblioteca?...

En fin, siemrpe nos quedará Madrid o Parías o cualquier otra ciudad, aunuqe me resisto a pensar qeu esto no puede cambiarse, al cuestión es moverse...

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.