martes, enero 30, 2007


LA ATENAS DEL NORTE ... O UN POQUITO MENOS

Entre los mitos fundacionales de nuestro Santander está el que nos presenta la ciudad como "La Atenas del Norte". Si nos paramos a analizar las razones por la que tan pomposo título nos es autoadjudicado, podríamos descubrir algunas razones, que tal vez fueran ciertas en el pasado pero que hoy ni siquiera nos permitirían ser "Un barrio periférico y protoalfabetizado de la Atenas del Norte". A ver ... que lo de nuestro Festival Internacional estuvo muy bien, tiempo ha (resultó ser árbol caducifolio), lo de la Escuela de Altamira fue cosa de los 40, lo de Menéndez Pelayo y su pandilla cosa del fin de siglo ... XIX. Y así podríamos continuar.

La realidad de hoy es bien diferente. Tristemente diferente, me atrevería a decir. Hace unas semanas, un estudio nacional, de la SGAE si mal no recuerdo, nos ponía entre las comunidades a la cola del gasto en "consumo" cultural. Y no sé, pero para mí que eso no resulta muy ateniense, sobre todo si utilizamos Atenas como concepto de sumum cultural.

Claro que una primera y superficial aproximación puede disfrazar la realidad y aparentar que aquí, culturalmente hablando, pasa algo. Vamos, como el estuco decorado disfrazando las paredes de ladrillo o el pan de oro dando brillo a las maderas cascadas de los retablos. Y es que hace ya tiempo que la cultura, en Santander (y si pusierámos Cantabria no cambiaría mucho la cosa, aunque tal vez crecerían los lados oscuros del corazón), se llama subvencionar un par de grandes fastos decorativos que poco o nada dejan en la ciudad, no gastar nada en la ciudadanía de Santander y sus necesidades / posibilidades de actividad cultural, no establecer programas estables ni serios, no mencionar la pluralidad, los espacios alternativos, los espacios oficiales (en realidad Santander debe de ser la única capital de provincia sin un teatro o un gran centro cultural de titularidad municipal de nuestro santo país), nadie se acuerda de los nuevos lenguajes expresivos, culturas urbanas, etc. Pero tampoco de los lenguajes clásicos.

Casi que prefiero, por ahora, no ir detallando sector por sector, que no quiero agotar a mis lectores. Tiempo habrá de eso si queréis debatir algo o en otras entradas. Baste decir que, a mi juicio, el Santander posible debe abrir un amplio debate sobre la cultura y la ciudad. Y que de ese debate deben salir decisiones municipales sobre cultura e integración social, cultura y convivencia, cultura y nuevos lenguajes, cultura y calidad, cultura como espacio vital. Y un largo etcétera.

De momento, sigue la campaña electoral proponiendo parques y paseos, además de paseos y parques. Pero sigue olvidando que santanderinos y santanderinas tenemos ganas de hacer muchas cosas, no sólo de pasear o sentarnos al sol. ¿Qué tal una apuesta en serio por equipamientos culturales de proximidad para ir abriendo boca?¿Programas y presupuestos estables?¿Gestión flexible y abierta?

Cuando os presenté el blog decía que vivir en Santander ha sido para mí una apuesta personal. Por eso quiero una ciudad en la que vivir, pero vivir violentamente, apasionadamente, haciendo de cada día una experiencia nueva. Y para eso hay que pensar en los ciudadanos más que en los turistas, en los contenidos más que en las fachadas. Porque nuestro Santander posible debe ser ante todo un Santander para vivir.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

¡ Por fin vuelve a escribir!
Estoy de acuerdo, no hay preocupación por la cultura en este municipio. Todo lo tienen que hacer obras sociales como Caja Cantabria o la Fundación Botín. ¡ No les sale caro!
Echamos en falta teatros municipales, centros culturales " cuidados" que apetezca estar... y así un largo etc..
Siga con su Santanderposible

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo, hay una preocupación histórica por la fachada, organizan la ciudad pensando en el turista, y mientras tanto ésto es un espacio menos habitable por momentos... Y debido a infinidad de factores.

Sólo una pequeña-gran objeción: ¿estudio de la SGAE sobre gasto en cultura? Conociendo a la SGAE... ¿no se tratará más bien de un supuesto baremo cultural oficializado que en realidad es consumismo estupidizante fomentado por criterios económicos y no críticos? Y ésto daría para mucho, qué duda cabe.

Anónimo dijo...

Me acabo de enterar de las listas del PSOE para las municipales. ¿ Cómo es posible que Jesús Cabezón no le ponga en un puesto para salir? ¿ A qué tienen miedo? ¿ No será a lo que Vd, representa, verdad? ¡Ánimo!

Anónimo dijo...

¿Cómo que Rukaegos no está en un puesto para salir? Apañados estamos si el PSOE no saca, al menos, once concejales. Lo que es gracioso es que sea presentado como presidente de ALEGA, que también, y no como poeta, articulista, musicólogo, gestor cultural... ¿Es que no va a ir de Concejal de Cultura? Eso es lo que queremos para que ponga en marcha una auténtica política cultural en esta ciudad y contribuya a un Santander posible. Por cierto, Rukaegos, ¿porqué no investigas la razón de qué un grupo de teatro de la ciudad tiene un montón de nominaciones a los Premios Max por un musical empalagoso entre Walt Disney y Amo a Laura? ¿Sabes que la productora de Madrid es del Opus? ¿Y porqué Miriñaque ha sido elegido como representante de Cantabria con una obra estúpida y mala de narices? ¿Quién es ese jurado que la eligió? Dicen que uno del jurado trabajó en la obra elegida. ¿Cómo se llama eso?

Rukaegos dijo...

Bueno, como siempre gracias por vuestras intervenciones: sin quienes leeis este blog y especialmente quienes aportáis vuestro granito de arena a mis reflexiones lo habéis convertido en un blog posible.

Contesto aquí la cuestión del estudio SGAE y luego en otro post la cuestión listas, para no ser tan farragoso.

No conozco este estudio en detalle pero sí algunos anteriores, y la verdad me parecieron bastante completos y atinados. Miden desde compra de libros o préstamos en bibliotecas hasta espectadores de cine, teatro y conciertos de todos los estilos, y un largo etcétera.

En cualquier caso, tienes razón. Hay muchos datos de "consumo" cultural que no se miden (la palabra consumo aplicada a la cultura me provoca cierta urticaria) y sobre todo, nunca se mide la calidad. Llegar a hablar de una sociedad más o menos culta por el número de ejemplares vendidos de El Bodrio Da Vinci me parece un exceso verbal. Pero también mide los datos positivos.

En cualquier caso, sea cual sea el baremo utilizado, quedamos mal, porque usan el mismo para Cantabria que para, pongamos, Navarra. Y la cosa es que dada la pobreza de nuestra oferta cultural, la práctica total ausencia de cultura de base, de equipamientos culturales de proximidad, de procesos de acceso a la cultura, etc ... ¿qué podemos esperar? Aunque queramos gastarnos la herencia en cultura no podríamos.

Rukaegos dijo...

Hola otra vez, chicos y chicas.

Pasemos a la cuestión Jesús Cabezón, listas, proyecto y demás.

Como sabéis, la vida interna (digamos orgánica) dentro de cualquier partido político es complicada a veces. Suelen existir "familias", "grupos de poder", "intereses", "diferencias ideológicas" y muchos otros elementos que restan unanimidad, gracias a dios unas veces (cuando son diferencias basadas en criterios, ideas, diálogo, proyectos no coincidentes, digamos en la sana crítica)y gracias a satán otras (cuando son peleas de quítate tú pa ponemme yo, intrigas palaciegas, etc).

Eso provoca que la elaboración de las listas electorales sea siempre (se perciba o no en el exterior) un pequeño momento de crisis, de ambiciones e ilusiones frustradas a veces, de agradables sorpresas otras. De momentos en que descubres que hay personas que te apoyan y otras que preferirían tenerte bien lejos.

Considero a Jesús Cabezón un tío estupendo, y alguien a quien aprecio de veras y que creo me valora. Desde luego, tengo claro que no tiene ningún problema, sea lo que sea a lo que te refieres con lo eso de "lo que represento" (aunque creo que "entiendo" por donde van los tiros ;-) . Y también creo que Cabezón me ha tenido en sus planes a la hora de elaborar un equipo capaz de construir el Santander Posible. Y de hecho, sabe que puede contar conmigo para sacar a esta ciudad del lento suicidio, dentro o fuera de las listas.

También sé que hay quien, desde una situación de poder, preferiría que no estuviera en la lista y lo ha intentado. Estas cosas, claro, son problemas internos, así que no os diré que es mujer, va en la lista entre los cinco primeros y no es rubia. Jejeje. Pero vamos, que todos sabemos por dónde van nuestros afectos y a qué jugamos.

Por lo demás, ojalá el proyecto de Jesús sea lo suficientemente ilusionante para Santander como para intentar entre todos una ciudad nueva, una ciudad que cada día se ponga más guapa y sea más entrañable, más rebelde, más nueva. Y ojalá su proyecto tenga un fuerte respaldo en votos y en concejales. ¿Once? Ya veremos. Los nombres son secundarios, porque muchos vamos a trabajar por nuestra ciudad posible desde dentro o desde fuera.

Rukaegos dijo...

Jajajajajaja, tengo la noche animada. Es verdad que se me presenta como presidente de ALEGA (por cierto, ya no lo soy, aunque sigo siendo su portavoz) y se olvida mi presencia orgánica en el PSOE, Secretario Regional de Cultura, y todo lo trabajado personal y colectivamente en el ámbito de la cultura y otros. Pero la chica que filtró la noticia al DM probablemente pensaba que con lo de ALEGA, finamente, me perjudicaba o descalificaba.

Y, qué le vamos a hacer, yo estoy orgulloso de haber podido luchar con los chicos y chicas de ALEGA, de haber compartido allí momentos estupendos y otros más duros, y de haber sido capaz de salir a la calle con la cabeza a luchar por mis derechos y los de todos. Así que por ahí ... tiro errado.

Anónimo dijo...

La Santander que espero ver a partir de mayo , es en la que los onces son parte importante, son generadores de cambio, son compromiso actual y futuro, son esperanzas puestas en una ciudad que necesita onces y chicas 10.
....En definitiva, un santander joven.

Jorjuco

Vicente Gutierrez dijo...

El otro día me contaron un chiste que tiene que ver con esta maravillosa ciudad llamada Santander.

Este es un santanderino que va al médico, y éste le dice: "Los análisis no fallan: usted se va a morir mañana", a lo que responde el santanderino: "pues vale".

Este chiste resume muy bien el carácter conformista de los santanderinos. El problema de Santander reside en la gente, en cómo es la gente, no sólo en los políticos.

Anónimo dijo...

preguntas y respondes tu mismo. ¡Qué diver!

Michel Mañanes dijo...

Hace poco te mande un links de Eric Satie que, sewguro, te gustará volver a escuichar. A quién no? pero pensandolo bien quizá prefieras algo más divertido...Más alegre....-)

http://groups.imeem.com/5xPkMuVP/music/rpOapXHc/waltz_in_dflat_major_op_64_no_1/

Licencia de Creative Commons
Un Santander Posilbe by Regino Mateo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at unsantanderposible.blogspot.com.